Harry y Meghan obtienen resultados decepcionantes en su primer año con su fundación Archewell

El trabajo caritativo del príncipe Harry y Meghan Markle es bien conocido, pero el primer año de Archewell fue difícil, ya que las cuentas muestran que la fundación ganó menos de lo que la pareja gastó en honorarios legales

Meghan Markle junto al príncipe Harry.
Meghan Markle junto al príncipe Harry.
Foto: Niall Carson - Pool / Getty Images

El primer año de vida de la fundación Archewell, establecida por el príncipe Harry y Meghan Markle poco después de haber confirmado su retirada definitiva de la familia real británica para contribuir económicamente a un sinfín de causas sociales, dio como resultado unas cuentas muy inferiores a lo esperado.

Según documentos del IRS, las autoridades fiscales de los Estados Unidos, Archewell logró recaudar únicamente $50,000 dólares a lo largo de los últimos doce meses, menos de lo que gastaron en honorarios legales. 

Se trata de una cifra muy similar, pero inferior, a la de los gastos en que ha incurrido la institución para cumplir con todos los trámites legales y administrativos que requiere su funcionamiento: $55,600 dólares.

Fuentes del entorno de los duques de Sussex ya avisaron en su momento de que a la pareja real no le preocupaba demasiado la rapidez o lentitud en la evolución de su proyecto solidario, ya que su máxima prioridad era la de “hacer las cosas bien” y lograr “marcar la diferencia” en las vidas de aquellos que se beneficiarán de su filantropía. 

Asimismo, Archewell fue fundada en un momento en el que ambos todavía se estaban adaptando a su nueva vida a las afueras de Los Ángeles.

Lo cierto es que la gestión que los duques están haciendo de su faceta más altruista no ha dejado de arrojar malas noticias.

Su primera fundación solidaria, Sussex Royal, se encuentra en estos momentos en proceso de disolución después de que ambos se vieran obligados a renunciar a la marca por petición de la familia real británica. 

La organización se llama ahora MWX, pero eso no ha alterado su fatídico destino.

Deseosos de ser independientes financieramente y de protegerse de la presión mediática, la pareja provocó un verdadero revuelo el año pasado cuando anunciaron que deseaban retirarse de sus obligaciones oficiales. 

“El duque y la duquesa de Sussex confirmaron a Su Majestad que no volverán a ser miembros activos de la familia real”, informó el Palacio de Buckingham en un comunicado.

“Tras conversar con el duque, la reina escribió para confirmar que, al renunciar a sus obligaciones vinculadas a su pertenencia a la casa real, no es posible seguir ejerciendo responsabilidades y deberes vinculados con una vida de servicio público. Por tanto, los títulos serán devueltos y repartidos entre otros miembros de la familia”, y finaliza: “Aunque todos están tristes por su decisión, el duque y la duquesa siguen siendo miembros muy queridos de la familia real”.

Sigue leyendo: Meghan Markle es el miembro más inteligente de la familia real británica
Harry y Meghan darán inicio a la búsqueda de su mansión soñada
Harry y Meghan: se revela la primera foto de su hija Lilibet Diana