El Congreso detecta un fraude de más de $1,000 millones de dólares en el Programa de Protección de Pago

Los hallazgos muestran la urgente necesidad de mayor supervisión en la entrega de recursos públicos

El Congreso detecta un fraude de más de $1,000 millones de dólares en el Programa de Protección de Pago
Más de $200 millones de dólares fueron otorgados a empresas con problemas de desempeño e integridad.
Foto: Joe Raedle / Getty Images

Más de $1,000 millones de dólares etiquetados para la ayuda de emergencia para el coronavirus fueron destinados a compañías que recibieron múltiples préstamos del Programa de Protección de Pago (PPP) violando las reglas del programa federal, de acuerdo a un análisis preliminar publicado este martes por el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre la Crisis del Coronavirus.

Las investigaciones del Congreso identificaron un fraude del PPP que ofreció préstamos para pequeñas empresas que cumplieran con los requisitos en donde se entregaban hasta $10 millones de dólares en préstamos de emergencia que fueron condonados para pagar la nómina de los empleados y cubrir los gastos básicos después de la crisis que desencadenó el coronavirus.

Según el informe, el programa PPP otorgó préstamos a 4.9 millones de pequeñas empresas por un total de $521,000 millones de dólares, tal como fue diseñado el programa, y aún cuenta con $133 millones de dólares en fondos que no han sido entregados.

En análisis del Congreso sugiere que “existe un alto riesgo de que los préstamos del PPP pudieron haber sido desviados de pequeñas empresas que necesitaban el apoyo a empresas que no eran elegibles o incluso a delincuentes“, según menciona el informe que fue divulgado este martes como parte de una audiencia del Subcomité con el secretario del Tesoro Steven Mnuchin.

James Clyburn, el presidente del Subcomité Selecto sobre la Crisis del Coronavirus, dijo en una declaración que “existieron medidas sencillas que pudieron haberse tomado para mejorar la supervisión de los recursos federales y reducir el fraude”.

Relacionado: Expertos advierten de un estancamiento de la economía de Estados Unidos si una segunda ronda de cheques de estímulo no llega.

Los números de presunto fraude

En más de 10,000 préstamos, el prestatario obtuvo más de un préstamo, según el informe del subcomité que señala que los préstamos de más de $2 millones de dólares deberían auditarse y solo 65 de ellos habrían sido objeto de un escrutinio adicional.

Cerca de 600 de los préstamos que se otorgaron por más de $100 millones de dólares se destinaron a empresas que habrían sido excluidas o suspendidas de hacer negocios con el gobierno federal. Más de 350 préstamos que tienen un valor de casi $200 millones de dólares fueron otorgados a contratistas señalados de contar con problemas de integridad y de desempeño. Por si eso fuera poco, más de 11,000 empresas a las que se les ofreció un préstamo contaban con una ficha roja de advertencia del sistema de gestión de adjudicación del gobierno que señala que tenían una dirección fantasma.

El subcomité solicitó al Departamento del Tesoro realizar una auditoría para evitar más despilfarros ya que el argumento de auditar solo a las empresas que se les autorizó más de $2 millones de dólares “es insuficiente ya que los estafadores están conscientes de la limitada supervisión del programa“.

El administrador de la asociación de pequeñas empresas (SBA), Jim Billimoria, señaló en un correo electrónico, que reconoció que solo “había un mínimo de fraudes”, señalando como responsable al acelerado plazo en que fueron procesadas las solicitudes. Los integrantes de la SBA dijeron que el gobierno debe permanecer vigilante para asegurar que la condonación de los préstamos solo se extienda a las empresas que cumplieron con todos los requisitos.

Un grupo de expertos señaló que los errores ponen de manifiesto la necesidad de tener una supervisión rigurosa y abierta del programa de préstamos a empresas.

-También te podrá interesar: