Biden defiende a inmigrantes que presionaron a senadora Sinema por ciudadanía para indocumentados

Aunque la demócrata Kyrsten Sinema consideró "inaceptable" que activistas la siguieran hasta el baño, el presidente dice que acciones de este tipo podrían pasarle a cualquier político, a menos que tenga personal del Servicio Secreto

El presidente Biden consideró que la presión de activistas es parte del proceso político en EE.UU.
El presidente Biden consideró que la presión de activistas es parte del proceso político en EE.UU.
Foto: Capturas C-SPAN - LUCHA / Cortesía

Aunque consideró que quizá había mejores formas de presionar a congresistas sobre la ciudadanía para indocumentados, el presidente Joe Biden defendió la acción de los activistas con la senadora Kyrsten Sinema (Arizona), al reconocer que es algo que podría ocurrirle a cualquier funcionario.

“No creo que sean tácticas apropiadas, pero le pasa a todo el mundo”, dijo Biden. “Las únicas personas a quienes no les sucede es a quienes tienen a (personal del) Servicio Secreto. Entonces es parte del proceso”.

Este fin de semana, un grupo de activistas de inmigración siguió a la senadora Sinema a un baño en la Universidad Estatal de Arizona, para exigirle que apoyara el paquete económico de $3.5 billones de dólares bajo el proceso de Reconciliación, donde se podría incluir algún beneficio para los inmigrantes indocumentados.

Blanca, quien forma parte de la organización LUCHA, ingresó al sanitario con la senadora, pero nunca se acercó demasiado a ella o le impidió realizar sus actividades, solamente le expresó la necesidad de respaldar el proyecto de ley, el cual ha sido rechazado por Sinema al considerarlo demasiado alto.

La activista, sin embargo, recibió una ola de críticas en Twitter por parte de republicanos, principalmente, quienes incluso lanzaron la campaña #DeportBlanca, la cual se volvió tendencia. El video publicado por la organización en Twitter casi alcanza los 5.5 millones de reproducciones.

Sinema no respondió a los activistas de inmediato, pero hace unas horas publicó una postura oficial, donde calificó de “inaceptable” su conducta.

Es inaceptable que las organizaciones de activistas instruyan a sus miembros para que se pongan en peligro al participar en actividades ilegales, como acceder a edificios universitarios cerrados, interrumpir los entornos de aprendizaje y filmar a los estudiantes en un baño”, expresó.

Sin embargo, cuando ocurrió la presión no había estudiantes en el baño, salvo ella, quien fue seguida al no responder en los pasillos.

Sinema dijo que el grupo LUCHA es “uno de los dos” con los que su equipo se ha reunido, lo que significa que ella no ha tenido el interés directo de dialogar con ellos, a pesar de que la comunidad latina representa más del 31% en su entidad.

La organización civil, al igual que decenas más, presionan para que los demócratas logren integrar una propuesta migratoria en el proyecto de Reconciliación, pero en caso de que Sinema y su colega, el senador Joe Manchin (West Virginia), no apoyen la legislación, ésta difícilmente avanzará, debido a que rompen la mayoría mínima que tienen los demócratas en el Senado.