Precios se disparan en Estados Unidos; baja popularidad de Biden, pero él defiende “progreso”

El Gobierno del presidente Joe Biden defiende su política económica, a pesar del reciente reporte de que la inflación aumentó al 7.5%, el mayor incremento en 40 años; los datos surgen al tiempo que la popularidad del mandatario demócrata continúa a la baja

El presidente Biden afirma que la inflación bajará hacia finales del 2022.
El presidente Biden afirma que la inflación bajará hacia finales del 2022.
Foto: ROBYN BECK / AFP / Getty Images

La inflación aumentó a 7.5% en Estados Unidos, al tiempo que la aprobación del presidente Joe Biden continúa a la baja con especial mala calificación en asuntos económicos por parte de estadounidenses, pero el mandatario demócrata considera que ha habido “progreso” en salarios y empleos, además de que afirmar que los precios bajarán hacia finales del 2022.

“Si bien el informe de hoy es elevado, los pronosticadores continúan proyectando una disminución sustancial de la inflación para fines de 2022”, defendió el presidente Biden en un comunicado.

Luego destaca los reportes oficiales sobre el incremento de salarios y la suma de empleos.

“Afortunadamente vimos un crecimiento positivo de los salarios reales el mes pasado y una moderación en los precios de los automóviles, que representaron aproximadamente una cuarta parte de la inflación general durante el último año”, dijo. “Vimos buenas noticias con nuevas solicitudes de desempleo… Esa es una señal del progreso real que hemos logrado”.

La histórica alza de precios –la mayor en 40 años– incluso en alimentos de consumo básico, como frutas y verduras es, sin embargo, un nuevo golpe a la Administración Biden, debido a la baja aprobación que registra el mandatario demócrata, según ocho recientes encuestas, que registran retrocesos y suman un promedio de 39.5% en desaprobación, según el recuento de Real Clear Politics.

Las encuestas de Reuters/Ipsos, Rasmussen Reports, Econmist/YouGov, Politico/Morning Consult, IBD/TIPP, Harvard/Harris, Insider Advantage y Monmouth de enero y febrero reflejan la baja aprobación del presidente Biden, que oscila entre el 39 y el 41 por ciento.

Sobre preguntas específicas, la principal preocupación para los estadounidenses es la economía y el empleo. En el sondeo de Reuters/Ipsos, el 26% lo señala como una prioridad, es decir, 16 puntos porcentuales por encima de la siguiente preocupación, que es la cobertura médica.

En el sondeo de Politico/Morning Consult, a la pregunta específica a los estadounidenses sobre cómo creían que el presidente Biden y su equipo estaban manejando la economía, el 55% consideró que desaprobaba “algo” o “fuertemente” esa labor; mientras el 38% daba algún respaldo.

Todo más caro

El presidente Biden afirma que ha tomado acciones para enfrentar el alza de precios.

“Con precios más altos, hemos estado usando todas las herramientas a nuestra disposición”, afirmó. “Aunque [el reporte de] hoy es un recordatorio de que los presupuestos de los estadounidenses se están estirando de manera que generan un estrés real sobre la mesa en la cocina, también hay señales de que superaremos este desafío”.

Los recientes datos de la Oficina de Estadísticas Laborales registraron que los precios aumentaron 0.6 por ciento en enero en comparación con diciembre.

El economista Alfredo Romero, profesor asociado en Economía de la North Carolina A&T State University adelantó en enero pasado, que el problema es que los salarios no aumentan con los precios.

“El problema es que no puedes anticipar en qué porcentaje va a subir (la inflación) y afecta de manera desproporcional a diferentes grupos económicos… Vas a tener que dejar de comprar otras cosas que son necesarias para tu subsistencia o tu bienestar”, advirtió.

El presidente Biden insiste en defender la creación de más y mejores empleos, así como esfuerzos en reducir los precios, pero los datos de su propia Administración no muestran esa mejoría todavía.

“Hemos visto un éxito histórico en la primera prioridad [el empleo], con el mayor año de crecimiento laboral en la historia, los estadounidenses encuentran mejores trabajos, mejores salarios y mejores beneficios, junto con el crecimiento económico más rápido en décadas”, defendió.