De princesa en Japón a plebeya en Nueva York: Mako Komuro tomó un trabajo sin salario en el MET Museum

Mako Komuro, hija mayor del príncipe heredero y sobrina del emperador Naruhito, se mudó a Nueva York tras casarse con su novio de la universidad, un abogado plebeyo, y rechazar un pago de $1.23 millones de dólares al que tenía derecho al dejar la familia real japonesa

La princesa Mako y su esposo Kei Komuro tras contraer matrimonio en Japón, en octubre 2021.
La princesa Mako y su esposo Kei Komuro tras contraer matrimonio en Japón, en octubre 2021.
Foto: Nicolas Datiche / Getty Images

Mako Komuro, la ex princesa que se fue de Japón después de casarse con su novio de la universidad en octubre, ha estado aprovechando su experiencia en historia del arte tomando un trabajo de curaduría sin salario en el famoso Museo Metropolitano de Nueva York, conocido coloquialmente como el MET.

La joven se mudó a finales del año pasado a Nueva York después de que se vio obligada a renunciar a su título real para casarse con su novio universitario plebeyo y buscó una visa para trabajar en Estados Unidos, informó entonces la cadena oficial nipona NHK.

“Una fuente bien versada en el tema dijo que Komuro no forma parte del personal del MET, lo que sugiere que simplemente se ofrece como voluntaria“, apuntó esta semana The Japan Times.

Komuro participó en una exposición de pinturas en pergaminos colgantes inspiradas en la vida de Ippen (1239-1289), un monje que viajó por Japón durante el Período Kamakura (1192-1333) introduciendo el budismo a las masas cantando oraciones mientras bailaba.

La ex princesa se graduó en la Universidad Cristiana Internacional en Tokio con un título en arte y patrimonio cultural. También se matriculó dos veces en Reino Unido: después de estudiar historia del arte en la Universidad de Edimburgo a partir de 2012, obtuvo una maestría en estudios de museos y galerías de arte en la Universidad de Leicester en 2016.

Cuando aún era miembro de la realeza, la princesa trabajó como investigadora especial en el prestigioso Museo Universitario de la Universidad de Tokio, “haciendo malabarismos entre su investigación y sus deberes reales”.

“Lo que me gustaría es llevar una vida pacífica en mi nuevo entorno”

Ex princesa Mako Komuro

En 2017 la hija mayor del príncipe heredero Fumihito de Akishino y sobrina del emperador Naruhito anunció su intención de casarse con el asistente legal Kei Komuro. La noticia se vio empañada más tarde por un escándalo financiero que involucró a la madre del joven, lo que obligó a la pareja a posponer su matrimonio por tres años. Finalmente se casaron en octubre de 2021, pero sin una ceremonia o los rituales de boda que tradicionalmente se llevan a cabo para los miembros de una familia real.

Los recién casados, ambos de 30 años, ahora son financieramente independientes después de que Mako rechazó un pago de $1.23 millones de dólares al que tenía derecho al dejar la familia real. Ella es el primer miembro de la familia imperial japonesa que no acepta el pago desde la Segunda Guerra Mundial. En ese momento dijo que había decidido no hacerlo debido a las críticas en torno a su matrimonio.

Komuro, esposo de Mako, tiene trabajo en un bufete de abogados después de presentar al examen estatal de NY en julio, anunció New York Post.

Durante una conferencia de prensa justo después de su matrimonio, ninguno de los dos proporcionó detalles sobre su mudanza permanente a Nueva York, diciendo en una respuesta por escrito que era un “asunto privado”. “Lo que me gustaría es llevar una vida pacífica en mi nuevo entorno”, escribió Mako Komuro.

No es raro que miembros de la realeza -activos o retirados- trabajen como curadores o en negocios de arte. Por ejemplo, en Reino Unido la princesa Eugenia, nieta de la reina Isabel, ha sido directora de una galería de arte contemporáneo en Londres desde 2015. Ella es la hija menor del príncipe Andrés, quien renunció a la vida pública tras un escándalo de supuesto abuso sexual de menores por el que se encuentra solicitado por la justicia en Nueva York desde la detención del suicida pedófilo Jeffrey Epstein y su amiga Ghislaine Maxwell, quien enfrenta cárcel de por vida.