Incierto el futuro de nuevo plan con cheques de estímulo a una semana de las elecciones

Ni la Casa Blanca ni los líderes demócratas se han expresado en las últimas horas sobre el curso de las negociaciones

Incierto el futuro de nuevo plan con cheques de estímulo a una semana de las elecciones
El portavoz de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, y su contraparte en la Cámara, Nancy Pelosi.
Foto: Win McNamee / Getty Images

A poco más de una semana para la fecha oficial de las elecciones, los representantes de la Casa Blanca y la portavoz de la mayoría en la Cámara, Nancy Pelosi, no han alcanzado un acuerdo definitivo que permita aprobar nuevas ayudas para los millones de estadounidenses impactados por la pandemia.

El presidente Donald Trump había dado a las partes un periodo de 48 horas esta semana que se cumplieron ayer para lograr un paquete legislativo que incluya las propuestas de ambas delegaciones. Pero nada nuevo ha trascendido sobre el curso de las conversaciones en las últimas horas.

Hasta la mañana de este sábado, Trump no había hecho declaraciones al respecto, ni siquiera por Twitter, para actualizar el estatus del proceso; y tampoco miembros de su gabinete ni sus asesores. Ayer, desde la Casa Blanca, se limitó a repetir el argumento que hizo en el debate presidencial esta semana en Tennessee en el sentido de que los demócratas liderados por Pelosi solo buscan más fondos para los estados “azules”.

Pelosi, quien el jueves se mostró optimista con los avances en las negociaciones, compartió este viernes en su cuenta de Twitter un segmento de una entrevista con la cadena MSNBC en la que indica que hasta que los republicanos no entiendan que la “ciencia” y la “gobernanza” son la clave para aplastar al virus continuará el tranque.

El tiempo corre para que los miembros del Congreso puedan aprobar un nuevo paquete antes de las elecciones. Al calendario se suma el plan del portavoz de la mayoría en el Senado, Mitch McConnell, para cerrar el debate y llevar a votación el lunes el nombramiento de la jueza Amy Coney Barrett al Tribunal Supremo.

Es precisamente en ese cuerpo legislativo que Trump necesita convencer a varios de los miembros del partido que encabeza para que respalden el nuevo paquete de estímulo bipartidista que se busca alcanzar desde hace meses.