Hasta cuándo es seguro seguir comiendo recalentado de Thanksgiving

Toma en cuenta qué tipos de alimentos pueden echarse a perder más rápido en comparación con otros, así como la forma correcta de recalentarlos para que sigas comiendo las sobras de Thanksgiving de manera segura

Checa hasta cuándo es seguro seguir comiendo las sobras de Thanksgiving.
Checa hasta cuándo es seguro seguir comiendo las sobras de Thanksgiving.
Foto: Shutterstock

Es muy probable que tu festejo de Thanksgiving se prolongue por unos cuantos días más puesto a que es imposible acabarnos toda la comida que preparamos para esa cena tan especial con nuestros seres queridos.

Incluso, hay quienes aseguran disfrutar aún más del recalentado de Thanksgiving, ya que tras haber pasado los platillos un par de veces más por la estufa o el horno, estos agarran un sabor mucho más delicioso.

Lo cierto es que pasado el fin de semana, ya no es tan agradable seguir comiendo recalentado de Thanksgiving e incluso, ya no sería tan seguro consumir determinados alimentos.

Sobre el tema, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos da una serie de recomendaciones para manejar de forma segura las sobras de la cena de Thanksgiving y que sean ricas y seguras de consumir.

La primera regla es que debes meter las sobras al refrigerador en un contenedor con tapa tan pronto como se terminen de cocinar o recalentar, incluso si aún siguen calientes o de ellas continúa emanando vapor.

Un estudio reciente reveló que 76% de las personas esperan a que las sobras lleguen a temperatura ambiente antes de refrigerarlas; sin embargo, esto no es necesario, pues le puede dar tiempo a las bacterias para crecer.

Lo segundo que debes tomar en cuenta es que los alimentos perecederos se deben calentar a una cierta temperatura después de estar refrigerados, principalmente para evitar el crecimiento de bacterias que te puedan enfermar.

“En el refrigerador, (las sobras de Thanksgiving) pueden durar de 3 a 4 días, así que los puede seguir disfrutando. Pero si los va a sacar para recalentarlos, asegúrese que lleguen a la temperatura de 165 °F“, explicó María Machuca, especialista en seguridad alimentaria del Departamento de Agricultura.

Entonces, tomando en cuenta este dato, realmente tendrían hasta el próximo lunes 28 de noviembre para seguir comiendo de lo que quedó de la cena de Thanksgiving. De hecho, esto pocos lo saben, ya que estadísticas muestran que 3 de cada 4 personas asegura que mantienen lo que quedó de su cena de Thanksgiving por más de 4 días, una práctica sumamente peligrosa debido a la posibilidad del desarrollo de bacterias.

En caso de que decidas congelar las sobras, lo recomendable es comerlas en un periodo de entre 2 y 6 meses para que las puedas disfrutar, sin que estas pierdan su calidad. De hecho, Machuca advierte que las carnes y aves son las que más rápido se echan a perder, seguidos de alimentos perecederos.

¿Cómo debes recalentar las sobras de Thanksgiving de forma correcta?

El Departamento de Agricultura indica que es completamente seguro recalentar las sobras congeladas directamente en un sartén, microondas u horno convencional. El recalentado tardará más que si lo hicieras después de descongelar los alimentos, pero es seguro hacerlo si no cuentas con tiempo suficiente.

Los alimentos recalentados deberán alcanzar una temperatura de 165 °F para poder ser consumidos; además, es importante cubrirlos para que el calor alcance todo el platillo.

También, en el caso de salsas, sopas o gravies, asegúrate de que lleguen a punto de ebullición antes de servirlas.

Si usas el microondas, revisa la temperatura de la comida colocando un termómetro en distintos puntos, pues es común que haya porciones que no se hayan calentado lo suficiente. Agrega un poco de líquido para generar mayor vapor y humedad, lo que ayuda a matar cualquier bacteria presente.

Te puede interesar:

* Cómo deshacerse de la culpa alimentaria durante las fiestas navideñas
* Thanksgivng y Navidad 2022: el 33% de los estadounidenses cambiará sus opciones habituales de comida y regalos para gastar menos
* Cómo garantizar que las sobras sean seguras para comer