Por qué todos los estadounidenses se beneficiarían de un segundo cheque de estímulo si es aprobado en el Congreso

Aún cuando no todas las personas reciban directamente el pago

Por qué todos los estadounidenses se beneficiarían de un segundo cheque de estímulo si es aprobado en el Congreso
Muchos hogares ya han gastado sus cheques de estímulo en gastos básicos durante el coronavirus.
Foto: YURI CORTEZ / AFP / Getty Images
Guia de Regalos

El portavoz de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, confirmó esta semana que habrá una segunda ronda de cheques de estímulo para estadounidenses.

Al momento, los legisladores mantienen conversaciones para determinar los requisitos de elegibilidad y el alcance del pago.

Los congresistas aún no han determinado si aplicará a quienes ganen $40,000 o menos anuales, como sugirió McConnell recientemente o si superará ese umbral, en vista de que algunos sectores consideran que familias con ingresos mayores también continúan batallando contra los efectos económicos de la crisis sanitaria.

Aunque en primera instancia uno pensaría que de una segunda ronda solo se beneficiarían los estadounidenses que reciban directamente la ayuda, lo cierto es que el efecto macro o general de la medida tendría implicaciones económicas positivas para todos los residentes de la nación.

Esto responde a que el dinero que se distribuye termina de vuelta en la economía por el uso que harán los recipientes del dinero.

La mayoría de los beneficiarios gastan el dinero en compras básicas y no lo guardan en cuentas bancarias. Varias encuestas han confirmado el uso urgente que hacen las personas del dinero enviado por el Servicio de Rentas Internas (IRS) y el Departamento del Tesoro.

Un estudio de la compañía estadounidense de tecnología financiera Stash Invest arrojó que un 45 % de los estadounidenses gastaron su cheque de estímulo en una semana o menos.

La encuesta realizada en mayo reveló, además, que un cuarto de las personas que recibieron el cheque o que esperaban recibir uno dirigieron los fondos inmediatamente al pago de facturas y compra de artículos básicos como alimentos.

En este sentido, un informe de Motley Fool expone que en la medida en que los fondos sean repartidos a los individuos y familias con más necesidad económica o de bajos recursos, la posibilidad de que usen el dinero para compras inmediatas es mayor, lo que estimula a su vez la economía.

Si los congresistas finalmente aprueban un segundo cheque como se anticipa y la gente lo gasta rápido, esto podría ayudar a romper el ciclo de recesión, impulsar el mercado de valores y agilizar la recuperación, plantea el reporte.

“Con el país oficialmente en una recesión y con la confianza del consumidor mostrando un declive masivo, las personas pueden estar acumulando efectivo por temor a que los despidan de sus trabajos, que sus beneficios extendidos de desempleo terminen o que el mercado de valores vuelva a caer. Y si los consumidores no gastan el dinero, la economía no puede recuperarse, porque los negocios depende de esos dólares. Las cifras del desempleo se dispararon cuando esto ocurrió, profundizando la recesión y haciendo a la gente más temerosa de salir y comprar”, plantean en la publicación.

Cabe señalar que los legisladores federales evalúan la posibilidad de una nueva ampliación al seguro de desempleo, pero buscan las maneras en que una nueva medida a esos fines no le otorgue a los beneficiarios más dinero del que ganaban trabajando.