¿Dónde está Dulce María? Misterio de niña hispana desaparecida en Nueva Jersey cumple tres años aún con recompensa de $75,000 dólares

Una recompensa ofrecida de $75,000 dólares y el trabajo del FBI -una de las fuerzas de investigación más avanzadas del mundo- no han sido suficientes para hallar o al menos saber qué le pasó a la niña desaparecida hace tres años en NJ

Proyección digital de Dulce María de 2019 a 2021.
Proyección digital de Dulce María de 2019 a 2021.
Foto: NATIONAL CENTER FOR MISSING & EXPLOITED CHILDREN / Cortesía

“Tengo todos los vestidos de Dulce en custodia. No nos hemos deshecho de ninguna de sus prendas. No lo hemos regalado. Sus vestidos, sus zapatos, todo. Sus juguetes también… No dejamos que nadie toque sus cosas. Están ahí para ella”, declaró esta semana en entrevista para NJ.com Noema Alavez Pérez, madre de la niña Dulce María Alavez, de cuya desaparición se cumplen tres años este 16 de septiembre.

Una recompensa ofrecida de $75,000 dólares y el trabajo del FBI -una de las fuerzas de investigación más avanzadas del mundo- no han sido suficientes para hallarla o al menos saber qué le pasó.

Tenía 5 años cuando desapareció en un parque en Bridgeton, pequeña ciudad de mayoría latina, rodeada por una de las áreas más rurales de Nueva Jersey. Considerando lo rápido que crecen los niños, las autoridades ya han presentado proyecciones virtuales de cómo habría cambiado su rostro, a la espera de actualizar al público y eventualmente lograr encontrarla.

Pero el misterio se mantiene y la niña de origen mexicano nacida en EE.UU. no ha sido vista en público ni reconocida por ninguna cámara de seguridad desde la tarde del lunes 16 de septiembre de 2019, hace ya 36 meses.

En agosto de 2020 el agente especial del FBI Daniel Garrabrant teorizó que Dulce María probablemente fue secuestrada por un extraño en un crimen de oportunidad, es decir, sin planificación. El FBI ha permanecido públicamente en silencio sobre su investigación desde entonces, pero las autoridades locales han dicho que todas las teorías sobre lo sucedido siguen bajo consideración.

Según el reporte inicial, Dulce María desapareció cuando jugaba con su hermanito Manuel de 3 años, mientras su madre adolescente Noema Alavez Pérez -entonces embarazada por tercera vez y de 19 años– estaba sentada en su auto con otra menor: su hermana de 8 años, joven tía de los niños.

Tras la búsqueda original, al día siguiente se emitió un “alerta AMBER” por la niña y se inició una rastreo frenético con autoridades locales y federales, sin resultados hasta ahora, con el agravante de que no había cámaras de seguridad en el área de juegos donde desapareció. 

Desde fines de 2019 los expertos dijeron que casos como éste son raros y advirtieron que podría tomar meses o más hasta obtener respuestas, porque los niños crecen y cambian físicamente. A lo largo de la misteriosa desaparición el FBI ha enfatizó que cualquiera que haya estado en el área ese día o tenga algún dato que aportar puede y debe presentarse sin temores relacionados con su estatus migratorio.

Nadie ha sido identificado como sospechoso ni arrestado por el caso. La recompensa se fue elevando progresivamente y al momento se mantiene en $75,000 dólares. El FBI sigue pidiendo a cualquier persona con información que escriba al portal de la organización. O llame a la policía al 911 ó al 856-451-0033.

Hasta el momento, ésta es parte de la información familiar y policial que resume el misterioso caso: