Más de 350 personas viven en el Metro de Nueva York y 8 ya han muerto en 2022; alcalde promete eliminar sus campamentos

“Estamos desmantelando y desmantelaremos cada campamento. No es aceptable”, prometió ayer el alcalde Adams, mientras las cifras de indigencia, accidentes, traspasos y violencia se disparan en el Metro de NYC

Miseria e indigencia en el Metro de NYC.
Miseria e indigencia en el Metro de NYC.
Foto: ANDRÉS CORREA GUATARASMA / Cortesía

Unas 350 personas indigentes están viviendo en campamentos en estaciones y trenes del Metro de Nueva York, según las últimas estimaciones de funcionarios de tránsito.

Algunos se desplazan y otros están instalados en 29 campamentos ubicados en túneles y 89 en estaciones, según una encuesta de la MTA realizada el 2 y 3 de febrero como parte de un grupo de trabajo de “traspaso de vías” formado en diciembre para abordar un aumento en los accesos no autorizados a los rieles.

El líder del grupo de trabajo, Jamie Torres-Springer, dijo que los campamentos “conducen directamente a incidentes de traspaso de vías”, que la MTA comenzó a rastrear en detalle en enero, detalló New York Post. La presencia de indigentes se ha vinculado con interrupciones del servicio y/o problemas de violencia azarosa, crimen e insalubridad.

El alcalde Eric Adams anunció ayer que serán removidos los campamentos de personas sin hogar que viven en el Metro, como parte de un nuevo plan de seguridad en trenes, estaciones y autobuses. “Estamos desmantelando y desmantelaremos cada campamento en nuestro sistema. No es aceptable”, dijo Adams durante una aparición en el canal Pix11. “Las administraciones anteriores pueden haber visto esto y pasar de largo. No estamos haciendo eso. Estoy enviando el mensaje correcto de que nuestro sistema de Metro debe ser seguro y confiable para nuestros pasajeros”, citó Daily News.

Se estima que al menos 8 personas sin hogar han muerto en un tren o plataforma este año en el Metro de NYC, un aumento importante porque los datos de la MTA muestran sólo dos casos en el mismo período en 2021.

Los contadores de la MTA registraron 160 incidentes de intrusión en las vías en el primer mes de sus registros, 40 de los cuales se atribuyeron a personas con enfermedades mentales o trastornos emocionales, según Torres-Springer. Otros incidentes involucraron resbalones y caídas, intoxicación, suicidio consumado o intento, y cuatro más agresiones con empujones.

El año pasado hubo 461 delitos serios en el subterráneo, y en lo que ha corrido del 2022 ya se han reportado casi 300, entre ellos 3 personas lanzadas a los rieles, incluyendo la asiática Michelle Go (40), quien murió arrollada en enero en Times Square. El jueves, una mujer fue atacada a martillazos mientras le robaban su bolso entrando a una estación en Queens.

“El año pasado hubo 1,267 incidentes con una persona en las vías, lo que representa un aumento del 20% desde 2019”, dijo Torres-Springer. “De esos incidentes, 200 resultaron en que alguien fuera atropellado por un tren y hubo 68 muertes”. En lo poco que va de 2022, las cifras ya lucen peores. La semana pasada tres personas fueron atropelladas, una de ellas fatalmente, en una racha de accidentes registrados en un lapso de 10 horas en el subterráneo de Nueva York.

Incluso el nuevo alcalde Adams reconoció en enero que no se sentía seguro viajando en el Metro, a diferencia de una primera declaración que había hecho subestimando la criminalidad en trenes y estaciones.