Senadores presionan por $500 millones para ayudar a niños y otros inmigrantes

La senadora Kirsten Gillibrand lidera esfuerzo de un par de decenas de congresistas que piden asignar fondos para representación legal

Senadores presionan por $500 millones para ayudar a niños y otros inmigrantes
La senadora Kirsten Gillibrand empuja la asignación de fondos para ayudar legalmente a migrantes.
Foto: Getty Images

Decenas de senadores demócratas presionan a dos páneles del Senado para destinar $500 millones de dólares a la ayuda legal de niños migrantes y los no-ciudadanos adultos sin representación legal, incluidos aquellos detenidos en la frontera.

En cartas dirigidas a los subcomités de Apropiaciones de Comercio, Justicia y Ciencia y al de Apropiaciones de Trabajo, Salud y Servicios Humanos y Educación (HELP), se pide destinar $200 millones de dólares para que los niños no acompañados tengan un abogado asignado, y $300 millones de dólares de fondos para víctimas de violencia para los migrantes detenidos en la frontera y no tienen representación legal.

La senadora Kirsten Gilliabrand (Nueva York), quien ha abogado por las familias de migrantes, lidera la firma ambas peticiones –según consta en cartas proporcionadas a este diario–, donde se justifica que distintos estudios destacan la importancia de la asesoría legal ante tribunales, lo cual no solamente beneficia a la persona ante un juez, sino a despresurizar las cortes, que actualmente tienen 1.3 millones de casos rezagados.

“La justicia y el debido proceso no deberían estar disponibles solo para aquellos que pueden pagar los recursos necesarios para navegar por un sistema de inmigración vasto y complejo”, dijo el Senador Gillibrand. “Me enorgullece liderar estas importantes solicitudes de fondos de apropiación porque el acceso garantizado a un abogado nos acercará a reinventar y reconstruir un sistema de tribunales de inmigración que reconozca la dignidad de los niños y las personas vulnerable”.

Esa misiva está firmada por 21 senadores, incluida Dianne Feinstein (California), presidenta del Subcomité de Derechos Humanos y Legalidad.

“A medida que los niños no acompañados continúan buscando protección potencialmente vital en los Estados Unidos, nunca ha sido más importante que tengan abogados que respeten el debido proceso y garanticen la eficiencia en sus procedimientos de inmigración”, se indica.

La petición es a la senadora demócrata Patty Murray (Washington), presidenta del subcomité de Apropiaciones de Trabajo, Salud y Servicios Humanos y Educación y al republicano Roy Blunt (Missouri), miembro de alto rango de ese panel.

“Le solicitamos respetuosamente que proporcione no menos de $300 millones en fondos para servicios legales para niños no acompañados a través de la Oficina de Reasentamiento de Refugiados (ORR)”, indica la misiva.

Al igual que los recursos para apoyo legal a niños migrantes, los senadores señalan que es el mejor momento para considerar otros $200 millones de dólares en el presupuesto d el Departamento de Justicia, del cual depende la Oficina Ejecutiva de Revisión de Inmigración (EOIR), misma que controla los tribunales migratorios.

“Le solicitamos respetuosamente que proporcione no menos de $200 millones para servicios legales… para brindar representación legal a las poblaciones vulnerables, incluyendo víctimas de abuso, tortura o violencia, o una persona cuyos ingresos sean iguales o inferiores al 200 por ciento del umbral de pobreza”, dice la petición. “La financiación también se utilizaría para garantizar el acceso a un abogado para los no ciudadanos que están o han estado detenidos en centros de detención de inmigrantes y en instalaciones fronterizas”.

Esa carta está dirigida a la demócrata Jeanne Shaeen (New Hampshire), presidenta del subcomité de Apropiaciones de Comercio, Justicia y Ciencia, y al republicano Jerry Moran (Kansas), miembro de alto rango del mismo panel.

Los senadores peticionarios, entre quienes también se encuentran Alex Padilla (California), Bernie Sanders (Vermont), Cory Booker (Nueva Jersey) y Ed Markey (Massachusetts), insisten en que el acceso a un abogado es esencial en los procesos migratorios.

“Las personas que comparecen en la corte de inmigración deben pagar por un abogado o ir sin representación, a menudo en un idioma que no entienden mientras navegan por reglas y regulaciones complejas”, advierten.

Agregan que en los últimos años solamente el 30 por ciento de los inmigrantes que acuden a una cita en corte migratoria tiene representación legal.

El retraso en los tribunales migratorios se triplicó durante el gobierno del presidente Donald Trump y actualmente supera los 1.3 millones de expedientes.

La petición de los senadores se suma a los $75 millones de dólares que un grupo de representantes demócratas solicitaron hace unos días.

Abogados urgen ayuda

La Asociación Estadounidense de Abogados de Inmigración (AILA, en inglés) celebró el esfuerzo de los senadores liderados por Gillibrand.

“AILA aplaude a estos senadores, encabezados por la senadora Gillibrand, que están abordando una de las grandes parodias del sistema de justicia estadounidense que aún no garantiza representación legal a solicitantes de asilo, familias y otras personas vulnerables”, dijo Greg Chen, Jefe Director de Relaciones Gubernamentales de esa asociación.

Agregó que todos los inmigrantes necesitan un abogado para entender sus casos y tener representación justa ante tribunales.

“Sin un abogado, es casi imposible que alguien que no hable inglés y no tiene entrenamiento legal solicite protección como el asilo, pero esto es justo lo que los tribunales de inmigración en los Estados Unidos obligan a hacer a miles de personas cada año”, expuso. “La asesoría legal no sólo garantiza procedimientos judiciales más justos, sino que también reduce las demoras”.

Entre los beneficios para las propias cortes es que no tendrán que lidiar con expedientes archivados, debido a que los inmigrantes no se presentan, ya que el 96% de las personas que tiene un abogaado acuden a su cita.

La organización KIND también destacó el respaldo para niños no acompañados, los inmigrantes más vulnerables.

“Brindar servicios legales para niños vulnerables en los procedimientos de inmigración no solo garantiza que esos niños tengan una oportunidad justa de buscar protección humanitaria, sino que también crea eficiencias vitales en los tribunales”,  dijo Wendy Young, presidenta de ese grupo.

Agregó que eso permitirá explicar a los niños sus casos y buscar las mejores opciones legales para su protección en EE.UU.

“El Congreso debería asignar fondos sólidos para los servicios legales de niños no acompañados, porque es lo correcto e inteligente que se puede hacer por estos niños y la nación”, indicó.