¿Qué tan peligroso fue el ataque ruso a la central nuclear ucraniana de Zaporiyia?

La mayor central nuclear de Europa fue alcanzada por un bombardeo ruso, lo que provocó un incendio y suscitó el temor de que se produjera una catástrofe como la de Chernóbil en 1986

Los ataques de Rusia a Ucrania están provocando pérdidas millonarias a la nación gobernada por Volodymyr Zelenskiy.
Los ataques de Rusia a Ucrania están provocando pérdidas millonarias a la nación gobernada por Volodymyr Zelenskiy.
Foto: DANIEL LEAL/AFP / Getty Images

La mayor central nuclear de Europa fue alcanzada por un bombardeo ruso a primera hora del viernes, lo que provocó un incendio y suscitó el temor de que se produjera una catástrofe que podría afectar a toda Europa central durante décadas, como la fusión de Chernóbil en 1986

La preocupación se desvaneció después de que las autoridades ucranianas anunciaran que el incendio había sido extinguido y que, aunque había daños en el compartimento del reactor, la seguridad de la unidad no se había visto afectada.  

Pero, aunque la central nuclear de Zaporiyia tiene un diseño diferente al de Chernóbil y está protegida contra el fuego, los expertos en seguridad nuclear y el Organismo Internacional de la Energía Atómica advierten que hacer la guerra en este tipo de instalaciones y en sus alrededores presenta riesgos extremos. 

¿Un nuevo Fukushima? Peligro de fallo de sistemas de refrigeración 

Una de las principales preocupaciones, planteada por el regulador nuclear estatal de Ucrania, es que, si los combates interrumpen el suministro de energía a la central nuclear, ésta se vería obligada a utilizar generadores diésel menos fiables para proporcionar energía de emergencia a los sistemas de refrigeración en funcionamiento. 

Un fallo de esos sistemas podría provocar una catástrofe similar a la de la central japonesa de Fukushima, cuando un gran terremoto y un tsunami en 2011 destruyeron los sistemas de refrigeración, provocando la fusión de tres reactores. 

Una falla podría provocar una catástrofe similar a la de Fukushima. (Foto: JUNG YEON-JE/AFP via Getty Images)

Zelenski: “El fin para Europa. La evacuación de Europa”

La consecuencia de ello, dijo el presidente ucraniano Volodimir Zelenski, sería generalizada y nefasta. “Si hay una explosión, es el fin para todos. El fin para Europa. La evacuación de Europa”, dijo en un emotivo discurso en plena noche, en el que pidió a las naciones que presionen a los dirigentes rusos para que pongan fin a los combates cerca de la central. 

“Solo la acción urgente de Europa puede detener a las tropas rusas. No permitan la muerte de Europa por una catástrofe en una central nuclear“. 

Combates en Zaporiyia 

Tras tomar la estratégica ciudad portuaria de Jersón, las fuerzas rusas se adentraron en el territorio cercano a Zaporiyia y atacaron la cercana ciudad de Enerhodar para abrir una ruta hacia la central a última hora del jueves. 

No quedó claro de inmediato cómo fue atacada la central, pero el alcalde de Enerhodar, Dmitro Orlov, dijo que se había visto una columna militar rusa dirigiéndose a la instalación nuclear y que se oyeron fuertes disparos en la ciudad.

Más tarde, el viernes, las autoridades ucranianas dijeron que Rusia había tomado la planta nuclear. El portavoz de la planta, Andriy Tuz, declaró a la televisión ucraniana que, a primera hora de la mañana del viernes, los proyectiles cayeron directamente sobre la instalación e incendiaron uno de sus seis reactores. 

Un soldado ucraniano en la central de trenes. (Foto: Daniel LEAL / AFP)

Temor por la excentral de Chernóbil

Al principio, los bomberos no pudieron acercarse a las llamas porque les estaban disparando, dijo Tuz. Los bomberos extinguieron posteriormente el incendio que se desató en un edificio y un laboratorio, según las autoridades de Kiev, tras unas horas de alarma en las que sobrevoló el fantasma de una nueva catástrofe nuclear como la de Chernóbil en 1986 en la misma Ucrania, cuando este país formaba parte de la Unión Soviética.

Y no es la primera vez en esta guerra en el que el temor haya llegado: el 24 de febrero, en el inicio de la invasión rusa, se registraron combates cerca de la ex central de Chernóbil, unos cien kilómetros al norte de Kiev, en manos de las tropas rusas desde entonces.

Preocupación por operaciones militares rusas

Tras hablar con las autoridades ucranianas el viernes, Rafael Grossi, director general del OIEA, el organismo de control nuclear de la ONU, dijo que fue alcanzado un edificio próximo a los reactores y no un reactor en sí. 

“Todos los sistemas de seguridad de los seis reactores de la central no se vieron afectados en absoluto y no ha habido liberación de material radiactivo”, dijo. “Sin embargo, como pueden imaginar, el operador y el regulador nos han dicho que la situación, naturalmente, sigue siendo extremadamente tensa y difícil”. 

A principios de esta semana, Grossi ya había advertido que el OIEA estaba “gravemente preocupado” por la realización de operaciones militares por parte de las fuerzas rusas tan cerca. 

“Es de vital importancia que el conflicto armado y las actividades sobre el terreno en torno a la central nuclear de Zaporiyia y cualquier otra instalación nuclear ucraniana no interrumpan ni pongan en peligro las instalaciones ni a las personas que trabajan en ellas y en sus alrededores”, dijo. 

¿Qué pudo haber pasado?

El reactor afectado estaba fuera de servicio, pero aún contiene combustible nuclear altamente radiactivo. Cuatro de los otros seis reactores han sido desconectados, dejando sólo uno en funcionamiento.

Los reactores de la planta tienen gruesas cúpulas de contención de hormigón, que los habrían protegido del fuego externo de tanques y artillería, dijo Jon Wolfsthal, que sirvió durante la administración de Obama como director principal de control de armas y no proliferación en el Consejo de Seguridad Nacional. 

Al mismo tiempo, un incendio en una central nuclear nunca es bueno, dijo. “No queremos que nuestras centrales nucleares sean asaltadas, que se incendien y que los socorristas no puedan acceder a ellas”, dijo. 

Liberación de material radiactivo

Otro peligro en las instalaciones nucleares son las piscinas donde se guardan las barras de combustible gastado para su refrigeración, que son más vulnerables a los bombardeos y que podrían provocar la liberación de material radiactivo. 

Sin embargo, quizá el mayor problema sea el suministro de energía de la central, dijo Najmedin Meshkati, profesor de ingeniería de la Universidad del Sur de California que ha estudiado tanto la catástrofes de Chernóbil como la de Fukushima, planteando una preocupación también expresada por Wolfsthal y otros. 

La pérdida de energía externa podría obligar a la central a depender de generadores diesel de emergencia, que son muy poco fiables y podrían fallar o quedarse sin combustible, provocando un apagón en la central que detendría la circulación de agua necesaria para enfriar la piscina de combustible gastado, dijo. “Esa es mi mayor preocupación”.

Un peligro diferente que lo ocurrido en Chernóbil

David Fletcher, profesor de la Facultad de Ingeniería Química y Biomolecular de la Universidad de Sidney, que anteriormente trabajó en la empresa de energía atómica del Reino Unido, señaló que ni siquiera el apagado de los reactores serviría de nada si el sistema de refrigeración fallara de ese modo. 

“La verdadera preocupación no es una explosión catastrófica como la ocurrida en Chernóbil, sino los daños en el sistema de refrigeración, que son necesarios incluso cuando el reactor está apagado”, dijo en un comunicado. “Fue este tipo de daño el que condujo al accidente de Fukushima”.  

Joe Biden: “Irresponsabilidad” de Rusia

El ataque ruso provocó conmoción mundial. El presidente estadounidense, Joe Biden, se comunicó de inmediato con Zelenski y con el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, y condenó la “irresponsabilidad” de Rusia.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá este viernes en Nueva York por pedido del Reino Unido para estudiar las consecuencias de estos bombardeos, indicaron diplomáticos.

Tras una conversación con el primer ministro ucraniano, Denys Shmyhal, el director del OIEA, Grossi, hizo un llamamiento a todas las partes para que “se abstengan de realizar acciones” que puedan poner en peligro las centrales nucleares de Ucrania. 

Shmyhal pidió a las naciones occidentales que cerraran los cielos de las centrales nucleares del país. “¡Es una cuestión de seguridad para todo el mundo!”, dijo en un comunicado.


También lee:
· Rusia bombardea central nuclear en Ucrania; si explota, la catástrofe sería 10 veces más grande que la de Chernóbil
· EE.UU. asegura que no hay “niveles elevados de radiación” en la central nuclear ucraniana de Zaphorizhizia
· Avance de convoy ruso hacia Kiev queda estancado por resistencia ucraniana, informa el Pentágono