Cuáles son las bebidas que más dañan tus riñones

El consumo frecuente de algunas bebidas podría estar dañando tus riñones, hacerlos menos capaces de realizar sus funciones e incluso causar enfermedad renal crónica

El consumo excesivo de alcohol puede duplicar el riesgo de enfermedad renal crónica.
El consumo excesivo de alcohol puede duplicar el riesgo de enfermedad renal crónica.
Foto: Shutterstock

Los riñones tienen una función importante para filtrar el exceso de agua y como filtro de sustancias nocivas de la sangre para producir orina. Algunas bebidas pueden dañar tus riñones y los hace menos capaces de filtrar la sangre como deberían.

1. Alcohol

Tequila
Foto: Shutterstock

El alcohol provoca cambios en la función de los riñones. El consumo excesivo de alcohol tiene efectos dañinos en los riñones que pueden causar insuficiencia renal aguda.

Incluso sin beber en exceso el consumo frecuente de alcohol puede dañar tus riñones lentamente. La Fundación Nacional del Riñón señala que se ha descubierto que beber en exceso con regularidad duplica el riesgo de enfermedad renal crónica, que no desaparece con el tiempo. Para los bebedores que también fuman hay cinco veces más probabilidades de desarrollar la enfermedad.

2. Refrescos

Refresco
Foto: PxHere

Las personas que beben muchos refrescos azucarados pueden tener hasta un 61 por ciento más probabilidades de desarrollar una enfermedad renal crónica que quienes no lo hacen, sugiere un estudio estadounidense publicado en 2018 en la revista Clinical Journal of the American Society of Nephrology.  No se determinó la relación de causa y efecto.

3. Refrescos de dieta

Refresco
Foto: Karolina Grabowska/Pexels

El alto consumo de refrescos carbonatados de dieta puede afectar tus riñones. La función renal disminuyó durante dos décadas en las mujeres que bebían varios dos o más refrescos dietéticos al día, según investigadores del prestigioso Nurses ‘Health Study.  En comparación con las mujeres que no bebían refrescos dietéticos, las mujeres que bebían refrescos tenían una reducción un 30% mayor en la función renal en 20 años.

Un estudio de octubre de 2017 publicado en el Iranian Journal of Kidney Diseases encontró el aspartamo (edulcorante artificial) puede ser tóxico para los riñones.

4. Jugos

jugos
Foto: Polina Tankilevitch/Pexels

Los jugos pueden ayudar a proporcionar más antioxidantes, así como algunas de las vitaminas y minerales. Sin embargo, estas bebidas no deben reemplazar al consumo de fruta ya que carecen de fibra y están más concentrados en contenido de azúcar, si es altamente procesado incluso pueden tener azúcares añadidos.

Como adelantamos, el alto consumo de bebidas azucaradas se asocia con mayores probabilidades de enfermedad renal crónica.

Para tener en cuenta

Cuando tus riñones no funcionan tan bien como deberían, los desechos y los líquidos se acumulan en su cuerpo. Con el tiempo, los desechos y el exceso de líquido pueden causar problemas cardíacos, óseos y de salud.

El agua es la mejor opción para saciar la sed. El café y el té, sin edulcorantes añadidos, también son opciones de bebidas saludables. Los expertos en nutrición de Harvard recomiendan limitar o consumir con moderación los jugos de frutas, la leche y las bebidas elaboradas con edulcorantes bajos en calorías así como evitar las bebidas azucaradas como los refrescos, las bebidas deportivas y las bebidas energéticas. Aun el consumo moderado de alcohol puede afectar tu salud.

Te puede interesar: