IRS distribuiría segunda ronda de cheques más rápido mediante depósito directo

Para tramitar el dinero de manera electrónica a cuentas bancarias, el IRS utiliza tres fuentes de información

IRS distribuiría segunda ronda de cheques más rápido mediante depósito directo
De los 159 millones de cheques de estímulo que procesó el IRS, 120 millones fueron depositados a cuentas bancarias.
Foto: Spencer Platt / Getty Images

Los primeros beneficiarios en recibir el cheque de estímulo de $1,200 dólares en virtud de la ley CARES fueron los estadounidenses que contaban con depósito directo.

De los 159 millones de pagos de impacto económico que procesó el Servicio de Rentas Internas (IRS) como parte de la primera ronda, 120 millones fueron depositados a las cuentas bancarias de los destinatarios.

Mientras que 35 millones recibieron el dinero mediante cheque en papel y 4 millones de pagos se realizaron en forma de tarjeta de débito prepagada.

Tres fuentes de datos

Para tramitar el dinero de manera electrónica a cuentas bancarias, el IRS utilizó tres fuentes de información.

La primera son los datos del contribuyente en sus declaraciones de impuestos de 2018 o 2019 en el caso de que la persona solicitara en la planilla que el reembolso fuera enviado mediante depósito directo.

Mediante otras dos herramientas habilitadas por el IRS este año -luego de la aprobación del cheque de estímulo en el Congreso- los cibernautas también pueden requerir, en algunos casos, que el dinero sea procesado mediante depósito directo.

“Get My Payment” y “Non-filers”

Una de estas aplicaciones es “Get My Payment” u “Obtener mi pago” que es un servicio que le permite al usuario rastrear el estatus del pago de estímulo. La otra aplicación “Non-Filers” le permite a beneficiarios de bajos recursos que no están obligados a declarar impuestos a que reclamen el pago, y, de paso, soliciten al IRS que sea mediante depósito directo. Ambas se encuentran en la página del IRS o IRS.gov. Sin embargo, solo los usuarios recientes de “Non-filers” tienen la opción de requerir el depósito directo.

Cabe destacar, que los que ya recibieron el pago mediante otras vías que no son depósito directo, no tienen posibilidades de actualizar la información para requerir un cambio en la forma de pago para un segundo cheque.

Los que todavía tienen oportunidad son las personas a los que la agencia no les ha enviado el dinero.

La expectativa es que, de aprobarse una segunda ronda, el dinero le llegue más rápido a más personas considerando los millones de beneficiarios que han utilizado en los últimos meses la herramienta “Non-filers” y pudieron haber solicitado el envío de pago a su cuenta bancaria.  El IRS estima la cifra en 8 millones.

Sin embargo, todo dependerá de las guías que el Congreso federal establezca como parte de una segunda ley para nuevos pagos directos a individuos y familias.

La recomendación general del IRS es que los estadounidenses que no tengan una cuenta de banco habiliten una para que, en caso, de que se apruebe una segunda ronda de cheques, ya tengan un paso adelantado.