Muere niña de 10 años porque sus padres adoptivos le “escondían” la comida

La niña perdió el conocimiento en su casa debido al bajo peso que presentaba

Muere niña de 10 años porque sus padres adoptivos le “escondían” la comida
Los policías encontraron un candado para niños en el refrigerador.
Foto: Shutterstock

Un caso de maltrato infantil ha conmovido recientemente a los habitantes de la localidad de Salem, Missouri, en donde una niña de 10 años murió a causa del maltrato al que era sometida constantemente por parte de sus padres adoptivos.

El pasado 3 de octubre, la policía local llegó a la casa de la pequeña Josie Ann Abney, luego de que sus padres adoptivos reportaran que de la nada, la menor perdió el conocimiento. Los paramédicos trataron de reanimarla, pero ahí encontraron una terrible escena de terror: la niña presentaba un alto grado de desnutrición.

Josie Ann fue trasladada al Hospital Salem Memorial, en donde los doctores sufrieron para extraerle sangre debido a la excesiva baja de peso de la niña; luego descubrieron que sus niveles de azúcar apenas llegaban a los 10 miligramos y además, estaba severamente deshidratada.

Tristemente, los médicos no pudieron hacer nada por ella y la niña murió en la noche.

Como si hubiera sido víctima del Holocausto

Las autoridades abrieron una carpeta de investigación en este evidente caso de maltrato infantil, en el cual algunos policías que acudieron a atender el llamado de emergencia, los cuales declararon que Josie Ann parecía “una víctima del Holocausto”, ya que apenas pesaba tan solo 17 kilos cuando para su edad, debía tener un peso mayor a los 30 kg.

Su cuerpo era esquelético y tenía diversos moretones en brazos, piernas y rostro.

Al inspeccionar la casa en donde vivía la niña, los investigadores descubrieron que el refrigerador tenía un candado para niños y su recámara solo contaba con un colchón puesto en el suelo, una pequeña lámpara y un cesto de ropa. La puerta solo podía abrirse por fuera y además contaba con 2 cerraduras de seguridad.

Randall Abney y Susan Abney, los padres adoptivos de la niña, declararon que fue la propia Josie la que se negó a comer y Susan indicó que no la llevaron a un hospital “por miedo al qué dirán”. Finalmente, ambos aceptaron su responsabilidad en la muerte de la menor.

La pareja se encuentra encerrada en la prisión del condado de Dent, acusados de abuso y negligencia y serán juzgados a finales de octubre.