La variante Delta de COVID-19 eleva el riesgo de muerte fetal

Las mujeres embarazadas pueden enfermar gravemente si se contagian de COVID-19 y, si les afecta la variante Delta, tienen más posibilidades de dar a luz a un bebé muerto

Una mujer embarazada recibe la vacuna contra COVID-19.
Una mujer embarazada recibe la vacuna contra COVID-19.
Foto: AFP / Getty Images

Las autoridades de salud han hecho diversos llamados a que las mujeres embarazadas se vacunan contra COVID-19, pues son parte de la población vulnerable que puede enfermar gravemente o incluso morir a causa de la enfermedad. Una nueva investigación de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) encontró que la variante Delta de COVID eleva el riesgo de muerte fetal para las mujeres embarazadas.

Mientras los informes médicos en todo el país señalan que los casos de embarazadas graves a causa del COVID-19 han registrado un aumento sin precedentes, los CDC analizaron la información de 1’249,634 partos y encontraron que la enfermedad se vinculó “con un mayor riesgo de muerte fetal, con una asociación más fuerte durante el período de predominio de la variante Delta”.

De las 21,653 mujeres embarazadas hospitalizadas para parto enfermas de COVID, se registraron 8,154 mortinatos, es decir, bebés que se encontraban en las últimas 20 semanas del embarazo y que murieron en el útero o poco después del alumbramiento.

Los investigadores creen que existe una relación entre el contagio de COVID-19 y anomalías histopatológicas placentarias, como la hipoperfusión (disminución del flujo sanguíneo) y la inflamación, circunstancias que pueden condicionar la muerte fetal. Otras complicaciones que sufren las embarazadas a causa del SARS-CoV-2 se encuentran partos prematuros, presión arterial alta y abortos.

Muchas mujeres han manifestado que no se han aplicado la vacuna contra COVID-19 por temor a que afecte su fertilidad o cause algún daño en el bebé que esperan, pero los mismos CDC han informado que las vacunas no causan defectos de nacimiento ni abortos.

Delta se convirtió en la variante predominante de SARS-CoV-2 en Estados Unidos en julio de este 2021. Es una mutación más infecciosa del virus y se asocia con un mayor riesgo de hospitalización en comparación con las variantes anteriores “En este análisis, la asociación entre COVID-19 y muerte fetal fue más fuerte durante el período de predominio Delta”, dice el estudio de los CDC.

Pero esta variante puede afectar fatalmente no sólo a los bebés sino también a las madres: otra investigación de la misma institución analizó los casos de 1,637 embarazadas que se contagiaron del virus SARS-CoV-2 en Mississippi y entre quienes se registraron 15 muertes de entre 23 y 40 años de edad.

Dado que existe una fuerte disparidad entre las mujeres embarazadas que se han aplicado la vacuna en este país en comparación con el resto de la población, los CDC recomiendan la vacuna COVID-19 para mujeres embarazadas para prevenir enfermedades graves, muerte y resultados adversos del embarazo causados por la enfermedad.


Lee más:

+ COVID: Las vacunas NO causan defectos de nacimiento ni abortos, aseguran los CDC

+ Bebé murió en brazos de sus padres luego de que su madre contrajera COVID durante el embarazo

+ “Ve a vacunarte”, dice mujer embarazada de Texas que fue intubada durante más de un mes a causa del COVID

+ COVID: Enfermera embarazada no vacunada y su bebé mueren en EE.UU.