Misioneros secuestrados en Haití se encuentran en manos de una de las bandas más peligrosas

El grupo secuestrado este sábado estaba compuesto por 3 niños y 14 adultos, todos ellos miembros de la asociación de misioneros Christian Aid Ministries, con sede en el estado de Ohio, en el medio oeste de Estados Unidos

Segunda brigada de la 82a Aerotransportada el 19 de enero de 2010 en la ciudad de Terra Noire, en las afueras de Port-au-Prince, Haití en 2010. / Imagen referencial.
Segunda brigada de la 82a Aerotransportada el 19 de enero de 2010 en la ciudad de Terra Noire, en las afueras de Port-au-Prince, Haití en 2010. / Imagen referencial.
Foto: Win McNamee / Getty Images

La banda armada 400 Mawozo, una de las más peligrosas de Haití, es la responsable del secuestro de17 personas, la mayoría misioneros estadounidenses y sus familiares, informaron este domingo medios de estadounidenses.

Fuentes policiales citadas por The New York Times y de organizaciones haitianas mencionadas por The Washington Post responsabilizan del secuestro a esa banda armada, que lleva años sembrando el terror en los suburbios de Puerto Príncipe y que controla parte de la localidad de Ganthier, donde se produjo el rapto.

La banda ha puesto el foco recientemente en las iglesias y los grupos religiosos.

En abril esta banda secuestró a 10 personas, entre ellas varios religiosos, dos de ellos franceses, que fueron liberados a finales de ese mes en un caso que precipitó la dimisión del entonces primer ministro haitiano, Joseph Jouthe.

El grupo secuestrado este sábado estaba compuesto por 3 niños y 14 adultos, todos ellos miembros de la asociación de misioneros Christian Aid Ministries, con sede en el estado de Ohio, en el medio oeste de Estados Unidos.

Así lo confirmó a The New York Times un miembro de esa asociación, Dan Hooley, quien agregó que, de los secuestrados, 16 son estadounidenses y uno es canadiense, y que 2 de los niños son muy pequeños, incluido uno de 2 años.

El sábado por la noche, Christian Aid Ministries envió un mensaje de audio que describió como “alerta de rezo” y en el que explicaba que los misioneros habían sido secuestrados cuando se encontraban volviendo a casa en autobús, después de visitar un orfanato en Fond Parisien, informan The New York Times y The Washington Post.

“Recen para que los miembros de la banda se arrepientan y tengan fe en Jesucristo”, decía el mensaje de audio enviado a otras organizaciones, que añadía que el director de la misión y la embajada estadounidense estaban “trabajando para ver qué se puede hacer”.

Uno de los estadounidenses secuestrados pidió ayuda en un mensaje publicado en un grupo de WhatsApp justo después del secuestro, aseguró al Post una fuente familiarizada con lo ocurrido.

“¡¡Por favor, recen por nosotros!! Nos han tomado como rehenes, han secuestrado a nuestro conductor. Recen, recen, recen. No sabemos a dónde nos están llevando”, rezaba el mensaje.

Gédéon Jean, director del haitiano Centro de Análisis de Investigación en Derechos Humanos (CARDH), aseguró al diario washingtoniano que el “modus operandi” de la citada banda armada es “secuestrar autos y autobuses enteros” y pedir después “un precio para liberar a todo el mundo”.

Según lo informó EFE, una portavoz del Departamento de Estado de EE.UU. no confirmó la noticia del secuestro, algo que tampoco han hecho de forma directa las autoridades haitianas.

“El bienestar y la seguridad de los ciudadanos estadounidenses en el extranjero es una de las mayores prioridades del Departamento de Estado”, se limitó a indicar la portavoz estadounidense a EFE.

Los secuestros se han vuelto habituales en Haití desde inicios de 2020; se producen de forma indiscriminada y afectan a personas de cualquier índole social, ya que se han convertido en una fuente de financiación de las bandas armadas que controlan numerosas barriadas de Puerto Príncipe y otras zonas del país.

Desde el comienzo del año, se han reportado 628 secuestros en el país, entre ellos 29 extranjeros de tres nacionalidades, según el CARDH, que advierte de un aumento “exponencial” de los raptos en los últimos dos meses.

Las pandillas concedieron una breve tregua en los secuestros de dos semanas entre el asesinato del presidente Jovenel Moise, perpetrado el 7 de julio, y su entierro, llevado a cabo el día 23 del mismo mes, pero después reactivaron su actividad.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Claves sobre el conflicto con inmigrantes haitianos en Estados Unidos (podscast)
Líderes religiosos en Florida piden que inmigrantes haitianos reciban trato humanitario
Miles de inmigrantes haitianos atraviesan Panamá en ruta hacia EE.UU.