¿Qué sucede realmente cuando la comida se deglute por el lado equivocado?

Cuando la comida se va por el lado equivocado y la tos no resuelve el problema

¿Qué sucede realmente cuando la comida se deglute por el lado equivocado?
Cuando la comida se fue por el lado incorrecto, la tos se inicia como una medida para solucionar el problema.
Foto: Linus Schütz / Pixabay

Si en algún momento has sentido que te ahogas con un poco de agua o comida y viene la tos, sucede que se fue por el lado equivocado.

Esófago y tráquea

Cuando tu comida o bebida está lista para bajar hasta el estómago se coloca cerca de los extremos de dos conductos, el esófago y la tráquea. El primero es tu tubo de alimentación y el otro es tu tubo de respiración.

El cuerpo sabe cuál es el conducto indicado, el camino del esófago. Así que unos músculos se desplazan para cerrar la tráquea y evitar se vaya por allí la comida. Pero hay ocasiones en que por distintos factores se puede ir hacia la tráquea, cuando esto sucede se llama “aspiración”.

Cuándo las cosas pueden irse por el lado equivocado

Las cuerdas vocales y la epiglotis ayudan a mantener las vías respiratorias cerradas a los alimentos, bebidas o saliva. Es un proceso que a veces puede salir mal, especialmente cuando:

Estas distraído.

Hablas con la boca llena. Si desde niño te decían que no lo hicieras, no solo es cuestión de modales, también evita que la comida se vaya por donde no debe. Hablar mantiene abiertas las vías respiratorias mientras tragas, cuando deberían estar cerradas y protegidas.

Comes rápido. Opta por bocados pequeños y mastícalos bien.

¿Qué le pasa a tu cuerpo cuando aspiras?

Tu cuerpo desencadena una descarga de adrenalina, aumenta la frecuencia cardíaca y la presión arterial. La tos se inicia como una medida para solucionar el problema. Suele ser breve si expulsamos rápidamente el material aspirado.

En una situación extrema puede venir la fiebre y niveles reducidos de oxígeno, lo que requiere atención médica por una posible neumonía, explica el Dr. Bohdan Pichurko Director del Laboratorio de Función Pulmonar de Cleveland Clinic.

Cuando los bronquios están sanos son estructuras delicadas y estériles que no toleran la intrusión de material anormal.

¿Qué hacer si la tos no arregló el problema?

Acuéstate boca abajo con un cojín debajo de las caderas. Así se inclina la tráquea ligeramente hacia abajo y esto puede ayudar a expulsar el material extraño.

Si la tos sigue después de dos horas o aparece sangre, consulta a un médico. “Más de 24 horas después de la aspiración, una infección respiratoria como la bronquitis o la neumonía pueden complicar el proceso señala el Dr. Pichurko.

Si experimentas episodios repetidos de aspiración, es posible que la culpa sea un trastorno de deglución o un problema neurológico.

Aspiración en niños

Los niños que se atragantan y tosen pero siguen siendo capaces de respirar y de hablar, se suelen recuperar sin ayuda, explica Kids Health.

En los casos en los que se obstruye completamente el paso del aire, el cerebro deja de recibir oxígeno, el atragantamiento se convierte en un episodio de asfixia por aspiración. Un niño puede estarse asfixiando y requerir ayuda médica si no puede respirar, ni hablar o emitir sonidos, se pone azul, flácido. Es necesario iniciar inmediatamente las compresiones abdominales.

Te puede interesar: