Los millones que EE.UU. y Europa le pagan al Kremlin al día por petróleo y gas

Shell y BP dieron a conocer que estaban cortando los lazos con la compañía petrolera respaldada por el Kremlin, Rosneft. Putin hizo movimientos este martes para intentar bloquear la salida de las empresas

Rusia sigue recibiendo dinero de EE.UU. y Rusia por gas y petróleo.
Rusia sigue recibiendo dinero de EE.UU. y Rusia por gas y petróleo.
Foto: Andrew Burton / Getty Images

En medio de la revelación de que Occidente está pagando a Rusia más de $ 1 mil millones por día por petróleo y gas que Putin puede usar para subsidiar su invasión de Ucrania por $ 15 mil millones por día, el presidente de Rusia, Vladimir Putin, hizo movimientos este martes para bloquear la salida de empresas extranjeras de su país.

Con lo anterior, Putin busca mantener su efectivo para apuntalar su implosión económica de guerra luego del compromiso de BP y Shell de vender 15.000 millones de libras esterlinas (20.000 millones de dólares) en empresas conjuntas tras la invasión de Ucrania.

El primer ministro Mikhail Mishustin anunció que se firmó una orden presidencial cuando los países occidentales intensificaron las sanciones, el rublo se desplomó a un mínimo histórico y los rusos hicieron cola noche y día para sacar efectivo de los cajeros automáticos en medio de una corrida bancaria.

Rusia impondrá restricciones temporales a los inversores extranjeros que buscan salir de los activos rusos para garantizar que tomen una “decisión considerada, no impulsada por la presión política” señaló Mishutin en una reunión gubernamental en Moscú.

No obstante, el ministro no proporcionó detalles sobre cómo se impondría, ya que Shell le dijo a MailOnline que sus planes para romper los lazos con Rusia continuarán según lo planeado. BP aún no ha emitido comentarios al respecto.

“En la actual situación de sanción, los empresarios extranjeros se ven obligados a guiarse, no por factores económicos, sino a tomar decisiones bajo presión política. Para dar a las empresas la oportunidad de tomar una decisión meditada, se preparó una orden presidencial para imponer restricciones temporales a la salida de los activos rusos’, señaló Mishustin.

Esta situación tiene lugar cuando se reveló que Occidente todavía está pagando a Rusia más de $ 1 mil millones por día por petróleo y gas que Putin puede usar para subsidiar su invasión de Ucrania por $ 15 mil millones por día.

Shell dijo el lunes que abandonará su trabajo con Gazprom y se retirará del controvertido oleoducto Nord Stream 2 mientras las potencias occidentales se tambalean por el belicismo del presidente Putin en Europa del Este. Se dice que Shell ofreció 600 millones de libras de financiación para el proyecto.

La compañía advirtió que este representaría un golpe al presentar un plan para salir de una serie de proyectos. Estos incluyen su participación del 27,5% en Sakhalin 2, una instalación emblemática en el Lejano Oriente ruso que es propiedad mayoritaria de Gazprom y produce alrededor del 4% del gas natural licuado del mundo.

No obstante, no anunció a quién venderían sus participaciones. Aunque no abandonará Rusia por completo, pues tiene una red de alrededor de 400 gasolineras y un negocio de lubricantes en el país que dijo que pretende mantener.

El anuncio de Shell se produjo un día después de que BP dijera que estaba cortando los lazos con la compañía petrolera respaldada por el Kremlin, Rosneft. BP ahora busca deshacerse de su participación del 19,75% en Rosneft y el actual jefe, Bernard Looney, se retiró del directorio.

Pero el control de Putin sobre el petróleo y gas del mundo significa que Europa y EE.UU. siguen comprando casi mil millones de dólares al día a Rusia. Mientras que Reino Unido también importa cantidades más pequeñas de Rusia.

Te puede interesar: