Comida de lujo que el rey Carlos III rechaza comer

El rey Carlos III rechaza comer un plato considerado un manjar de la alta cocina. Hace 14 años, aun siendo príncipe, el monarca instó a los chefs de las residencias reales a no comprarlo ni cocinarlo

El plato prohibido en el menú real por el rey Carlos requiere que los animales sean alimentados a la fuerza para engordar sus hígados.
El plato prohibido en el menú real por el rey Carlos requiere que los animales sean alimentados a la fuerza para engordar sus hígados.
Foto: STAN HONDA / AFP / Getty Images

La realeza de Reino Unido puede tener en su mesa los alimentos más lujosos si así lo desea. Sin embargo, hay algunos platos que no son bien recibidos por los monarcas, hay uno en especial que el rey Carlos III ha instruido a los chefs de todas las residencias reales que no cocinen.

Tras la muerte de Isabel II, quien no tenía una dieta diaria extravagante pero sí hábitos estrictos, su hijo Carlos asume el puesto como nuevo monarca. Muchas cosas pueden cambiar con el nuevo nombramiento, pero lo que es probable que no cambie es el platillo que el rey Carlos III prohibió en el menú real cuando aún era príncipe.

Los chefs de la Familia Real no pueden comprar ni servir foie gras, una comida considerada un manjar de lujo. El platillo elaborado con el hígado de patos o gansos ha estado prohibido durante los últimos en las cocinas de los palacios durante los últimos 14 años.

Carlos eliminó el foie gras del menú real en 2008. Esta medida sería en respuesta a preocupaciones por el bienestar de los animales. Para producir foie gras, que en francés significa “hígado graso”, los patos o gansos son engordados de manera cruel.

Cómo se produce el foie gras

La organización PETA explica que para producir foie gras, los trabajadores bombean hasta 2.2 libras de grano y grasa en los estómagos de patos o gansos tres veces al día, hasta 4 libras diarias, en un proceso conocido como “sonda”. Con frecuencia las aves son tratadas con rudeza, se dejan con heridas graves y sufriendo.

La alimentación forzada hace que el hígado de las aves se hinche hasta 10 veces su tamaño normal. Muchas aves tienen dificultad para pararse porque sus hígados hinchados distienden sus abdómenes”, señala PETA.

Además, las aves en engorda se mantienen en diminutas jaulas o cobertizos donde no pueden asearse y se cubren con excrementos. Los animales suelen arrancarse las plumas y atacarse entre sí debido al estrés.

En una de las investigaciones de PETA en Hudson Valley en 2013 documentó que se vio a los trabajadores arrastrar patos por el cuello a lo largo del piso de alambre y sujetarlos entre las piernas antes de clavar los tubos de alimentación forzada de metal en sus gargantas.

Qué prefiere comer Carlos III

Entre los alimentos del gusto del Carlos III se encuentran los hongos silvestres, la fruta fresca de temporada y los frutos secos. Disfruta especialmente de una ciruela de su jardín por las mañanas. El rey también gusta de consumir diferentes tipos de miel.

Te puede interesar:
Cuál era la dieta de clase alta de los perros corgis de la reina Isabel II
Alimentos que la reina Isabel II nunca comía
¿Por qué a las abejas reales también se les informó sobre la muerte de la Reina Isabel II?