Alarma: crimen en alza este año en Nueva York, aunque ha bajado en la cuarentena

Han subido los homicidios y robos a autos, hogares, negocios vacíos y pasajeros en el Metro

NYPD ha tenido nuevos retos y un agregado en el uniforme este turbulento año
NYPD ha tenido nuevos retos y un agregado en el uniforme este turbulento año
Foto: Andrés Correa Guatarasma / Cortesía

Aunque la cuarentena provocó una caída de casi el 30% en delitos graves en abril, el crimen en la ciudad de Nueva York no ha cedido al promediarse el primer cuatrimestre del año, cerrado el 30 de abril.

Según el último reporte estadístico de NYPD, durante los primeros cuatro meses la delincuencia aumentó 2.6%.

En abril hubo casi 2 mil delitos menos. Las denuncias, robos, asaltos y grandes hurtos vieron una disminución en comparación con el año pasado, sumando sólo 1,566 casos.

Pero con la gente confinada a sus hogares y algunos abandonando la ciudad, los delincuentes apuntaron a hogares y negocios vacíos. Los robos aumentaron en unos 200 en comparación con abril de 2019, sumando 942 casos.

El hurto de autos es el crimen que más ha repuntado: se robaron cerca de 200 vehículos más en abril en comparación con el año pasado, para un alza cuatrimestral de 65% (era 63% al 19 de abril).

“Con el compromiso incomparable, la fuerza y ​​la equidad que están en el centro de la misión de nuestra agencia, los hombres y mujeres de la policía de Nueva York mantienen la continuidad operativa y la seguridad pública durante este brote continuo de COVID-19”, recordó el comisionado de policía Dermot Shea en un comunicado, citado por New York Post.

Después de que 2019 fue uno de los años recientemente más mortales en NYC, los asesinatos habían disminuido durante el primer trimestre de 2020, pero volvieron a repuntar en abril.

Hasta abril, la ciudad sumó 102 asesinatos en lo que va de año, en comparación con 98 el año pasado durante ese mismo lapso.

La policía de Nueva York agregó retroactivamente 264 delitos, sin incluir robos y asesinatos reclasificados de los primeros tres meses, pero no dijo cómo se clasificaron en los delitos mayores.

Al mismo tiempo, en el Metro de Nueva York los robos han subido 55% entre pocos pasajeros pagando y más desamparados durmiendo, lo que contribuyó a la decisión histórica de suspender el servicio de 24 horas.

La policía de Nueva York ha culpado el aumento en parte a la reforma penal del estado. La nueva ley, que entró en vigencia el 1 de enero, prohíbe la detención preventiva en la mayoría de los delitos menores y no violentos.

En un círculo vicioso, la descongestión de las cárceles con la salida de más de 1,500 reclusos ha activado las alarmas sobre su posible incidencia en el crimen y la indigencia.

En medio de las presiones, a mitad de abril el propio alcalde Bill de Blasio calificó como “inconcebible” que muchos de los liberados por la reforma penal y para evitar contagios en las cárceles hayan vuelto a delinquir. 

“Creo que es inconcebible a nivel humano que a la gente se le muestre misericordia y algunos de ellos hacen esto”, criticó.