La gran traición de Cecily Aguilar a Aaron Robinson, sospechoso de asesinar a Vanessa Guillén en Fort Hood

La acusada, básicamente, lo "entregó" a las autoridades

La gran traición de Cecily Aguilar a Aaron Robinson, sospechoso de asesinar a Vanessa Guillén en Fort Hood
Cecily Aguilar y Aaron Robinson.
Foto: Bell County Sheriffs Oficce / Cortesía

Cecily Aguilar, la única acusada en relación con la desaparición y disposición del cadáver de la soldado de Fort Hood,  Vanessa Guillén, ayudó a investigadores a ubicar a su pareja, el también militar Aaron David Robinson antes de que éste fuera interceptado por las autoridades.

A juzgar por los detalles de la denuncia criminal que circula públicamente, Aguilar puso su bienestar antes que el de su supuesto novio al revelar el paradero de éste a las autoridades.

El documento de la Corte de Distrito de Western Texas indica que Robinson se comunicó con Aguilar luego de que abandonó la base, el 30 de junio, donde se le requirió que se quedara como parte de la investigación del caso.

“Bebé, ellos encontraron pedazos…ellos encontraron pedazos”, le habría indicado Robinson a Aguilar. Este intercambio por llamada telefónica en el que el sospechoso alerta a la joven del hallazgo de restos de Vanessa fue grabada por las autoridades.

Posteriormente, Robinson le envío mensajes de texto al Especialista del Ejército con artículos noticiosos que se referían al descubrimiento.

Como resultado de esa alegada colaboración de Aguilar, Robinson fue interceptado por agentes.

El documento precisa que Aguilar ayudó a las autoridades a localizar a Robinson, mientras se encontraba caminando por Killeen, Texas. Cuando el soldado fue abordado por un agente por el bloque 4700 de la avenida East Rancier, éste sacó un arma y se disparó en la cabeza, precisa la cronología de eventos.

Antes de que empezara a colaborar con los investigadores, la joven de 22 años le mintió a los oficiales sobre la noche del 22 de abril, día en que los parientes de la militar la reportaron desaparecida.

Alegadamente, Aguilar en un principio dijo que el soldado estuvo con ella toda la noche. Pero luego se retractó y manifestó a agentes que hicieron un largo viaje a un parque de Belton, Texas, para “mirar a las estrellas”.

La muchacha está acusada a nivel federal de manipular evidencia del crimen.

A la originaria de Michigan se le adjudica haber ayudado a desmembrar el cadáver de Vanessa y distribuir los restos en al menos tres fosas cerca del río León, en el condado Bell, antes de intentar quemar el cuerpo. Previamente, según la versión de las autoridades, Robinson habría golpeado en la cabeza a Vanessa con un martillo en la armería de la base a donde había sido llamada para un inventario en un día que se supone no fuera laborable debido al coronavirus.