COVID: Alerta por variante con 32 mutaciones hallada en África, donde sólo 5% de la población está vacunado

Una variante singular del virus SARS-CoV-2 que causa el COVID-19 fue detectada en Botswana y otros países, y aunque las infecciones son pocas, el número de mutaciones que contiene es preocupante

Un hombre recibe la vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca en Nigeria, África.
Un hombre recibe la vacuna contra COVID-19 de AstraZeneca en Nigeria, África.
Foto: AFP / Getty Images

Los científicos la han nombrado “B.1.1.529” y es una rama de la variante “B.1.1” de COVID que ha causado alerta por contener 32 mutaciones. Fue identificada en África, donde sólo un 5% de la población ha sido vacunado ante la escasez de los biológicos, y aunque hasta el momento ha causado pocas infecciones, se mantiene bajo observación por sus características.

Tom Peacock, virólogo del Imperial College de Londres, explicó en su cuenta de Twitter que se trata de un “grupo muy pequeño de variantes asociadas con el sur de África con una longitud de rama muy larga y un perfil de mutación de pico realmente terrible que incluye RBD – K417N, N440K, G446S, S477N, T478K, E484A, Q493K, G496S, Q498R, N501Y, Y505H”.

Hasta el momento se han detectado sólo 10 casos de infección con esta nueva variante: tres en Botswana, seis en Sudáfrica y uno en Hong Kong, un hombre de 36 años que viajó a Sudáfrica en octubre, por lo que se desconoce todavía su capacidad de infección y qué tan peligrosa puede ser. Los 10 casos fueron detectados alrededor del 11 de noviembre.

En agosto pasado, Matshidiso Moeti, directora para África de la Organización Mundial de la Salud (OMS), advirtió que los países que administran dosis de refuerzo de las vacunas contra COVID-19 retrasan los esfuerzos de vacunación en el continente africano, por lo que el virus continúa circulando en esa región y el riesgo de que surjan nuevas variantes se incrementa.

Debido a su alto número de mutaciones, la variante B.1.1.529 ha causado preocupación entre la comunidad científica. La doctora Meera Chand, directora de Incidentes de COVID-19 de la Health Security Agency de Reino Unido, señaló que organismos científicos en todo el mundo supervisan las variantes del SARS-CoV-2 a medida que surgen. “Como está en la naturaleza de los virus mutar con frecuencia y al azar, no es inusual que surja un pequeño número de casos con nuevos conjuntos de mutaciones. Cualquier variante que muestre evidencia de propagación se evalúa rápidamente“, dijo citada por la prensa británica.

“Es difícil predecir qué tan transmisible puede ser (la variante B.1.1.529) en esta etapa. Por el momento, debe ser monitoreada y analizada de cerca, pero no hay razón para preocuparse demasiado, a menos que comience a aumentar en frecuencia en un futuro cercano“, señaló el profesor Francois Balloux, director del Instituto de Genética del University College.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó ayer, 24 de noviembre, a la variante B.1.1.529 en su clasificación de variantes bajo observación. Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos no han incluido esta mutación en ninguna de sus clasificaciones.


Lee más:

+ Delta plus: ¿Continuarán surgiendo variantes del COVID?

+ Los síntomas más comunes de COVID si te has infectado con la variante Delta

+ La siguiente variante de COVID está a la vuelta de la esquina si no nos vacunamos, advierte experto

+ COVID: Nueva variante “Mu” puede evadir las vacunas, advierte la OMS