Si te dio COVID, en EE.UU. no podrás saber qué variante te enfermó

Ya sea sólo por curiosidad o por alguna otra razón, saber si sufriste la variante Delta o alguna otra de COVID-19 puede ser una tarea legalmente imposible

Los laboratorios no pueden divulgar toda la información sobre las pruebas de COVID-19 que realizan.
Los laboratorios no pueden divulgar toda la información sobre las pruebas de COVID-19 que realizan.
Foto: Getty Images

A pesar de que las pruebas de laboratorio para detectar COVID-19 deben realizar una secuenciación del genoma del virus para conocer los detalles de la infección en los pacientes, si te dio COVID, en Estados Unidos no podrás saber qué variante te enfermó, pues para revelar esa información el gobierno federal debe aprobar los resultados.

Un reporte del Business Insider señala que existen barreras legales para quienes han sobrevivido al COVID que les impiden saber qué variante les dio. Es necesario que “las pruebas de secuenciación del genoma sean aprobadas por el gobierno federal antes de que sus resultados puedan ser divulgados a médicos o pacientes”, pero pocos laboratorios validan esas pruebas, señala el informe.

El proceso de validación de una prueba de secuenciación de próxima generación es engorroso. Se necesita mucho tiempo. Se necesita una gran cantidad de datos. Se necesitan muchos recursos. Y lo que pasa con las variantes es que las variantes de interés y preocupación cambian constantemente, por lo que se tendría que hacer una validación completa cada vez tienes una variante”, explicó a la publicación Kelly Wroblewski, directora de enfermedades infecciosas de la Asociación de Laboratorios de Salud Pública.

La funcionaria también señaló que hasta el momento son más de 50 laboratorios públicos en EE.UU. que pueden secuenciar muestras del virus SARS-CoV-2 para detectar variantes, pero no sabe de alguno que haya completado la validación federal. Y si los laboratorios no completan ese proceso no pueden publicar resultados asociados con la información de identificación del paciente.

Además, a decir de Wroblewski, el hecho de que un paciente sepa qué variante de COVID lo enfermó “satisface la curiosidad más de lo que realmente beneficia al paciente”. “Mantenerse al día en tiempo real, cuando no influye en una decisión que va a tomar sobre cómo tratar a un paciente, simplemente no es muy útil”, añadió.

La secuenciación que se realiza del virus se hace con el objetivo de detectar nuevas variantes y de saber si pueden afectar negativamente la efectividad de las vacunas, los tratamientos o las pruebas de diagnóstico disponibles hasta el momento, pero mientras no sea necesario cambiar las medidas de prevención, los medicamentos o las vacunas, no es necesario divulgar la información de cada enfermo.

“En este punto, a menos que veamos algo que realmente va a redirigir la elección terapéutica a nivel de paciente individual, no hay mucho beneficio para un médico o un paciente en saber que tiene Delta. No hay nada diferente que un médico pueda hacer para tratar a ese paciente“, aseguró.


Lee más: