Ajo negro: fortalece al sistema inmunológico, aumenta el deseo sexual y es un magnífico antiinflamatorio natural

El ajo negro es un tesoro culinario y nutricional de inmensas propiedades medicinales. Se trata de ajo blanco normal, al que que se le ha permitido envejecer bajo estrictos controles de temperatura y humedad. El resultado es un alimento de inmenso poder antioxidante que beneficia la salud en numerosos aspectos

Ajo negro: fortalece al sistema inmunológico, aumenta el deseo sexual y es un magnífico antiinflamatorio natural
El ajo negro es considerado un poderoso aliado para estimular al sistema inmune, protege al corazón, combate la diabetes y es un gran aliado para potenciar el deseo sexual.
Foto: Shutterstock

El ajo simplemente es uno de los alimentos medicinales más poderosos de todos los tiempos. Desde épocas antiguas su reputación ha crecido al grado de posicionarse como un gran aliado natural para mejorar la salud. De manera particular en los últimos meses todos hablan acerca del poderoso ajo negro, se trata de una técnica en la cual el ajo es sometido a un calor suave durante varios días ¿El resultado? No solo es una joya culinaria portador de un sabor que sorprende a todos, se trata de un alimento de inmenso poder antioxidante y por lo tanto medicinal. 

Sobre el origen del ajo negro se han dicho muchas cosas. La versión más extendida cuenta que se descubrió por accidente, cuando un investigador inglés buscaba la manera de hacer más digestivo al ajo. El secreto consistía en exponer al ajo a humo de madera y se dio cuenta que al cabo de un mes no solo pierde su característico olor original, sino que aumentan sus propiedades. Por lo tanto el ajo negro, es simplemente ajo blanco normal al que se le ha permitido envejecer bajo estrictos controles de temperatura y humedad, el resultado es que se vuelve negro y pegajoso ¿La razón? Es sometido a un proceso llamado reacción de Maillard, que es una reacción química entre los aminoácidos del ajo y los azúcares presentes de forma natural. El ajo negro también se diferencia del ajo crudo y fresco en cuanto a apariencia y tacto. Por lo tanto la textura es muy diferente a la del ajo normal y es ideal para untar y esparcir de una manera mucho más uniforme.

Lo cierto es que el ajo negro no solo es un magnífico y atractivo alimento para integrar como una novedosa herramienta culinaria ¡es maravilloso para la salud! Con base en ello nos dimos a la tarea de seleccionar algunos de sus beneficios más notables. 

1. Es rico en antioxidantes

Los expertos señalan que la diferencia más notable entre el ajo negro y el blanco, es que el negro contiene más fenoles, es decir antioxidantes. Y no es cualquier cosa, este aumento es de casi el triple, por lo tanto es un magnífico estimulante inmunitario y un gran aliado en la prevención de enfermedades. La investigación sugiere que el ajo negro alcanza su contenido máximo de antioxidantes después de 21 días de fermentación. El papel de los antioxidantes en la salud es clave y se relaciona con beneficios para proteger a las células contra los radicales libres, sustancias que ocasionan graves problemas de salud como es el caso del cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad. 

2. Protege al corazón

No en novedad hablar sobre los beneficios del ajo en la salud cardiovascular, desde hace siglos es considerado un buen aliado. Sin embargo de manera específica un reciente estudio publicado en la revista Nutrition Research, encontró que las ratas que fueron alimentadas con ajo negro tenían menos indicadores de enfermedades cardíacas, incluidos niveles reducidos de colesterol LDL (malo) en la sangre, que las que no recibieron ajo negro. Otro estudio también realizado en ratas, encontró que el ajo negro (y el ajo crudo) ayudó a mejorar la circulación y a proteger contra el daño cardíaco. También es notable señalar, que la ciencia ha demostrado que el ajo negro, en particular, ayuda a reducir la concentración de nitrógeno ureico en sangre (BUN). Cuando el BUN es alto, le indica al cuerpo que produzca la hormona vasopresina, que puede aumentar su presión arterial y causar un desequilibrio electrolítico.

3. Mejora la resistencia a la insulina

Es bien sabido que la resistencia a la insulina, es un factor de prediabetes y diabetes, ya que las células no pueden tomar fácilmente la glucosa de la sangre. La resistencia a la insulina se refiere al proceso en el cual células de los músculos, la grasa y el hígado no responden bien a la insulina, una hormona producida por el páncreas que ayuda a que la glucosa (es decir, el azúcar) en la sangre ingrese a las células, donde se usa como energía. Si bien el tratamiento y supervisión médica son fundamentales, el ajo negro es una extraordinaria terapia complementaria para disminuir el riesgo de padecer diabetes y también ayuda a mantenerla bajo control.

4. Poderoso en la prevención del cáncer

El cáncer es una de las enfermedades mortales más comunes en la actualidad. Si bien existen muchos factores que intervienen en el desarrollo y la prevención de diferentes tipos de cáncer, la calidad de la dieta influye mucho en la prevención. De hecho se cuenta con algunas investigaciones que comprueban las propiedades anticancerígenas del ajo negro y es por ello un gran complemento en un estilo de vida holístico y saludable. Un pequeño estudio realizado en 21 personas, analizó el impacto del extracto de ajo negro en las células cancerosas de pulmón, mama, estómago e hígado, y descubrió que la solución resultaba tóxica para esas células cancerosas en cuestión de días. El ajo negro también superó a una solución de extracto de ajo regular en ese estudio. Los investigadores comprobaron que gran parte de sus beneficios en la prevención del cáncer se relacionan con sus poderosos antioxidantes y efectos antiinflamatorios.

5. Aumenta el deseo sexual

El ajo es un gran afrodisiaco natural y es considerado un gran aliado natural para mejorar la fertilidad y el apetito sexual en los hombres, gracias a su contenido en zinc. Lo mejor es que se ha comprobado un efecto mayor en las mujeres por su alta dosis de vitamina C y complejo B.m Además, como no tiene un sabor ni un olor fuerte, no afecta al aliento o el olor de la sudoración, lo cual podría ser un problema en la cama. El ajo negro favorece la circulación, ya que es rico en el aminoácido arginina, una sustancia que se relaciona con una magnífica capacidad vasodilatadora y es por ello que desde hace muchos años es utilizado como un buen tratamiento contra la disfunción eréctil. Cabe mencionar que se trata de un beneficio para ambos sexos, ya que la erección masculina es un fenómeno de flujos sanguíneos, pero las mujeres también cuentan con mecanismos eréctiles, como el clítoris. Los expertos recomiendan consumir el ajo negro en gotas o extracto, ya que de esta forma se potencian mucho más sus bondades para la salud y vida sexual ¡hasta 10 veces más!

Te puede interesar: