Limones: cómo usarlos para evitar enfermedades este invierno

Los limones son uno de los alimentos más saludables, benéficos y medicinales que la naturaleza nos brinda. Son una fruta cítrica repleta en nutrientes esenciales, son ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Benefician la salud inmunológica, evitan todo tipo de enfermedades, protegen al corazón y la salud intestinal

Los limones son bajos en calorías y se destacan por sus beneficios para promover la sana depuración del organismo. Además, potencian la hidratación durante el invierno.
Los limones son bajos en calorías y se destacan por sus beneficios para promover la sana depuración del organismo. Además, potencian la hidratación durante el invierno.
Foto: Unsplash

Más allá de su característico sabor amargo y su vibrante tono amarillo que estimula el estado de ánimo, los limones representan una compleja fórmula nutricional: están llenos de antioxidantes, vitaminas, minerales y fibra, que benefician la salud en niveles insospechados. Sin lugar a dudas se trata de una de las frutas cítricas más importantes para consumir en invierno, son un alimento de inmenso poder medicinal que fortalece al sistema inmunológico y nos ayudan a combatir todo tipo de enfermedades e infecciones estacionales. Lo mejor de todo es que los limones se pueden utilizar de muchas deliciosas maneras y no solo como condimento o guarnición. Con base en ello nos dimos a la tarea de recopilar la información más relevante para sacarles todo el jugo y protegerte este frío invierno.

Algunos datos interesantes sobre los limones:

Los limones son un tipo de fruta cítrica (comparten familia con las naranjas, toronjas, limas y mandarinas). Es un fruto que prospera en climas más cálidos, como el Mediterráneo y Florida, y alcanza su punto máximo durante los meses de invierno. Existe un dato bastante curioso que se menciona en un artículo de 2020 en la revista Plants, en el cual los limones se clasifican botánicamente como bayas.

Es una fruta que crece en una variedad de tamaños, formas y colores, pero dos de las variedades más comunes son los limones: Lison y Eureka, los cuales tienen una piel y pulpa de color amarillo brillante. La pulpa y el jugo de los limones son comestibles. Lo mismo ocurre con la cáscara, aunque a menudo es utilizada como ralladura o como una conserva (por ejemplo, confitada, en escabeche).

Una de las más grandes bondades de los limones es su poder nutricional, que les confiere todas sus propiedades curativas y medicinales. La realidad es que para ser una fruta tan pequeña, están cargados de nutrientes esenciales entre los que se destaca su contenido en calcio que fortalece a los huesos, el magnesio que mejora el estado de ánimo y el potasio que ayuda a los músculos. La pulpa, el jugo y la cáscara contienen flavonoides y vitamina C, dos antioxidantes superestrellas que son responsables de muchos de los super poderes de los limones. Estas sustancias antioxidantes se destacan por su papel clave en el óptimo funcionamiento del sistema inmune y son esenciales para protegernos de todo tipo de enfermedades (inclusive las crónicas. Además, la pulpa de limón en particular está empaquetada con fibra soluble, que es esencial para una digestión saludable, clave en la salud digestiva y un sistema inmune sano, en la absorción de carbohidratos y el control del colesterol en sangre.

De acuerdo con datos liberados por el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos, el perfil nutricional de un limón crudo sin cáscara (lo equivalente a 84 gramos), es el siguiente:

  • 24 calorías
  • 1 gramo de proteína
  • 1 gramo de grasa
  • 8 gramos de carbohidratos
  • 2 gramos de fibra
  • 2 gramos de azúcar

Cuáles son los beneficios medicinales de los limones:

1. Apoyan la función inmunológica

Cuando se trata de frutas cítricas, las naranjas a menudo se roban el centro de atención por su impresionante contenido de vitamina C. Pero con 53 miligramos del nutriente por porción de 100 gramos de limón crudo y pelado, la realidad es que los limones merecen mucha más atención. A estas alturas todos sabemos que la vitamina C, es simplemente esencial en una función inmunológica saludable y por una buena razón: la vitamina C [ayuda a crear] glóbulos blancos, que producen anticuerpos. Según el Centro Nacional de Información Biotecnológica, los anticuerpos son proteínas que reconocen gérmenes dañinos (por ejemplo, virus y bacterias) en la sangre y los destruyen. Esto, a su vez, ayuda a mantener el sistema inmunológico fuerte y capaz de combatir patógenos extraños.

2. Evitan las enfermedades

Nuevamente: la pulpa, el jugo y la cáscara de limón están llenos de vitamina C y flavonoides, dos potentes antioxidantes. Los antioxidantes son sustancias que protegen a las células del daño causado por los radicales libres, lo cual es digno de considderarse porque los radicales libres son moléculas inestables que, en exceso, pueden desencadenar estrés oxidativo, aumentando así el riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y cáncer. Por lo tanto el consumo cotidiano de limones, gracias a su alto contenido en vitamina C y flavonoides, es el complemento ideal para mantener a raya enfermedades como las gripes e influenza de temporada, pero también otras condiciones crónicas como la diabetes, obesidad, hipertensión, afecciones cardiovasculares y más.

3. Promueven una buena salud digestiva

La fibra soluble que se encuentra en la pulpa de limón alimenta las bacterias “buenas” en el intestino. Con una nutrición adecuada de fibra soluble, estos microbios pueden reducir adecuadamente la inflamación en el estómago y ayudar en la digestión. La fibra soluble también se puede disolver en agua, lo que significa que aumenta el volumen de las heces y promueve los movimientos intestinales, por lo tanto son ideales para combatir el estreñimiento y depurar al organismo de forma natural. Por otra parte, al gozar de una buena salud intestinal y una microbiota fuerte se fortalece la salud inmune y seremos mucho menos propensos a enfermarnos de cualquier cosa.

4. Protegen al corazón

Las ventajas de la fibra soluble de la pulpa de limón no solo se limitan al sistema digestivo e intestinal. Es un nutriente, que también apoya los niveles saludables de colesterol [en la sangre] al reducir la cantidad de colesterol que se absorbe en el torrente sanguíneo. Esto es particularmente benéfico para la salud del corazón, ya que de acuerdo con información liberada por los Centros para el Control y la Prevención de enfermedades: el colesterol alto es uno de los principales factores de riesgo en las enfermedades cardíacas. Además, la fruta entera (jugo, pulpa y cáscara) también contiene ácido cítrico, un compuesto que promueve la absorción de magnesio y calcio. Ambos minerales son esenciales para controlar la presión arterial, según la Universidad Estatal de Oregón, y cuanto más estable (y más baja) sea la presión arterial, menor será el riesgo de desarrollar una afección cardíaca. Incluso la vitamina C en los limones puede ayudar a mantener el corazón sano. De acuerdo con un estudio de 2017, puede reducir la presión arterial alta al detener la descomposición del ácido nítrico, un compuesto en las células que tiene un efecto relajante en los vasos sanguíneos, mejorando así el flujo sanguíneo y reduciendo la PA.

5. Regulan el azúcar en sangre y disminuyen el riesgo de diabetes

Los limones son una fruta de bajo índice glucémico, un concepto muy importante para los diabéticos. Se trata de una indicación que fue creada para saber cómo un alimento afecta los niveles de azúcar en sangre, es una medición que maneja una escala de 0 a 100, siendo 100 la glucosa pura. Por lo tanto, cuanto mayor sea el IG de un alimento, mayor será el pico de azúcar en sangre. El jugo de limón es especialmente bueno para integrar en la alimentación diabética, de hecho cuando se consume con un alimento de IG alto, puede ralentizar la conversión del almidón en azúcar y con ello reduce el IG del alimento. De hecho, se cuenta con diversos estudios en los que se ha comprobado que su consumo recurrente tiene un impacto positivo en la diabetes. Un pequeño estudio encontró que tomar 1,000 miligramos de vitamina C durante seis semanas puede ayudar a reducir el riesgo de complicaciones de la diabetes tipo 2 al disminuir los niveles de azúcar y lípidos en la sangre.

Lo mejor de todo es que los limones son una excepcional y versátil adición a la dieta diaria. Es de lo más sencillo integrarlos con éxito en cualquier comida y bebida. Son la mejor adición en jugos, infusiones y licuados matutinos, importantes como parte de una rutina diaria saludable que hidrata y fortalece al organismo (sobre todo en el frío invierno). Además, son la base perfecta para crear deliciosos aderezos caseros, van de maravilla en marinaciones, como guarnición y en panadería saludable.

Te puede interesar: