8 bocadillos que parecen saludables, pero en realidad no lo son

Botanas "saludables" que no favorecen tu salud ni tu peso

8 bocadillos que parecen saludables, pero en realidad no lo son
Las barras de cereales suelen tener azúcares añadidos.
Foto: Hannah Joy Photography / Pexels

Muchos alimentos que se promueven como saludables pueden no serlo realmente. A veces los términos “natural”, “orgánico”, “integral” y “bajo en grasas” suelen confundirte, pueden tener las características anteriores y también elevadas cantidades de azúcar y sodio.

Aquí ocho ejemplos de bocadillos que aparentan ser saludables pero que podrían no ser tan buenos para ti:

1. Avena instantánea con sabor

La avena instantánea natural posee un buen valor nutricional. Es rica en fibra, baja en calorías y grasas. También aporta fósforo, magnesio y zinc. Pero la avena aromatizada y endulzada tiene un alto contenido en azúcar. Por ejemplo, un paquete (43g) de Quaker Maple y Azúcar Moreno contiene 12 gramos de azúcar.

Elige avena simple y agrega sabor y más nutrientes con fruta y nueces.

2. Granola

Foto: Shutterstock

La granola puede tener ingredientes que son saludables, pero muchas de las que encuentras en el supermercado esconden mucho azúcar (aún si es miel es azúcar añadido), también suelen agregar mantequilla y aceite vegetal. Opta por una baja en azúcares o realiza fácilmente tu granola en casa.

3. Yogur aromatizado y bajo en grasa

Foto: PxHere

El yogur con infusión de sabor e incluso el natural endulzado pueden contener hasta 32 gramos de azúcar en un recipiente de 6 onzas.

También debes tener cuidado con el yogur bajo en grasas, puede ser alto en azúcar agregado para mejorar su sabor. Elije yogur natural y sin azúcar, ya sea colado (griego) o sin colar. Agrega dulzura y sabor con fruta fresca.

4. Galletas de arroz inflado

Foto: Mabel Amber /Pixabay

Las galletas de arroz inflado no tienen beneficio nutricional y aunque suelen ser bajas en calorías, son calorías vacías. Verifica la etiqueta para evitar aquellas que tienen un alto contenido en sodio. Para un bocadillo más saciante, agrega sabor, proteína y grasas saludables con un poco de mantequilla de maní encima en lugar de aderezos con exceso de azúcar y sodio.

5. Fruta enlatada

Foto: Istu zhang/Pexels

Las frutas son parte de una dieta saludable, aportan nutrientes, antioxidantes y fibra. Las frutas en lata son una opción económica y con una larga vida útil, pero evita adquirirla en almíbar ya que eso significa azúcar que no necesitas. Opta por fruta que esté sellada con agua o su propio jugo.

6. Carne seca

Foto: Shutterbug75/Pixabay

La carne seca es una fuente de proteína y una excelente opción para llevar. Sin embargo, no debes consumirla con tanta frecuencia y debes hacerlo con moderación, ya que tiene un alto contenido de sodio y puede conllevar los mismos riesgos para la salud que están relacionados con el consumo de carnes procesadas.

7. Mezcla de frutos secos

Frutos secos y semillas
Foto: Jonathan Borba/Pixabay

La mezcla de frutos secos puede tener un alto contenido de azúcar. Siempre es mejor hacer tu propia mezcla de frutos secos, sin azúcar ni sal añadidos. Te aportarán nutrientes, grasas buenas y fibra, Te ayudan a mantenerte lleno sin todas las calorías y el azúcar adicionales.

8. Snacks sin gluten

Foto: Congerdesign/Pixabay

Si no tienes intolerancia al gluten no hay razón para evitarlo, según publica Yale Medicine. Hay la falsa idea de que sin gluten es más saludable. Los alimentos procesados ​​sin gluten pueden tener una baja calidad nutricional al contener azúcar refinado, grasas saturadas, sodio y tienen un índice glucémico más alto. Además son más bajos en proteínas, hierro y ácido fólico en comparación con sus contrapartes que contienen gluten.

¿Por qué el alto consumo se azúcar y sodio no es saludable?

El azúcar agregado además de dejarte unos kilos de más y favorecer la obesidad, también contribuyen al desarrollo de diabetes tipo 2 y enfermedades cardíacas. La Asociación Americana del Corazón recomienda limitar los azúcares agregados a menos de 6 cucharaditas por día para mujeres y niños y 9 cucharaditas para hombres.

El elevado consumo de sodio (más de 5 gramos de sal por día) contribuye a la hipertensión arterial y aumenta el riesgo de cardiopatía y accidente cerebrovascular.