Los tres planes dietéticos que potenciarían la pérdida de peso, de acuerdo con un nuevo estudio

Alternar estas tres populares pautas alimenticias: una dieta restrictiva en calorías, una dieta baja en carbohidratos-alta en grasas y algún tipo de ayuno intermitente, puede ser un poderoso esquema para acelerar la pérdida de peso. Además, es un esquema que beneficia la hipertensión, los altos niveles de azúcar y colesterol en sangre

De acuerdo con los expertos combinar estos métodos, hace que sea más llevadero y sostenible el camino por un peso más saludable.
De acuerdo con los expertos combinar estos métodos, hace que sea más llevadero y sostenible el camino por un peso más saludable.
Foto: Shutterstock

Cada día son más las personas interesadas en bajar de peso, con base en ello han salido a la luz todo tipo de dietas y tendencias que prometen los mejores resultados. Tal es el caso de los hallazgos de un nuevo estudio publicado en la revista Nutrition y que llega como una buena referencia para evolucionar los típicos métodos de pérdida de peso. Los investigadores sugieren que alternar tres de los planes dietéticos más de moda en la actualidad: una dieta restrictiva en calorías, una dieta baja en carbohidratos/alta en grasas y algún método de ayuno intermitente, representa el esquema perfecto para perder peso de manera más efectiva.

¿En qué consistió el estudio? Los investigadores observaron a 227 adultos que buscaron una intervención médica para perder peso y a quienes se les recomendó que siguieran uno de los tres enfoques dietéticos inicialmente mencionados. Después de seguir una de las dietas, 154 participantes cambiaron a otra de las intervenciones dietéticas y luego a la tercera. Durante el ayuno intermitente, también llamado por los científicos alimentación con restricción de tiempo, los participantes aún mantenían un plan bajo en carbohidratos y alto en grasas.

Dentro de los hallazgos más relevantes encontraron que aproximadamente el 78% de los pacientes perdieron cerca del 5% de su peso corporal cuando siguieron una sola dieta, y no hubo diferencia en la cantidad de pérdida de peso lograda según el tipo de dieta. Sin embargo, aquellas personas que hicieron los tres planes seguidos, perdieron casi el doble de esa cantidad, lo que sugiere que cambiar e intercalar la estrategia de pérdida de peso podría ser un impulso mucho más significativo para cumplir los objetivos de pérdida de peso de manera más efectiva.

De acuerdo con declaraciones de la autora principal del estudio Rebecca Christensen, profesora de la Escuela de Salud Pública Dalla Lana de la Universidad de Toronto: “Seguir la misma dieta por varios meses puede ser un desafío y, a menudo, es una razón por la que la gente deja de hacerla.” Es muy normal que las personas se cansen del mismo método y terminen por abandonarlo, es por ello que las dietas sucesivas pueden tener un efecto muy prometedor. De tal modo que podría ser más fácil para muchas personas cambiar a una nueva intervención dietética que ceñirse a un plan a largo plazo.

Cabe mencionar que aquellos que perdieron solo el 5% de su peso corporal obtuvieron importantes ventajas para su salud, las cuales a pesar de ser modestas se asociaron con mejoras en la función cardiometabólica. Como dato al margen vale la pena mencionar información liberada por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), quienes informan que una pérdida del 5 al 10% del peso corporal total es de gran ayuda para  disminuir la presión arterial alta, la regulación del azúcar en sangre y reducir el colesterol. Lo mejor de todo es que estos beneficios se ven reflejados inclusive en las personas que permanecen en la categoría de sobrepeso u obesidad. Por lo tanto mantener una pérdida de peso gradual y lenta, es una gran estrategia que continúa ofreciendo beneficios como mejores niveles de energía, mayor movilidad física, mejor estado de ánimo y mayor confianza en las personas con problemas de sobrepeso. De acuerdo con los autores del estudio, intercalar estas famosas y sobre todo efectivas dietas ofrece una variedad de herramientas diferentes para elegir. Lo cual ofrece un panorama menos estricto y que se puede adecuar a las diferentes etapas de nuestra vida y preferencias.

Recordemos que seguir una dieta baja en calorías es el primer paso para bajar de peso, es bien sabido que la restricción calórica no solo promueve una pérdida de grasa corporal más rápida. Es un esquema que puede ser un buen aliado para seguir un estilo de alimentación más duradero y se asocia con grandes ventajas para disminuir el riesgo de desarrollar síndrome metabólico, que es la llave a la mayoría de las enfermedades crónicas.

Por otra parte las dietas bajas en carbohidratos, se han posicionado como uno de los esquemas más de moda para disminuir rápidamente la grasa corporal. Los hidratos de carbono ejercen una gran influencia en el porcentaje de grasa corporal: si el organismo recibe más de los que necesita, almacena el excedente de hidratos de carbono en forma de reservas de grasa para posibles momentos de necesidad. Por lo tanto, se basan en el simple concepto de evitar el consumo de hidratos de carbono simples procedentes de los productos de harina blanca y del azúcar, estos disparan el nivel de insulina, con lo que se bloquea la quema de grasa y se favorece el almacenamiento de energía en forma de grasa.

Por último y no menos importante, es bien sabido que el ayuno intermitente se ha posicionado como uno de los métodos más efectivos para bajar de peso y ganar salud. A grandes rasgos, es un patrón de alimentación que se basa en ayunos regulares a corto plazo que implican no comer o restringir drásticamente la ingesta de alimentos durante ciertos períodos de tiempo. Además, el ayuno intermitente es un magnífico aliado de la salud y la razón principal son sus virtudes en la prevención de enfermedades. De hecho se cuenta con diversas referencias científicas y estudios que han comprobado sus beneficios para modificar los factores de riesgo de afecciones de salud como la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, la reducción del colesterol y los niveles de azúcar en sangre. Así que ya lo sabes alterar entre estos tres esquemas, puede ser la fórmula perfecta para bajar de peso, mantenerlo, mejorar la salud, prevenir enfermedades y aumentar el rendimiento físico y mental. Sin aburrirte, ni comprometerte con un método específico.

Te puede interesar: