En funeral de policía Wilbert Mora condenan ola de violencia armada en Nueva York: “¿Cuántas vidas más nos serán arrebatadas?”

Miles de personas se congregaron hoy en la Catedral San Patricio de Nueva York para despedir a Wilbert Mora, el segundo joven hispano NYPD abatido al responder a un incidente de violencia doméstica en Harlem

Miles de policías despidiendo a su compañero Wilbert Mora en la 5ta Av de NYC.
Miles de policías despidiendo a su compañero Wilbert Mora en la 5ta Av de NYC.
Foto: EPA/JUSTIN LANE / EFE

“¿Cuántas vidas más de quienes nos protegen serán arrebatadas por la violencia y el crimen? ¿Cuántas madres? ¿Cuántas madres, cuántos hijos tendrán que perder a sus familias, pasar por este trauma y este tipo de tragedias?”, preguntó retóricamente hoy en español Karina Mora, ante miles de personas que acudieron a la misa fúnebre de su hermano NYPD, Wilbert Mora, en la Catedral San Patricio de Nueva York.

Mora (27), el segundo oficial dominicano NYPD que murió abatido el mes pasado al responder a un hecho de violencia doméstica en Harlem, salvó cinco vidas con la donación de sus órganos, tras pasar cuatro días en terapia intensiva. El otro joven oficial asesinado al responder a un incidente de violencia doméstica el 21 de enero, Jason Rivera (22), también era de origen quisqueyano, y su misa masiva se realizó en la catedral el viernes 28.

Ambos fueron ascendidos póstumamente a Detective de Primer Grado por la comisionada de la policía de Nueva York, Keechant Sewell. “Era un verdadero líder, un destacado recluta de policía, un oficial excepcional y la primera generación de su familia en unirse a una profesión que pide a hombres y mujeres valientes que dejen sus propias familias todos los días para proteger y ayudar a los demás”, destacó Sewell sobre Mora, frente al alcalde Eric Adams y la gobernadora Kathy Hochul, reportó NBC News.

Como hizo la viuda de Rivera ese día, hoy la afligida hermana de Mora criticó al sistema penal desde el púlpito, preguntando cuántos oficiales más tenían que morir en el cumplimiento del deber antes de que algo cambiara. “Me duele saber que dos jóvenes ejemplares, como el oficial Jason Rivera y Wilbert Mora, nos fueron arrebatados antes de tiempo”, dijo Karina. “Dos jóvenes que querían marcar la diferencia y un cambio en su ciudad con su servicio y su sacrificio”.

Al pronunciar el elogio fúnebre en español, Karina agregó: “Ahora sólo me pregunto, ¿cuántos Wilberts? ¿Cuántos Jason? ¿Cuántos oficiales deben perder la vida para que este sistema cambie?”.

Mientras continuaba elogiando a su hermano menor, pasó a describir cómo temía constantemente por la seguridad de Mora cuando él crecía en las peligrosas calles de NYC y más tarde cuando se unió a la policía, citó New York Post. “Wilbert Mora era un joven lleno de sueños, sueños que hoy quedarán incompletos”, dijo. “Éra la alegría de la casa. No importaba lo cansado que estuviera cuando llegaba del trabajo, Wilbert iluminaba la casa con su sonrisa. Y hoy esa luz se apaga, con dolor, para siempre.”

“Wilbert Mora era un joven lleno de sueños, sueños que hoy quedarán incompletos”

Karina Mora, hermana del policía NYPD asesinado

Karina también enunció el aumento de la delincuencia en la ciudad y exigió saber quién era el responsable. “¿Quién es el responsable de evitar que sigan ocurriendo este tipo de tragedias?”, preguntó, antes de instar a los funcionarios a “tomar medidas”.

Sumit Sulan (27), un tercer joven oficial en la escena, le disparó al pistolero Lashawn McNeil, un ex convicto de 47 años, quien murió el 24 de enero en el hospital tras balear a los policías Rivera y Mora, despertando las alarmas de violencia en Nueva York y provocando un mensaje de pésame del presidente Joe Biden.

En lo poco que va de 2022, seis policías han sido baleados en NYC, dos de ellos mortalmente: Rivera y Mora. Luego del auge de la violencia armada en 2020 y 2021 particularmente entre jóvenes miembros y/o víctimas de pandillas, el 2022 arrancó con la misma tendencia, representando un gran reto para el nuevo alcalde Adams, ex oficial NYPD. Según las últimas cifras, hubo 21 incidentes de tiroteos la semana pasada, del 24 al 30 de enero, un aumento de 75% frente al mismo lapso en 2021.

El jefe de detectives de la policía de Nueva York, James Essig, afirmó que McNeil había usado una pistola Glock 45 para dispararles en la cabeza a los jóvenes oficiales Rivera y Mora. NYPD luego anunció con una foto en Twitter que también se había hallado un rifle de asalto AR-15 cargado, debajo del colchón de McNeil.

En el pasado reciente, varios factores que analistas, líderes sindicales, políticos y los propios ciudadanos han vinculado con el auge de la violencia son las controvertidas reformas de la fianza en el estado NY vigentes desde enero de 2020 con el apoyo del entonces gobernador Andrew Cuomo; la liberación masiva de presos para evitar contagios por el coronavirus; la crisis de salud mental con más indigencia en las calles y el Metro; y la reducción de fondos a la policía promovida por el Concejo Municipal y el entonces alcalde Bill De Blasio. Adams ha prometido revertir esa situación, pero ha encontrado obstáculos en la Asamblea estatal.