8 alimentos que ayudan a que te cures si estás enfermo

La miel es antiinflamatoria y antibacteriana te ayuda con el dolor de garganta, la tos y a curar heridas

 

Hay alimentos que pueden ayudarte a calmar los síntomas de algunos malestares, lesiones y enfermedades, mientras que otros aportan compuestos para recuperarte acelerar tu recuperación y nutrientes para fortalecer el sistema inmunológico.

1. Miel

Recubre tu garganta y la calma al reducir la irritación. La miel tiene efectos antibacterianos y antiinflamatorios por lo que es beneficiosa para una garganta irritada e inflamada incluso cuando la molestia tiene una causa bacteriana. Su dulzura también puede calmar las terminaciones nerviosas de la garganta y reducir la tos. Prueba comiendo una cucharada de miel.

La miel también es un remedio antiguo para el tratamiento de heridas infectadas y diferentes investigaciones han avalado sus efectos. Toda la miel contiene propiedades antimicrobianas, pero la miel de Manuka contiene peróxido que no es de hidrógeno, lo que le da un poder antibacteriano aún mayor, explica Medical Medical News Today.

2. Jengibre

Foto: PxHere

El jengibre te puede ayudar a controlar las náuseas y aliviar un poco los cólicos menstruales. Esta raíz contiene sustancias químicas (como gingerol, paradol y shogaol) que funcionan principalmente en el estómago y los intestinos, pero también pueden funcionar en el cerebro y el sistema nervioso para controlar las náuseas, explica WebMD.

3. Plátanos verdes

Foto: Shutterstock

Los plátanos verdes son un excelente alimento cuando estas enfermo de diarrea. Contienen almidón resistente, lo que significa que no permite que el intestino delgado lo absorba rápidamente, alimenta a las bacterias buenas en su tracto digestivo y ayuda a disminuir las malas. Los plátanos también te ayudan reemplazar el potasio perdido debido a los vómitos o la diarrea.

4. Probióticos

Foto: PxHere

Los probióticos como el yogur son microorganismos ayudan a equilibrar la microbiota intestinal. Hay microbios que son útiles y otros potencialmente dañinos, en un cuerpo sano conviven ambos sin problemas. Este equilibrio puede apoyar la función del sistema inmunológico en todo el cuerpo.

Cuando se detienen las alteraciones interacciones normales en la microbiota se produce lo que se conoce como disbiosis. Con ello, el cuerpo puede volverse más susceptible a las enfermedades.

5. Albahaca y otras hojas verdes

Foto: Shutterstock

Las espinacas, la col rizada, la rúcula, las acelgas y otras verduras de hojas verdes pueden reducir la inflamación, favorecer las defensas y mejorar la cicatrización de heridas gracias a sus nutrientes. Son fuente de vitaminas C, E y K, ácido fólico, hierro, zinc, calcio y fibra

La vitamina K, por ejemplo, que ayuda a que las células sanguíneas se agrupen y coagulen. Esto no solo evita que pierda más sangre; también protege tu herida.

De manera tópica, la albahaca puede ayudar a cicatrizar las heridas. Se usa como compresa con las hierbas machacadas. Además tiene propiedades antisépticas, impide el desarrollo de microorganismos causantes de infecciones. Contiene una esencia rica en estragol, eugenol y timol.

6. Sopa de pollo

sopa de repollo
La sopa de pollo proporciona líquidos y electrolitos. Foto: Shutterstock

Si bien no existe evidencia científica que señale que la sopa de pollo acelera la recuperación mejor que comer cualquier otra cosa. “Al descomponer sus ingredientes, parece un remedio que vale la pena probar”, señala la Escuela de Salud Pública de Harvard (HSPH) y destaca tres aspectos:

  • Es ligera y agradable para el estómago cuando no se tiene mucho apetito.
  • Proporciona líquidos y electrolitos para prevenir la deshidratación, que puede ocurrir fácilmente con fiebre.
  • Una receta tradicional de sopa de pollo aporta varios nutrientes involucrados en el sistema inmunológico: proteínas y zinc del pollo, vitamina A de las zanahorias, vitamina C del apio y las cebollas; y antioxidantes de las cebollas y las hierbas.

7. Café

Café
Foto: Elle Hughes/Pexels

El café es una bebida que se encuentra en dos polos, puede ayudar a disminuir el dolor o detonarlo, dependiendo su consumo. De acuerdo a Mayo Clinic, en pequeñas cantidades, la cafeína por sí sola puede aliviar el dolor de la migraña en las primeras etapas, o mejorar los efectos de alivio del dolor del paracetamol/acetaminofeno (como Tylenol) y de la aspirina.

Se recomienda tomar en pequeñas cantidades ya que beber demasiada cafeína con mucha frecuencia podría causar dolores de cabeza por abstinencia en el futuro.

8. Sardinas

Las sardinas son una excelente fuente de omega-3. Foto: Laårk Boshoff /Pexels

Las sardinas tienen componentes que te ayudan a la salud de tus huesos y fortalecer tus defensas. Sus pequeños huesos blandos comestibles, son buenas fuentes de calcio. A su vez, este pescado es fuente de vitamina D, la cual el cuerpo ocupa para absorber el calcio.

Las sardinas también son fuente de proteínas, vitaminas B, hierro, zinc y omega-3, el cual es antiinflamatorio.

Te puede interesar: