Jennifer López y Ben Affleck planean redecorar su nueva mansión en Bel Air

Jennifer López y Ben Affleck pagaron $50 millones de dólares por una mansión en Bel Air donde vivirán juntos

Ben Affleck y Jennifer López.
Ben Affleck y Jennifer López.
Foto: Amy Sussman / Getty Images

La pareja de estrellas conformada por Jennifer López y Ben Affleck decidió recientemente dar un paso importante en su relación: comprar una mansión de $50 millones de dólares para compartir en Bel Air, California.

Según varios medios de comunicación la pareja tiene la intención de compartir esta propiedad con sus hijos, los mellizos que JLo tiene con su exmarido Marc Anthony y los tres hijos que Ben Affleck comparte con su antigua esposa Jennifer Garner.

La pareja, que reavivó su romance en 2021 después de suspender su compromiso en 2004, tiene planes para redecorar la casa y hacer algunas renovaciones.

Jen definitivamente está tomando la delantera en la decoración del hogar, pero quieren imprimir el estilo de los dos para que todos se sientan cómodos al mudarse e iniciar este nuevo capítulo en la vida de todos ellos”, ha asegurado una fuente al portal Entertainment Tonight.

La misma fuente también comentó: “Ben y Jen quieren una casa juntos en Los Ángeles, y probablemente en otro par de lugares también, pero esta casa en Bel Air es muy grande para ellos dos solos. Pasan todas las noches juntos cuando pueden, y tener esta casa lo hará más fácil. Es el siguiente paso en su relación y, como los dos están en esto a largo plazo, desean tener un hogar juntos”.

La nueva mansión de JLo y Affleck tiene una extensión de 19,721 pies cuadrados distribuidos en 10 habitaciones, 17 baños, vestíbulo, sala de estar comedor, una cocina de catering completa, dos cocinas adicionales, sala de cine, sala de juegos y otras comodidades.

También te puede interesar:

Jennifer López se compra una hamburguesa de McDonald’s: Ben Affleck la llevó al drive-thru

– El lujoso hogar de Nadia Ferreira, la nueva novia de Marc Anthony, está en Ciudad de México

– Alex Rodríguez podría ser el nuevo dueño de uno de los hoteles de Donald Trump en Washington