Más del 40 por ciento de la población mundial aún cree en la brujería

Un nuevo estudio revela que más del 40 por ciento de las personas aún creen en la brujería a pesar de los avances logrados por la cosmovisión científica desde la Edad Media

Algunos países son un semillero de creencias de brujería.
Algunos países son un semillero de creencias de brujería.
Foto: Cottonbro Studios / Pexels

Atrás quedaron los días de quemar a las brujas en la hoguera, sin embargo, a pesar de los avances logrados por la cosmovisión científica desde la Edad Media, un nuevo estudio revela que más del 40 por ciento de las personas aún creen en la brujería, o “podrían creer”. 

Si bien la prevalencia de estas supersticiones anticuadas varía mucho entre países, los investigadores identifican varios factores culturales, políticos y económicos que parecen alentar tales creencias, según el estudio publicado en la revista PLOS ONE.

Las respuestas de más de 140,000 personas en 95 países y territorios se compilaron en un conjunto de datos masivo, lo que permitió a los autores del estudio pintar una imagen amplia del estado de las creencias sobre la brujería en todo el mundo. 

En general, el 43 por ciento de los participantes estuvo de acuerdo con la afirmación de que “ciertas personas pueden lanzar maldiciones o hechizos que hacen que le sucedan cosas malas a alguien”. 

“Un cálculo simple basado en los datos de la población adulta arroja cerca de mil millones de creyentes en solo los 95 países de la muestra, sin duda un recuento insuficiente debido a la sensibilidad de la pregunta sobre la brujería para al menos algunos de los encuestados”, escriben los investigadores. 

Sin embargo, continúan explicando que mientras algunos países son un semillero de creencias de brujería, otros albergan una población más racional.

Por ejemplo, mientras que solo el nueve por ciento de los suecos dijeron que encontraban creíble la hechicería, el 90 por ciento de las personas en Túnez admitieron creer en las brujas.

Los autores del estudio buscan aclarar y comprender la función social de las creencias sobre la brujería: “A lo largo de los siglos, el propósito más obvio de las creencias de brujería ha sido proporcionar una explicación definitiva para los eventos desafortunados en la vida de las personas y, por lo tanto, ayudar a sobrellevar la situación”, explican.

En consecuencia, encuentran que tales creencias están “correlacionadas con la exposición a ciertos impactos como la sequía agrícola y el desempleo”. Los investigadores también dicen que el concepto de brujería ayuda a “mantener el orden y la cohesión en ausencia de mecanismos de gobierno efectivos” y, por lo tanto, está “más extendido en países con instituciones débiles”.

Sin embargo, al mismo tiempo, señalan que “estas funciones o beneficios potenciales probablemente tengan un alto costo de destrucción del tejido social, lo que contribuye a la ansiedad y el estancamiento económico”.

Al analizar diferentes enfoques para combatir estos daños, los autores del estudio dicen que es probable que el simple hecho de tratar de educar a las personas sobre la “falacia” de la brujería resulte contraproducente. 

Por ejemplo, señalan que si bien una persona puede entender completamente que las enfermedades son causadas por picaduras de mosquitos, esa misma persona aún puede atribuir sus posibilidades a la brujería.

Del mismo modo, los investigadores advierten contra la prohibición de tales creencias, ya que hacerlo podría aumentar los temores de que las nuevas leyes “dejen libres” a las brujas potenciales y las protejan.

Por lo tanto, según los autores del estudio, el mejor enfoque es centrarse en construir instituciones sociales que brinden mayor seguridad, protegiendo a las personas de los desastres físicos y económicos y, por lo tanto, reduciendo la necesidad de creencias de brujería como estrategia de supervivencia.


También lee:
· ¿Cuáles son los estados más embrujados de Estados Unidos?
· Videos espeluznantes muestran “sucesos paranormales” dentro de esta antigua funeraria de Gran Bretaña
· Esta ciudad de Florida es considerada una de las más “embrujadas” de todo Estados Unidos