Diabetes tipo 2: para revertirla, es más importante disminuir la grasa visceral que bajar de peso

A estas alturas todos sabemos que la obesidad y la diabetes, tienen una estrecha conexión. Un nuevo estudio presentado en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, demostró que la pérdida de peso del 10 al 15% puede lograr la remisión en personas con diabetes tipo 2 que tienen sobrepeso u obesidad ¿Lo mejor? Reducir grasa visceral en hígado y páncreas

Se ha comprobado que la diabetes tipo 2, es una afección reversible a través de cambios en el estilo de vida, dieta y la pérdida de peso.
Se ha comprobado que la diabetes tipo 2, es una afección reversible a través de cambios en el estilo de vida, dieta y la pérdida de peso.
Foto: mojzagrebinfo / Pixabay

Es bien sabido que la diabetes tipo 2, tiene una conexión con el sobrepeso y la obesidad; por lo mismo una de las medidas principales para revertirla es bajar de peso. De acuerdo con un pequeño estudio presentado recientemente en la Reunión Anual de la Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes, se comprobó que la pérdida de peso tiene el poder de revertir la diabetes tipo 2, inclusive en los casos que el índice de masa corporal (IMC) estaba en un rango moderado. Sin embargo, de acuerdo con los autores del estudio es aún más importante reducir los niveles de grasa visceral alrededor de los órganos.

A estas alturas todos sabemos que la diabetes tipo 2, es la forma más común de diabetes y de hecho se cuenta con datos en los que se ha confirmado que en Estados Unidos representa alrededor del 91,2% de los casos de diabetes. La afección ocurre cuando el cuerpo de una persona no produce suficiente insulina o si la insulina ya no funciona de manera efectiva. La insulina normalmente ayuda a que la glucosa ingrese a las células del cuerpo. En ausencia de insulina, la glucosa permanece en la sangre y es ahí en donde puede dañar órganos y tejidos.

Por lo tanto, es evidente que una persona con diabetes tipo 2 presentará un mayor riesgo de sufrir varios problemas de salud. Entre los principales se destacan los derrames cerebrales, enfermedades cardíacas, hipertensión, obesidad, problemas en los pies, enfermedades renales y urinarias, afecciones dentales, trastornos del sueño y del estado de ánimo. De acuerdo con los investigadores del estudio publicado en la revista Nutrients, los científicos durante mucho tiempo creyeron que la diabetes tipo 2 era una afección incurable y con base en ello por mucho tiempo el tratamiento se centró únicamente en cómo controlar los síntomas de la enfermedad. Sin embargo, la evidencia ahora sugiere que si las personas con sobrepeso u obesidad logran y mantienen la pérdida de peso, pueden revertir la diabetes tipo 2.

En el estudio, los investigadores fueron un paso más allá y se dieron a la tarea de examinar si la pérdida de peso podría revertir la diabetes tipo 2, incluso en aquellas personas cuyo peso se mantenía dentro del rango de IMC moderado. De acuerdo, con uno de los autores principales del estudio el Dr. Ahmad Al-Mrabeh, investigador en el Centro de Ciencias Cardiovasculares del Queen’s Medical Research Institute de la Universidad de Edimburgo en el Reino Unido. Decidieron explorar si la pérdida de peso podría ser efectiva para revertir la diabetes tipo 2 en personas con IMC moderado después de observar los resultados de su investigación anterior: “observamos que el perfil metabólico cambió notablemente después de seguir una dieta baja en calorías incluso cuando el cambio en el peso corporal fue menor. Por lo tanto, queríamos probar si inducir una pérdida de peso moderada podría lograr la remisión en aquellos que no son obesos.”

También el autor principal del estudio, el Prof. Roy Taylor, Director del Centro de Resonancia Magnética de Newcastle en la Universidad de Newcastle, Reino Unido, declaró al respecto: Nuestras investigaciones anteriores han demostrado que la pérdida de peso del 10 al 15% puede lograr la remisión en personas con diabetes tipo 2 que tienen sobrepeso u obesidad. Además declaró lo siguiente: “Los médicos tienden a asumir, sin embargo, que la diabetes tipo 2 tiene una causa diferente en aquellos que no tienen sobrepeso. Esto significa que, a diferencia de los que tienen sobrepeso, a los que tienen un peso [moderado] no se les suele recomendar que bajen de peso antes de recibir medicamentos para la diabetes e insulina “.

El estudio involucró solo a 23 personas. De estos, 12 personas tenían un diagnóstico de diabetes tipo 2 con una edad promedio de 58,3 años y un IMC promedio de 24,5. Los 11 restantes no tenían diabetes y tenían una edad e IMC similares. Como dato al margen cabe mencionar que de acuerdo con información liberada por los CDC, la clasificación de puntuaciones de IMC considerada como saludable va de 18,5 a 24,9. Todos los participantes siguieron una dieta baja en calorías durante 2 semanas, consumiendo no más de 800 calorías por día. Luego, los investigadores los apoyaron para que mantuvieran su nuevo peso durante 4-6 semanas. De tal modo, que completaron este ciclo dos o tres veces hasta que todos los participantes habían reducido su peso corporal en un 10-15%.

Los investigadores midieron la grasa visceral y la sensibilidad a la insulina de cada participante antes, durante y después del estudio. Y dentro de los hallazgos más relevantes encontraron que las personas con diabetes perdieron más del doble de grasa en el hígado, en comparación con los controles. En el grupo de diabetes, la grasa en el páncreas se redujo del 5,1% al 4,5%. Además, sus niveles promedio de triglicéridos cayeron de 1.6 milimoles por litro a 1.0 milimoles por litro, una reducción significativa similar a la del grupo de control.

Más significativamente, dos tercios de los participantes encontraron que su diabetes tipo 2 entró en remisión y pudieron dejar de tomar sus medicamentos. De acuerdo con los expertos, este tipo de resultados demuestran que la diabetes no es causada por la obesidad, si no por tener demasiado peso en el cuerpo y de manera específica cuando se tiene demasiada grasa en el hígado y el páncreas. En el hígado, este exceso de grasa impide que la insulina funcione normalmente y en el páncreas, hace que las células beta dejen de producir insulina. Así que ya lo sabes, la pérdida de peso y grasa ubicada en los órganos más fundamentales es el mejor esquema para prevenir la diabetes y una larga lista de afecciones.

Te puede interesar: