5 cosas que le suceden a tu cuerpo cuando tomas leche de soja todos los días

Efectos en tu cuerpo que podrías estar ignorando de la popular alternativa a la leche

La leche de soja ofrece una proteína completa.
La leche de soja ofrece una proteína completa.
Foto: Pxhere

La leche de soja es una de las alternativas a la leche de vaca más populares. Resulta una opción nutritiva para quienes no consumen productos de origen animal, son alérgicos, intolerantes a la lactosa o simplemente prefieren un sabor diferente.

A diferencia de algunas proteínas vegetales, la proteína de soya se considera una proteína completa, que contiene los nueve aminoácidos esenciales que el cuerpo no puede producir y que deben obtenerse de la dieta.

Además de proteína, una porción de leche de soja aporta una cantidad importante de calcio (330 mg) y tiene más proteínas que otras bebidas vegetales (8 g), según un comparativo realizado por la Universidad McGill.

La universidad analizó cuatro tipos de bebidas lácteas sin endulzar: leche de almendras, leche de soya, leche de arroz y leche de coco, y comparo sus valores nutricionales con los de la leche de vaca y señaló que de las opciones vegetales, el perfil nutricional de la leche de soja es el más equilibrado.

Comparativo de leche de soya con leche de vaca:

  • Proteínas: Soya 8 g / Vaca 8,11 g
  • Calcio: 330 mg / Vaca 294,2 mg
  • Carbohidratos: 4 g / Vaca 11,5 g
  • Grasas: 4,5 g / Vaca 9,05 g
  • Calorías: 95 / Vaca 158

Qué puede suceder a tu cuerpo si bebes leche de soja

1. Fortalecer tus músculos

Foto: Pxhere

Como adelantamos, la leche de soja es una buena fuente de proteína completa que otras opciones vegetales no ofrecen y en una cantidad importante, puede ofrecer de 7 a 8 gramos de proteína por porción. La proteína es el nutriente que ayuda a mantener y desarrollar los músculos, los cuales proporcionan la fuerza y ayudan a que el cuerpo se mueva.

2. Los hombres pueden reducir su riesgo de cáncer de próstata

cáncer de próstata
Foto: Shutterstock

La Revista de la Escuela Médica de Harvard explica que la soja es única porque contiene una alta concentración de isoflavonas, un tipo de estrógeno vegetal (fitoestrógeno) que tiene una función similar al estrógeno humano pero con efectos mucho más débiles.

Las isoflavonas de soja, específicamente la genisteína y la daidzeína, se acumulan en el tejido prostático y pueden actuar como estrógenos débiles y ejercer un efecto protector contra el desarrollo del cáncer de próstata. Metanálisis de decenas de estudios han relacionado el consumo de alimentos de soja con un riesgo reducido de cáncer de próstata.

3. Podría hacerte falta calcio

Suplementos de calcio.
Foto: Shutterstock

Pese a que la leche de soja está fortificada con calcio, estudios revelan que este calcio no se absorbe con la misma eficiencia que el calcio de la leche de vaca. Por lo que podrías estar ingiriendo menos calcio del que creías.

El cuerpo necesita el calcio para mantener los huesos fuertes, también para que los músculos se muevan y los nervios transmitan mensajes del cerebro a distintas partes del cuerpo. La cantidad diaria recomendada para los adultos es de 1,000 mg según la Oficina de Suplementos Dietéticos de los NIH.

4. Podría bajar tu presión arterial

hipertensión
Foto: Shutterstock

La leche de soja podría ayudar a disminuir la presión arterial. Un estudio publicado en The Journal of Nutrition en el que con hombres y mujeres que consumieron leche de soja de 3 meses arrojó que el consumo crónico de leche de soja (500 ml dos veces al día) tuvo una acción hipotensiva (baja presión arterial) modesta pero significativa en pacientes hipertensos. Esta acción se correlacionó con la isoflavona genisteína.

5. Reducción de los síntomas de la menopausia

menopausia
Foto: Shutterstock

Por su contenido en isoflavonas que reaccionan en el cuerpo como una forma débil de estrógeno. Algunos estudios han demostrado que consumir leche de soja y otros productos de soya pueden ayudar a reducir sofocos y otros síntomas de la menopausia. Aún se requiere de mayor investigación.

Residuos de herbicidas

Investigadores revelan que residuos de estos herbicidas, particularmente, el glifosato, se identifican cada vez más en plantas cosechadas y productos alimenticios de soja. Por lo que podrías preferir optar por las opciones orgánicas que no son transgénicas para minimizar el riesgo de ingesta de herbicidas.

Te puede interesar: