2022 comenzó con más auge criminal en el Metro y calles de Nueva York, retando al recién llegado alcalde Eric Adams

Casi todas las categorías de delitos graves en general en la ciudad están aumentando en lo que va del año, en las calles y el Metro. "Necesitamos que todos hagan su trabajo", admitió el nuevo alcalde Eric Adams, "frustrado" por la violencia armada en la ciudad

NYPD es la fuerza policial más grande del país.
NYPD es la fuerza policial más grande del país.
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

A casi tres semanas de haber asumido el cargo como alcalde de la ciudad más poblada del país, el crimen sigue retando al ex policía Eric Adams en las calles y el Metro.

Las nuevas estadísticas de la propia policía de Nueva York revelan que los delitos graves, incluso en el sistema subterráneo, han aumentado en el gélido enero, aunque Adams ha descartado la preocupación por los incidentes en el Metro, calificándolos como una simple “percepción de miedo”.

“Los neoyorquinos están seguros en el sistema de Metro”, afirmó Adams a los periodistas el domingo. “Lo que debemos hacer es eliminar la percepción del miedo”. Pero las últimas cifras no están ayudando a su caso y ayer el alcalde admitió que no se siente “seguro” en el subterráneo neoyorquino. Horas más tarde, anoche, el nuevo alcalde dijo ya estar “frustrado” por la violencia armada en la ciudad.

Los principales delitos en NYC subieron en más de un tercio en las primeras dos semanas de este año en comparación con el mismo período en 2021. Y peor ha sido el alza de los casos en el transporte público: 65.5%.

“Si bien las cifras siguen siendo un tamaño de muestra pequeño, la tendencia al alza ofrece un desafío temprano para Adams mientras trata de tranquilizar a los nerviosos pasajeros de que los policías tienen todo bajo control después de varios aterradores ataques ferroviarios recientes”, en particular el empuje fatal de una mujer el sábado en el Metro en Times Square, resumió New York Post.

En el sistema de tránsito, la delincuencia grave se ha disparado con 96 incidentes frente a 58 el mismo período el año pasado, impulsada por un auge en los robos y hurtos mayores.

Casi todas las categorías de delitos graves en general en la ciudad también están aumentando en lo que va del año, y los datos policiales muestran un aumento del 35.2% hasta el domingo 16 de enero, en comparación con el mismo período en 2021. Las excepciones fueron asesinatos y robos.

“No salgo en ningún momento después del anochecer ahora, no es seguro”, comentó Jessica Seymour, madre de 46 años, residente de Inwood, Alto Manhattan. “Un tipo fue apuñalado y otro recibió un disparo justo afuera de la ventana de mi hijo” de 7 años. “Tenemos dos escuelas aquí, y esto sucede aquí mismo. En mi bloque hay policías todo el tiempo. Hay tiroteos. ¡Hay traficantes de drogas en nuestra esquina ahora mismo!”.

Mónica Pollack, de 31 años y vecina del Upper West Side, también desestimó el diagnóstico del alcalde: “El miedo es real. Suben los delitos… Eric Adams puede decir lo que quiera para promover el número de pasajeros (en el Metro), pero el temor está justificado. Necesita hacer su trabajo, no engañar a los neoyorquinos”.

“El miedo es real. Suben los delitos… (el alcalde) Eric Adams puede decir lo que quiera para promover el número de pasajeros (en el Metro), pero el temor está justificado. Necesita hacer su trabajo, no engañar a los neoyorquinos”

Mónica Pollack, neoyorquina

En las calles, los robos de automóviles se duplicaron durante las dos primeras semanas de 2022 en comparación con el mismo período del año pasado: 646 frente a 324. Y los hurtos mayores aumentaron 61.7%, de 1,304 a 2,108 incidentes, según los datos.

Los robos subieron 25.1%, con 127 incidentes este año en comparación con el mismo período de 2021. Aún así, esa cifra se redujo casi 9% desde los tiempos previos a la pandemia en 2020.

Las violaciones también aumentaron, con 66 incidentes reportados frente a 57, en lo que va del año en comparación con el comienzo de 2021. La cifra ha bajado casi 10% en comparación con las mismas semanas hace dos años.

Además, las agresiones por delitos graves experimentaron un repunte, de 831 a 895, según los datos. Los homicidios han bajado tenuemente: van cuatro asesinatos menos en 2022, sumando 14 frente a 18 las dos primeras semanas de 2021. La lista incluye la violenta muerte de la adolescente boricua Kristal Bayron-Nieves, víctima de un robo violento en un “Burger King” de East Harlem (NYC) el 9 de enero.

Al ser consultado, el alcalde Adams dijo en un comunicado el lunes: “La seguridad es la clave para la prosperidad, y las malas políticas y la pandemia nos han hecho retroceder. La conclusión es simple: esta ciudad no es lo suficientemente segura, por lo que estamos inundando el sistema de Metro con cientos de nuevos oficiales y asociándonos con la gobernación para gastar decenas de millones más en equipos de salud mental”.

“Pero necesitamos que todos hagan su trabajo: los jueces usar las leyes que tenemos para mantener a las personas peligrosas fuera de las calles, los fiscales para presentar cargos y Albany (la gobernación) para fortalecer la ley de Kendra y proporcionar más camas de salud mental”, agregó.

Ley Kendra otorga a los jueces el poder de obligar a las personas con enfermedades mentales a someterse a un tratamiento psicológico.

A principios de mes, el nuevo fiscal de distrito de Manhattan, Alvin Bragg, disparó las alarmas de NYPD y la sociedad civil al anunciar que los delitos menores relacionados con la marihuana, la prostitución y la evasión de tarifas en el transporte público ya no serán procesados, lo que según los críticos estimularía aún más el crimen y la impunidad.

En 2021 casi la mayoría de los crímenes no fueron procesados en NYC. En el pasado reciente, varios factores que analistas, líderes sindicales, políticos y los propios ciudadanos han vinculado con el auge de la violencia son las controvertidas reformas de la fianza en el estado NY vigentes desde enero de 2020 con el apoyo del entonces gobernador Andrew Cuomo; la liberación masiva de presos para evitar contagios por el coronavirus; la crisis de salud mental con más indigencia en las calles y el Metro; y la reducción de fondos a la policía promovida por el entonces alcalde Bill De Blasio.