Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Alix Aspe nos abrieron el corazón de La Mesa Caliente, espacio donde el respeto tiene poder

La Mesa Caliente, programa de Telemundo conducido por Myrka Dellanos, Giselle Blondet, Alix Aspe y Verónica Bastos demuestra que no es un error tener ideas o creencias diferentes, pensar distinto no está mal, la clave está en aprender a escuchar y en respetar al otro sin convertirlo en tu enemigo

Alix Aspe, Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Verónica Bastos son La Mesa Caliente de Telemundo.
Alix Aspe, Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Verónica Bastos son La Mesa Caliente de Telemundo.
Foto: Telemundo / Cortesía

La Mesa Caliente estuvo conectándose con su público en la ciudad de Los Ángeles, desde Universal Studios Hollywood. Myrka Dellanos, Giselle Blondet y Alix Aspe estuvieron disfrutando del calor de L.A. aún cuando venían preparadas y esperando el frío de la ciudad, para olvidarse por unos días del calor de Miami. Tristemente el clima en Hollywood ha sido caluroso y los abrigos pudieron usarlos, sí, pero sólo de noche, nunca de día.

Conversamos con estas estrellas de Telemundo y no sólo compartimos anécdotas, también estuvimos disfrutando de constantes sonrisas y es así como recibieron también a sus fans, nunca bajo la ropa de una famosa celebridad sino como iguales. Y es que las tres concuerdan que al final del día todo lo que han logrado y la posición de la que gozan viene dada por el cariño, la aceptación y el respeto del público.

Myrka, Verónica, Giselle y Alix son amigas, compañeras y colegas. La química no se puede fingir, está o no está. Es importante entender esto, ya que esa es la razón por la cual han logrado acoplarse tan bien juntas, aún cuando son muy diferentes entre si. 150 shows. El número se escribe y se dice fácil, pero ellas están haciendo la historia en el día a día, disfrutando del proceso.

La clave del éxito

Respeto. La clave para que cuatro puntos de vista tan distintos entre si quepan en La Mesa Calienta está en el respeto que se tienen. Myrka Dellanos aporta el lado conservador de la noticia, y es que la periodista, por primera vez, se encuentra dando su punto de vista ante temas tan polémicos como es el aborto, por mencionar alguno. Durante años su trabajo delante de las cámaras y en las redes sociales fue dar la noticia, informar, no aportar su opinión. Como conductora de Primer Impacto y durante el tiempo en el que estuvo también con Al Rojo Vivo informar fue su día a día, pero ahora, los tiempos han cambiado y este proyecto de Telemundo le pide dar su opinión.

Giselle Blondet por su parte destaca que no estaba acostumbrada a hablar y opinar sobre la vida de los famosos, mucho menos hablar de política y religión, hecho que al día de hoy aún le cuesta, pero acepta el reto y ofrece sus puntos de vista con total respeto y consideración de todas las partes. Recordemos que durante muchos años ella estuvo del otro lado, siendo el blanco de los programas de entretenimiento.

Giselle además siempre ha gozado del cariño, el respeto y el cobijo del público. Muchos, durante años, amanecieron con su rostro en las pantallas de Despierta América, razón por la cual la sienten aún más cercana al corazón de sus hogares.

Alix Aspe, por otra parte, tiene una opinión mucho más entusiasta sobre el tipo de trabajo que realizan en La Mesa Caliente: “A mi me fascina, ya era hora tener un programa en donde los periodistas podemos dar nuestra opinión”, dijo siendo enfática. Esta es una cualidad de Aspe en el programa, es clara, concisa, directa. No permite que el respeto se aleje de sus argumentos, pero es completamente fiel a su esencia y a sus creencias.

Aspe es una mujer joven, llena de vitalidad y de entusiasmo. Es para muchos la voz del adulto joven y se ha convertido además no sólo en un referente de opinión en La Mesa Caliente, sino también en una “fashion icon”, y es que la belleza y la inteligencia están en sus manos.

Estas tres conductas concuerdan que al final del día también buscan demostrarle al público que el programa en si es un reflejo sano de la sociedad que podemos ser. “Pensamos diferente”, dijeron y es que en sus opiniones y respuestas está, de alguna manera, reflejado el mundo. En La Mesa Caliente Myrka, Alix, Giselle y Verónica Bastos están separadas por ideas, ideologías, filosofías, prácticas y creencias, pero en medio de todo lo que son y lo que no son se encuentran, se abrazan, se respetan, se aceptan, conviven y caminan juntas. Porque en el diálogo también logran hallar similitudes.

Mujeres al poder

La Mesa Caliente es un programa de opinión conducido por mujeres, que no hace distinción en el género, la información es información y su opinión no sólo parte de sus experiencias de vida, también son un reflejo de la sociedad en la que se formaron, pero así también son el anhelo de la sociedad que ansían ser parte.

Myrka, Alix, Giselle y Verónica hablan de diversos temas con conocimiento de causa, ejemplificando que en la actualidad la mujer tiene voz y esta debe escucharse. La mujer tiene presencia y ésta debe ser tan reconocida como respetada. La mujer es profesional, tiene aspiraciones y merece estar al frente de cualquier proyecto, trabajo y/o emprendimiento.

Espera nuestra siguiente entrega, porque tenemos más que contarte sobre este encuentro con las conductoras de La Mesa Caliente. Hablamos de la próxima boda de Alix Aspe, de los galanes que les está buscando a Giselle y a Myrka Dellanos, boda en la que ellas, además, quieren ser damas de honor. Les pregunté, también, cuál ha sido la entrevista más complicada que han hecho en lo que va del show, y ellas lograron darle la vuelta a mi pregunta…


Lee más de La Mesa Caliente aquí:
La Mesa Caliente de Telemundo sale de Miami y se trae a sus conductoras para Los Ángeles
Myrka Dellanos regresa al estudio de ‘La Mesa Caliente’ y el público no contiene su alegría
Giselle Blondet vive un ardiente momento en La Mesa Caliente al besar a Guillermo Dávila