Cuál es la mejor dieta para mujeres mayores de 50 años

Fácil de seguir, nutritiva, variada, segura y no requiere suplementos

Cuál es la mejor dieta para mujeres mayores de 50 años
Despúés de los 50 debes seguir manteniéndote activa y llevar una dieta saludable.
Foto: Pxhere

Una dieta adecuada para las mujeres mayores a 50 años no solo ayuda a perder o mantener el peso. También es aquella que favorece la salud del corazón, del cerebro, del cuerpo en general. Además puede ayudar a controlar los síntomas de la menopausia.

¿Por qué es más difícil perder peso luego de la menopausia?

Oficina para la Salud de la Mujer (OWH) señala que hay varios factores luego de la menopausia que pueden favorecer al aumento de peso y que sea más difícil perderlo.

  • Bajos niveles de estrógeno.
  • Ralentización del metabolismo a medida que envejeces.
  • Hábitos alimenticios menos saludables o ser menos activa. 
  • Pierdes masa muscular cuando envejeces, por lo que también usas menos calorías.

Mantenerte activa y una dieta saludable puede ayudarte a perder peso.

¿Cómo debe ser la mejor dieta?

Expertos dietistas nutricionistas señalan en la revista Healthline que la mejor dieta debe de cumplir con los siguientes criterios:

  • Fácil de seguir y que no requiera suplementos.
  • Adaptable a las preferencias personales y necesidades nutricionales.
  • No demasiado restrictiva.
  • Con grasas, proteínas, carbohidratos saludables y micronutrientes de calidad.
  • Respaldada por estudios científicos

¿Cuál es la mejor dieta para una mujer mayor de 50 años?

La dieta mediterránea, es uno de los patrones de alimentación más saludables para casi cualquier persona, incluidas las mujeres mayores de 50 años, explica la revista.  US News and World Report también calificó la dieta mediterránea como la mejor dieta número uno en general, según panelistas expertos.

¿De qué trata la dieta mediterránea?

Es un plan de alimentación principalmente a base de plantas que incluye la ingesta diaria de cereales integrales, aceite de oliva, frutas, verduras, frijoles y otras legumbres, frutos secos, hierbas y especias. La proteína animal preferida es el pescado y el marisco.

Usa el aceite de oliva como principal grasa añadida, en sustitución de otros aceites y grasas (mantequilla, margarina).

El agua es la principal bebida diaria, permitiendo una ingesta moderada de vino con las comidas, de uno a dos vasos al día para los hombres y un vaso al día para las mujeres.

¿Cómo adoptar la dieta mediterránea de manera sencilla?

Kathy McManus, directora del Departamento de Nutrición en el Brigham and Women’s Hospital, explica cómo llevar esta dieta en sencillos pasos:

Cambia las grasas que usas ahora por aceite de oliva. Aceite de oliva para cocinar y aceite de oliva virgen extra para ensaladas y el pan.

Come nueces y aceitunas. Un puñado de nueces crudas todos los días como un reemplazo de los bocadillos procesados.

Agrega pan integral u otros granos integrales a la comida.

Comienza o termina cada comida con una ensalada. Elije verduras crujientes de color verde oscuro y verduras de temporada.

Agrega más y diferentes verduras al menú. Agregue una porción adicional de verduras tanto al almuerzo como a la cena, con el objetivo de consumir de tres a cuatro porciones al día. Pruebe una verdura nueva cada semana.

Consume al menos tres porciones a la semana de legumbres. Las opciones incluyen lentejas, garbanzos, frijoles y guisantes.

Come más pescado, con el objetivo de dos o tres porciones a la semana. Tanto pescado fresco como enlatado.

Toma vino con moderación en lugar de otras bebidas alcohólicas.

Elimina las bebidas azucaradas. Reemplaza los refrescos y jugos con agua.

Consume menos postres con alto contenido de grasa y azúcar. Lo mejor es la fruta fresca. Trata de consumir tres porciones de fruta fresca al día. Deja las tortas y pasteles para ocasiones especiales.

Busca la comida de mejor calidad disponible. Como los alimentos de temporada en los mercados de agricultores.

Te puede interesar: