Los siete peores momentos del Subway en el último año

Sigue a El Diario NY en Facebook
Los siete peores momentos del Subway en el último año
Las aglomeraciones son algo con lo que lidian a diario los pasajeros.
Foto: Getty Images

Nueva York se levanta cada día con anuncios de la MTA avisando que hay demoras en el Subway, apagones, problemas con las señales, obras… El martes fue un descarrilamiento del tren A en Manhattan que dejó múltiples heridos; el último capítulo de una pesadilla que atormenta a los neoyorquinos.

Los problemas en el Subway, que empezaron hace más de 50 años, se han empeorado en los últimos meses debido al creciente número de pasajeros que provocan aglomeraciones y por consiguiente constantes retrasos, y por las fallas en el centenario sistemas de señalizaciones que ya no da para más, y no está siendo renovado de forma rápida.  

El peor año del Subway:

1. Retrasos en más de 13 líneas. 13 de julio de 2016

El año de terror de MTA comenzó en julio de 2016, cuando uno de los clásicos apagones en la calle 42 dejó retrasos en trece líneas. Aquella vez se debió a un problema con el centro de control y el sistema de señales. Todos aquellos neoyorquinos que usaban alguna línea de la 1 a la 6 o de la A a la F, incluyendo también la M se vieron afectados.

2. Incendio genera suspensión de varias líneas en Navidad. 26 de diciembre de 2016.

Miles de pasajeros se llevaron un regalo de Navidad inesperado con un incendio en la calle 53 entre la Sexta y la Séptima avenida en Manhattan que obligó a realizar una evacuación inmediata cuando las llamas llegaron al Subway. Se vieron afectadas las líneas B, D, F y M.

3. Frío provoca retrasos masivos. 9 de enero de 2017.

Año nuevo, vida nueva, pudieron pensar varios neoyorquinos. En nueve días se volvió a la realidad, con una interrupción del servicio en ocho líneas del subway en las ‘horas pico’. Varios desagües congelados hicieron que el agua no fluyera, y acabó inundando los raíles, lo que provocó una interrupción de servicio en la estación de la 4. Todos los trenes de la A a la F sufrieron problemas, así como la M y la R. Para descongelar la tubería hubo que desconectar la electricidad, lo que afectó a las señales y provocó un efecto dominó masivo que retrasó todo el servicio.

4. Varias líneas se ven afectadas por la nieve. 9 de febrero de 2017.

El mal tiempo volvió a provocar problemas en el transporte público de la ciudad, dificultando que los neoyorquinos pudieran llegar a tiempo a trabajar. La MTA informó de demoras en diez líneas: 1, 2, 3, 5, L, B, D, J, N y W, principalmente por problemas con las señalización.

5. Corte eléctrico causa retrasos y cambios de rutas. 21 de abril de 2017.

Unas semanas más tarde se volvió a vivir otra mañana caótica. Todo comenzó con un problema eléctrico en la Sexta avenida en plena ‘hora pico’. La MTA suspendió el tren B, y modificó las rutas de los trenes D, E, M. Además, se registraron retrasos en casi todas las áreas de la ciudad, incluyendo las líneas B, C, D, E, F, J, M, N, Q y R.

6.Viajeros quedan atrapados sin luz ni aire acondicionado. 6 de junio de 2017.

El mes pasado se vivió uno de los momentos de mayor miedo en la línea F, y se acusó a la MTA de no reaccionar de manera frontal con sus pasajeros, puesto que no se les informó del apagón. Cuando el verano y el calor comenzaban a asomar, decenas de pasajeros quedaron atrapados casi una hora en total oscuridad y sin aire acondicionado. La situación dejo escenas más propias de The Walking Dead que del Subway de una de las ciudades más importantes del planeta.

7. El pequeño detalle que alteró casi una docena de líneas. 21 de junio de 2017.

La semana pasada un problema de señal en la calle 34 (Penn Station) causó retrasos en una docena de trenes provocando una caótica mañana en la Gran Manzana. La agencia no tuvo otro remedio que disculparse por primera vez: “Confían en nosotros para que los llevemos al lugar donde necesitan estar, y esta mañana, le hemos fallado. Nos disculpamos por la inconveniencia”, se leía en un tuit.