Los errores que debe evitar el IRS para que un segundo cheque de estímulo llegue a todos los beneficiarios a tiempo

Estas son las claves para que el cheque le llegue a la mayor cantidad de personas en el periodo de tiempo más corto posible

Los errores que debe evitar el IRS para que un segundo cheque de estímulo llegue a todos los beneficiarios a tiempo
Imagen ilustrativa del cheque de estímulo que envía el Gobierno federal.
Foto: Chip Somodevilla / Getty Images
Guia de Regalos

Mientras muchos esperan por una segunda ronda de cheques de estímulo que actualmente se discute en el Congreso de Estados Unidos, hay millones que todavía no han recibido el primer pago mínimo de $1,200 en virtud de la aprobada ley CARES.

Más de tres meses después de que el Servicio de Rentas Internas (IRS) en coordinación con el Departamento del Tesoro iniciara la distribución de los “Pagos de Impacto Económico”, primero mediante depósito directo y luego a través de tarjetas de débito y cheques, hay ciertos grupos que no ven el día en que les llegue la ayuda.

La cifra de 12 millones es clave en esta discusión, ya que corresponde a un estimado de los potenciales beneficiarios de bajos recursos y de minorías de los que el IRS no cuenta con información suficiente para tramitar el pago.

En un informe del mes pasado del Centro de Presupuesto y Prioridades de Política (CBPP) latinos y afroamericanos son la mayoría en el conteo anterior.

La evaluación ubica a la mayor parte de estos beneficiarios entre los que no declararon impuestos en el 2018 y 2019 (en la mayoría de los casos, por bajos ingresos) y que pudieran estar recibiendo asistencia gubernamental  del Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria (SNAP) o Medicaid.

En caso de la repartición de nueva ayuda como se prevé, estos grupos también tienen mayor probabilidad de no recibir el dinero.

Otro reporte esta semana, pero del Tax Policy Center precisa que un 30 % de los adultos de menos de 65 años reportaron que sus familias no han recibido el incentivo aprobado bajo la ley CARES a meses de que iniciara la distribución.

El texto señala el nivel de ingresos, raza y estatus migratorio como algunas de las causas de las disparidades en la distribución de la ayuda por parte del Gobierno.

El estudio además arrojó que un 74 % de adultos blancos recibieron el dinero, en comparación con el 69 % de adultos negros y el 64 % de hispanos.

El IRS ha intentado tomar las medidas correctivas para alcanzar a estas poblaciones, pero, todo indica, que los esfuerzos no han sido suficientes.

Sin embargo, en vista de la inminencia de otro paquete de ayuda por coronavirus que incluya pagos directos a individuos y familias, las agencias pertinentes deben asegurarse que cuenta con herramientas más eficientes para ubicar a las poblaciones más vulnerables.

“Non-filers”

El IRS habilitó la herramienta “Non-filers” a esos fines. Sin embargo, al momento no se tienen datos específicos sobre cuántos potenciales recipientes han logrado completar el procedimiento por internet usando el servicio.

Envío a muertos

Otro asunto del que deben estar muy atentas las autoridades gubernamentales, y, en particular, la oficina recaudadora de impuestos es en no enviar pagos a personas fallecidas.

En un principio, el IRS dijo que los estadounidenses que recibieron por error estos pagos, debían devolverlos. Pero, hace aproximadamente, una semana la agencia informó que canceló los pagos no cobrados de ayuda económica por coronavirus que había enviado por error a personas fallecidas; por lo que a partir de ahora, quienes hayan recibido un cheque de un familiar que murió –y no lo hayan cobrado- no tendrán que devolverlo.

Depósito en cuentas de preparadores

El IRS debe asegurarse que no confunda las cuentas de los beneficiarios con las de los preparadores de impuestos.

Expertos en el tema alertaron al principio de la distribución que el dinero le había llegado a sus cuentas comerciales y no a la de sus clientes.

En algunos de estos casos, el problema fue que el IRS, en lugar en enviar el dinero a la cuenta primaria, lo enviaron a la segunda cuenta, o sea la del preparador.

Depósito en cuentas temporales de bancos

Otro de los problemas denunciados fue el de los millones de beneficiarios que llenaron planillas mediante herramientas electrónicas como H&R Block y Turbo Tax.

En esos casos, el IRS pudo haber depositado el dinero en una cuenta de banco temporal por no tener información para depositar directamente al contribuyente.

Orientar sobre tarjetas de débito

Si la agencia fiscal y el Tesoro planean seguir enviando pagos mediante tarjeta de débito, es importante que las entidades se aseguren de orientar con anticipación a las personas que les llegará el dinero en plástico.

Miles de estadounidenses botaron las tarjetas de débito prepagadas (EIP Card) enviadas por el Departamento del Tesoro como parte de la primera ronda de envío de dinero por confundir la carta que les llegó con correo basura o fraudulento.

Parte del problema con la repartición de los 4 millones de pagos en forma de plástico, aparte de la imagen genérica del sobre y el contenido, es que no se le avisó a los acreedores con tiempo de que se les enviaría la tarjeta; tampoco se explicó a fondo el alcance y cómo usarla.