Thanksgiving 2021: por qué excederse con la cena en realidad no es un gran problema

Inicia la temporada navideña, que viene acompañada de muchas celebraciones y con ellas abundante comida y bebida. Es normal que una de las principales preocupaciones sean los excesos y el aumento de peso. De acuerdo con los expertos son las conductas que sostenemos por semanas, meses y años, las que realmente tienen un impacto en nuestra salud ¡No una simple cena!

De acuerdo con los expertos, es importante cuidarnos de las restricciones alimenticias y el conteo de calorías. Son aspectos que general una relación poco sana con la comida y se asocian con otras afecciones de salud.
De acuerdo con los expertos, es importante cuidarnos de las restricciones alimenticias y el conteo de calorías. Son aspectos que general una relación poco sana con la comida y se asocian con otras afecciones de salud.
Foto: Shutterstock

Muchos de nosotros esperamos con ansías la cena de Acción de Gracias, no solo por lo emotivo de reunirnos con amigos y familia después de un año complicado por la pandemia de Covid-19. La realidad es que a todos nos encanta disfrutar de las delicias que la temporada trae consigo, sin embargo es una época del año en que la gente suele preocuparse mucho por la ingesta de alimentos, las calorías y la temida subida de peso decembrina. Pero, seamos honestos ¿Hacer un festín durante la cena hace una gran diferencia para el cuerpo? Según los expertos, en realidad no. Esto se debe a que es poco probable que un evento aislado, como una gran comida navideña; altere la composición de nuestro cuerpo, que hace un buen trabajo manteniéndose, explica Evan Matthews, profesor asociado de ciencias del ejercicio y educación física en la Universidad Estatal de Montclair.

De acuerdo con Mattews es importante no sugestionarnos y disfrutar de la cena. Sobre todo teniendo en cuenta lo siguiente: no ganamos grasa rápidamente y no perdemos grasa rápidamente. Las cosas que tendrán un mayor impacto en la composición corporal están enfocadas en el estilo de vida, por lo tanto si cometemos algún exceso en eventos especiales, es poco probable que tenga un impacto dramático en el peso corporal.

Las investigaciones sugieren que son los comportamientos que se mantiene con el tiempo, los que simbolizan mayor problema. Así que piensa que las conductas alimenticias que sostienes por semanas, meses y años, son las que realmente van a tener un gran impacto en nuestra vida y salud. Esta visión es mucho más realista que concentrarnos en un solo día o peor aún incluso en una comida de un día de celebración en particular. De acuerdo con declaraciones de la Dra. Rachelle Reed, directora senior de ciencias de la salud e investigación de Orangetheory Fitness: “Realmente no es un gran problema a largo plazo para la mayoría de las personas.”

Además se ha comprobado que durante las vacaciones, las personas no solo presentan complicaciones por la comida; de acuerdo con Reed también sienten la presión de hacer ejercicio durante las vacaciones con el objetivo de “quemar calorías” o “hacer espacio” para el pavo, las guarniciones, el alcohol y claro, los postres. Pero Reed explica que la idea de restringir las calorías o una visión transaccional de hacer ejercicio para “ganar calorías” o “ganarse el derecho a disfrutar” de una comida, es una mentalidad que puede llevar a una perspectiva dañina.

Este tipo de revelaciones de la mano de reconocidos especialistas llegan para ampliar nuestra perspectiva y nos invitan a crear un estilo de vida más saludable y sostenible. Es mejor pensar en los hábitos a largo plazo, cuando se tiene esa mentalidad restrictiva la investigación sugiere que resulta más difícil mantener comportamientos saludables por los que sabemos que la mayoría de las personas se esfuerzan, como ejemplo: asegurar la ingesta adecuada de nutrientes, seguir una dieta equilibrada y estar físicamente activos. De tal modo que vivir otorgándonos a nosotros mismos ‘permiso para comer’ puede ser una pendiente resbaladiza. Un extremo de la pendiente resbaladiza podría tener trastornos alimentarios.

También es importante entender que no todos tenemos la misma relación con la comida. De acuerdo con declaraciones de, Chelsea M. Kronengold, líder de comunicaciones de la Asociación Nacional de Trastornos Alimentario: Para las personas que luchan contra los trastornos alimentarios, incluso la palabra “excederse” puede provocar un “valor moral en la cantidad de alimentos que se consumen.”

De hecho: “La sola idea de unas vacaciones centradas en la comida puede ser abrumadora y causar ansiedad a las personas que luchan contra los trastornos alimentarios”, señala Kronengold. Desafortunadamente, la cultura de las dietas es desenfrenada durante el Día de Acción de Gracias y otras festividades centradas en la comida.

Cada problema refleja una conducta diferente, por ejemplo: alguien que lucha contra la anorexia o los trastornos alimentarios restrictivos puede estar más inclinado a “apagarse” durante la comida, explica Kronengold. Mientras que una persona con bulimia o un trastorno por atracón puede sentirse inclinado a saltarse una comida para “ahorrar todas las calorías” para el Día de Acción de Gracias, pero eso podría empeorar las cosas. Entonces al llegar a la comida de Acción de Gracias y se tendrá más hambre y, por lo tanto, es más probable que surjan los atracones debido a que la gente suele no comer en todo el día. Este tipo de conductas en realidad solo activan con mayor intensidad la ansiedad por comer.

Además, los especialistas creen que es momento de acabar con el estigma que rodea al aumento de peso en general, especialmente en nuestras conversaciones navideñas. De manera constate y ciertamente inconsciente hablamos de cosas como: ‘no te preocupes, no vas a subir de peso’. Y ese tampoco es un lenguaje necesariamente útil, ya que perpetúa la gordofobia y el estigma del peso.

Es momento de entender que todos comemos de manera diferente y consumimos cantidades diferentes de alimentos, por lo que lo que puede considerarse un exceso para una persona no lo es para otra persona. Por eso es muy importante que cada quien se ocupe de su propio plato.

También es importante darle un giro a las vacaciones y dejarlas de centrar solo en comida. Si bien culturalmente es una costumbre que tenemos muy arraigada, es importante entender que las vacaciones son más que comida: es un gran momento para pasar tiempo con nuestros seres queridos, mirar o jugar al fútbol o el desfile del Día de Acción de Gracias, jugar juegos de mesa, hacer manualidades, realizar caminatas en la naturaleza y poner nuestra energía en practicar la gratitud.

Matthews señaló que también se puede omitir el entrenamiento del día de Acción de Gracias. En cambio, sugiere optar por una rutina enfocada en todo el año, de manera constante y con la misión de mejorar nuestra salud. De acuerdo con sus comentarios: “Es mejor comenzar con poco a poco y progresar lentamente con el ejercicio porque lo que realmente importa es la adherencia a largo plazo.”

Reed señala que es mejor mantenerse alejado del ejercicio alimentado por la culpa y centrado únicamente en el objetivo de quemar calorías. Finalmente, cuando las personas se enfocan solo en esa naturaleza transaccional del entrenamiento, a menudo pierden de vista esos beneficios más importantes que cambian la vida que sabemos que son ciertos a partir de la investigación, como: tasas más bajas para casi todos los tipos de enfermedades crónicas, mejora de la salud mental, mejor sueño (y) menor riesgo de ciertos tipos de cáncer “.

Otro buen consejo de los expertos es mantener una mentalidad flexible, y si bien es excelente idea si deseas mantener tus entrenamientos deportivos típicos durante las vacaciones, recuerda: “en el gran esquema de las cosas, es un día”. También es importante entender que la actividad física durante los días de vacaciones puede ocurrir fuera del gimnasio: jugando en el patio trasero con la familia, dando un paseo extra con el perro, haciendo la limpieza del hogar o en alguna caminata al aire libre. Los beneficios de mantenerse activo son muchos: te sentirás con más energía, lidiarás mejor con el estrés de las fiestas y te ayudará a mantener un horario más estable de sueño. Así que ya lo sabes el equilibrio, la salud y un peso corporal sano, vienen de las decisiones que tomamos día con día. Es por ello que es tan importante construir un esquema saludable, en equilibrio y que nos invite al disfrute de la vida.

Te puede interesar: