“Debí ponerme la maldita vacuna”: El mensaje que un padre de 5 niños le envió a su prometida antes de morir de COVID

Michael Freedy, sus cinco hijos y su novia tomaron dos días de vacaciones en San Diego. Durante ese viaje, él se contagió de COVID y tuvo que ser hospitalizado con un resultado fatal

Cuando Michael Freedy, su novia Jessica DuPreez y sus hijos decidieron tomar unos días de vacaciones en San Diego, no imaginaron que sería su último viaje juntos. Freedy se contagió de SARS-CoV-2 y su salud se complicó en el hospital. “Debí ponerme la maldita vacuna”, escribió el padre de 5 niños en un mensaje para su prometida antes de morir de COVID.

DuPreez narró la historia completa en una página de GoFundMe donde buscaba recaudar fondos para la atención médica de Freedy. La mujer narró que viajaron desde Las Vegas hasta San Diego para ir a la playa, a Belmont Park y al zoológico el lunes 12 y martes 13 de julio. A causa de las quemaduras del sol, Michael comenzó a sentirse mal.

Tenía escalofríos, no podía comer, no podía dormir y para el domingo 18 de julio no experimentó ninguna mejoría y tenía náuseas. Acudió al médico por segunda vez pero esta vez le hicieron la prueba de COVID que salió positiva. Durante la madrugada le dijo a Jessica que no podía respirar y que estaba mareado, que no podía ni ponerse en pie, así que fue hospitalizado con una oxigenación de 72, cuando los niveles normales deben acercarse a 100.

Luego de ser diagnosticado con neumonía, Michael recibió el nivel de oxígeno más alto, pero pronto requirió de dos máquinas de oxígeno y fue trasladado a una unidad de emergencias más grande. Para el siguiente fin de semana su condición de salud empeoró y fue entonces cuando le envió un mensaje de texto que decía: “Además me dijeron que la vida después de regresar a casa será muy diferente porque el COVID causa estragos dentro de tu cuerpo… Debí ponerme la maldita vacuna”.

mensaje michael
El mensaje que Michael le escribió a Jesica. Screenshot de GoFundMe

Poco después Jessica tuvo la última llamada con Michael donde se reiteraron su amor, después de una relación de más de siete años y dos hijos en común. Michael fue intubado. Jessica colocó su petición en GoFundMe para solventar los gastos del hospital, pero el 29 de julio pasado la actualizó con un mensaje devastador: “Estaba en el hospital visitando a Mike y contándole todo sobre el día de nuestros hijos y cómo todos lo apoyaban. Sus números se derrumbaron y no pudieron volver a subirlos. El amor de mi vida, mi roca, mi todo. El padre de mis bebés, ya no está con nosotros. No sé qué hacer”.

Jessica le dijo a la prensa local que ella y su hijo mayor se pusieron la primera dosis de la vacuna cuando Freedy fue hospitalizado, y explicó que su intención era vacunarse, pero primero querían observar los efectos secundarios de los fármacos sun año después de que inició su aplicación.

Hasta hoy, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU. registran un 49.6% de la población completamente vacunada contra un 57.7% que han recibido sólo una dosis de las vacunas disponibles contra COVID-19.