Comer sardinas y salmón puede ayudarte a reducir el riesgo de muerte prematura

Las personas con un índice alto de nutriente que aporta el salmón y las sardinas tienen un 13% menos de probabilidades de morir prematuramente en comparación con aquellas que tienen un índice bajo según revela una nueva investigación

Comer sardinas y salmón puede ayudarte a reducir el riesgo de muerte prematura
Las sardinas son una excelente fuente de omega-3.
Foto: Laårk Boshoff / Pexels

El pescado graso es un alimento muy nutritivo y saludable. Es fuente de proteínas de alta calidad, vitaminas y minerales importantes para tu cuerpo y bajo en grasas saturadas. El salmón y las sardinas son dos pescados grasos que contienen nutrientes que pueden ayudarte a vivir más tiempo según nuevos estudios científicos.

Los pescados grasos son la mayor fuente de omega-3, especialmente el ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaemónico (DHA), que también se les conoce como omega-3 marinos.

Grasas omega-3 pueden reducir el riesgo de muerte prematura

Un nuevo estudio en el que se examinó la relación entre el índice omega-3 y el riesgo de muerte por todas y cada una de las causas. La investigación publicada en Nature Communications muestra que las personas con un índice de omega-3 alto tienen un 13% menos de probabilidades de morir prematuramente en comparación con aquellas con un índice de Omega-3 bajo.

En otras palabras, aquellas personas que murieron con niveles relativamente bajos de omega-3 murieron prematuramente, en igualdad de condiciones, podrían haber vivido más si sus niveles de omega-3 hubieran sido más altos.

Los investigadores de todo el mundo del consorcio FORCE recopilan datos sobre los niveles de ácidos grasos en sangre en grandes grupos de sujetos de estudio y se sigue a esos individuos durante muchos años para determinar qué enfermedades desarrollan.

Los autores señalaron que estos hallazgos sugieren que los ácidos grasos omega-3 pueden afectar beneficiosamente la salud en general, retrasar el proceso de envejecimiento, y que no solo son buenos para las enfermedades cardíacas. Los ácidos grasos también se han relacionado con una buena salud cerebral, visual y de las articulaciones.

Médicos recomiendan consumir el omega-3 del pescado más que de los suplementos

Medical News Today publica que muchas de las investigaciones que muestran que los omega-3 pueden mejorar la salud del corazón se han centrado en poblaciones que tienen mucho aceite de pescado en su dieta, es decir, lo consumen a través de los alimentos, no en personas que lo hacen con suplementos.

El Dr. Howard LeWine, médico jefe de Harvard Health Publishing sugiere que consumir el omega-3 consumiendo pescado. Señala “es más que probable que necesites de  toda la orquesta de grasas de pescado, vitaminas, minerales y moléculas de apoyo, en lugar de las notas solitarias de EPA y DHA”.

¿Qué hace al salmón y a las sardinas tan especiales?

Salmón
Foto: Shutterbug75/Pixabay

El salmón es el pescado con mayor cantidad de ácidos grasos omega-3 de acuerdo a la Fuente de Nutrición de Harvard. Seis onzas de salmón salvaje poseen 1,774 mg de omega-3 mientras que 6 onzas de salmón de cultivo tienen 4,504 mg.

El salmón no la única opción rica en ácidos grasos omega-3. Las sardinas también son de las principales fuentes de omega-3. Seis onzas aportan 1668 mg. Son accesibles y versátiles. Ya sea enlatadas o frescas son beneficiosas y saludables para ti.

Ambos pescados se encuentran entre las mejores opciones para comer. Son bajos en mercurio, pueden ser consumidos por embarazadas, lactantes y niños pequeños, según las recomendaciones de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) y la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA).

Los expertos no han establecido las cantidades recomendadas de ácidos grasos omega-3, con excepción del ácido alfa-linolénico (ALA), que es de origen vegetal.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos recomienda no consumir más de 3g al día de EPA y DHA combinados, incluyendo hasta 2 g al día proveniente de los suplementos dietéticos.

La Asociación Americana del Corazón recomienda 2 porciones de pescado graso por semana. Una porción equivale a 3.5 onzas cocidas, o aproximadamente.

Te puede interesar: