Por qué la decisión de Biden sobre la reserva de petróleo podría ayudar a reducir precios de combustible y otros productos

El presidente Joe Biden ordenó la liberación de 50 millones de barriles de petróleo, a fin de ayudar a reducir la presión en los precios del combustible que está afectando los bolsillos de consumidores, incluso en el costo de calefacción durante la temporada invernal

El costo de la gasolina se ha disparado en varias entidades de EE.UU.
El costo de la gasolina se ha disparado en varias entidades de EE.UU.
Foto: Mario Tama / Getty Images

Esta mañana, el presidente Joe Biden anunció la liberación de 50 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica, a fin de enfrentar los altos costos en ciertos productos, incluida la gasolina y combustible para calefacciones, así como reducir los problemas en la cadena de suministro.

“El Departamento de Energía pondrá a disposición 50 millones de barriles de petróleo de la Reserva Estratégica de Petróleo para reducir los precios para los estadounidenses“, indicó la Casa Blanca en una llamada telefónica.

Agregó que esto ayudará a enfrentar la crisis causada por la pandemia de COVID-19, la cual ha incrementado la inflación en EE.UU. en los últimos meses.

“Los consumidores estadounidenses están sintiendo el impacto de los elevados precios de la gasolina y en las facturas de calefacción de sus hogares”, reconoce la Administración Biden “Las empresas estadounidenses también lo están (padeciendo), porque el suministro de petróleo no se ha mantenido a la altura de la demanda a medida que la economía mundial emerge de la pandemia”.

El Gobierno federal reconoce que los últimos 18 meses que lleva la pandemia la economía ha tenido efectos negativos, debido a los cierres de empresas y la reducción en producción y distribución.

“Una de las mayores fuentes de aumento de precios para las familias en todo el país son los precios de la gasolina. Los costos de transporte, incluida la gasolina, son los segundos mayores costos para las familias“, reconoció la Casa Blanca.

El Gobierno defiende, sin embargo, que la recuperación económica en EE.UU. ha sido “más rápida” que en otras naciones, pero eso ha complicado el proceso de oferta y demanda.”Los países de todo el mundo están lidiando con los desafíos que surgen a medida que la demanda de bienes por parte de los consumidores supera la oferta”, reconoce la Administración Biden.

Defendió que en Estados Unidos la recuperación económica “es más fuerte y más rápida” que en cualquier parte del mundo y cita a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, sobre que el país es el único de las grandes economías que ha regresado a los niveles de PIB de la etapa prepandémica.

“Como resultado de la fuerte recuperación en los Estados Unidos, los estadounidenses tienen casi $100 más por mes en ingresos disponibles en sus bolsillos este año”, afirmó la Administración Biden.

Sin embargo, la falta de suministros ha complicado el avance de los mercados y el Gobierno federal ha entablado negociaciones con naciones altamente consumidoras de energía, como China, India, Japón, República de Corea y el Reino Unido.

Agregó que aunque ha habido acuerdo en la reducción del 10 por ciento en el precio del pretróleo, esa acción ha sido insuficiente.

La decisión del Departamento de Energía irán en dos vías: 32 millones de barriles serán un “intercambio” durante los próximos meses y se espera que ese petróleo eventualmente regresará a la Reserva Estratégica; 18 millones de barriles forman parte de un plan de aceleración de venta, la cual fue aprobada por el Congreso previamente.

“El presidente está dispuesto a tomar medidas adicionales, si es necesario, y está dispuesto a utilizar todas sus autoridades trabajando en coordinación con gobiernos del resto del mundo para mantener un suministro adecuado a medida que salimos de la pandemia”, adelantó la Casa Blanca.

La Administración Biden reconoció que ha habido una baja de precio en el precio del petróleo a nivel mundial, pero eso no se ha traducido en un impacto positivo directo a los consumidores, pues los precios siguen aumentando en diversos productos.

Recordó que la semana pasada, el presidente Biden pidió a la Comisión Federal de Comercio examinar lo que está sucediendo en los mercados de petróleo y gas, a finde considere si hay conductas conducta ilegales que están afectando los bolsillos de las familias al acudir a los expendios de gasolina.

Los estados donde hay un mayor impacto en el precio de gasolina son Arizona, Alaska, California, Nevada, Idaho, Oregon, Pennsylvania y Washington.

Otras entidades con incrementos en gasolina son Colorado, Illinois, Nueva York, Nueva Jersey Massachusetts, Maine, Vermont y Wyoming.