Por qué comer fresas puede reducir el riesgo de un infarto

Comer tres o más porciones de fresas cada semana puede reducir en un 34% el riesgo de sufrir un ataque cardíaco; la enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte de las mujeres en Estados Unidos

Por qué comer fresas puede reducir el riesgo de un infarto
Las fresas pueden ayudar a que las arterias se mantengan más elásticas y flexibles.
Foto: Katie175 / Pixabay

Incorporar las fresas a tu dieta saludable puede ayudarte a reducir el riesgo de sufrir un infarto. Una investigación publicada en la revista Circulation de la Asociación Americana del Corazón (AHA) señala que estas bayas pueden mejorar el flujo sanguíneo.

El estudio señala que las mujeres que comen tres o más porciones de arándanos y fresas cada semana tenían un 34% menos de probabilidades de haber sufrido un ataque cardíaco que las mujeres que comieron la menor cantidad de estas frutas.

Pero los hallazgos probablemente se apliquen a todos, incluidos los hombres. “Si se realizan estudios de alimentación en los que se alimenta a las personas con una dieta específica durante cuatro semanas, la biología de lo que sucede es similar en una persona de 60 y 25 años”, dijo el Dr. Eric Rimm, autor principal del estudio.

Un ataque cardíaco ocurre cuando se bloquea el flujo de sangre al corazón. De acuerdo a Mayo Clinic, el bloqueo suele ser una acumulación de grasa, colesterol y otras sustancias, que forman una placa en las arterias que alimentan el corazón. El ataque cardíaco, también llamado infarto de miocardio, puede resultar mortal.

Las antocianinas son el pigmento que les dan el color brillante rojo, azul y púrpura a las bayas. Estos flavonoides tienen un potente efecto antioxidante y antiinflamatorio. Bajan la presión arterial y hacen que los vasos sanguíneos sean más elásticos.

Los arándanos y las fresas se pueden incorporar fácilmente a la dieta. Una dieta constante con bayas como las fresas y moras parece tener una serie de efectos positivos para la salud que no solamente benefician al corazón.

El alto contenido de flavonoides también puede tener efectos neuroprotectores y se ha relacionado con una mejor salud cerebral que podría contribuir a reducir el riesgo de desarrollar enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson.

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte de las mujeres

La enfermedad cardíaca es la principal causa de muerte de las mujeres, en los Estados Unidos según información de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad cardíaca?

Algunas mujeres no presentan síntomas de enfermedad cardíaca, mientras que otras pueden presentar dolor o malestar en el pecho; dolor en el cuello, la mandíbula o la garganta; dolor en la parte superior del abdomen o en la espalda. También se pueden presentar náuseas, vómitos y fatiga. Estos síntomas pueden ocurrir cuando mientras se realizan actividades regulares o cuando se encuentra descansando.

A veces, las enfermedades del corazón pueden ser “silenciosas” y no se diagnostican hasta que hay otros síntomas o situaciones de emergencia.

En el caso de un ataque cardiaco: dolor o malestar en el pecho, dolor en la parte superior de la espalda o cuello, indigestión, acidez, náuseas o vómitos, fatiga extrema, malestar en la parte superior del cuerpo, mareos y dificultad para respirar.

La presión arterial alta, el colesterol “malo” LDL alto y el tabaquismo son factores de riesgo para las enfermedades cardíacas. Otras afecciones médicas y opciones de estilo de vida también pueden aumentar riesgo de enfermedad cardíaca, como pueden ser la diabetes, el sobrepeso u obesidad, una dieta poco saludable, inactividad física y el abuso en consumo del alcohol.

Te puede interesar: