El lunes se votará un nuevo paquete de estímulo en el Senado que podría llevar a un nuevo enfrentamiento con Trump

La propuesta de los republicanos pretende otorgar más recursos para pagar la nómina de las empresas

El lunes se votará un nuevo paquete de estímulo en el Senado que podría llevar a un nuevo enfrentamiento con Trump
El New York Times afirma que algunos republicanos romperían con Trump si los resultados electorales no les favorecen.
Foto: MANDEL NGAN / AFP / Getty Images

Con la presión de un nuevo proyecto de ley de estímulo con las elecciones presidenciales del 3 de noviembre a poco más de dos semanas, podría establecerse un choque de diferencias al interior del Partido Republicano.

Las negociaciones de un programa de estímulo se han programado durante meses, ahora se están volviendo un poco dramáticas. Lo que fue en un principio un tira y afloja entre los negociadores de la Casa Blanca y los demócratas, se está convirtiendo en una batalla que podría provocar divisiones en el partido del presidente.

Donald Trump está presionando al secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, para que llegue a un acuerdo de estímulo con la Presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y poder autorizar un proyecto de ley más grande que los presentados de manera anterior.

“Estamos haciendo algunos avances. Tenemos que tener algunas aclaraciones porque aún tenemos grandes diferencias”, dijo Pelosi el viernes en MSNBC según un comunicado de su oficina de prensa.

En el otro lado están los republicanos del Senado, que se han resistido a aprobar el proyecto de ley de casi $2 billones de dólares, una propuesta que atacaron cuando fue presentada el 9 de octubre.

Este lunes, el líder de la mayoría Mitch McConnell y el resto del Senado votarán un proyecto de ley independiente de $500,000 millones de dólares para extender el Programa de Protección de Cheques (PPP), un préstamo para las empresas para ayudar a retener a los empleados durante la actual pandemia de coronavirus. Sin embargo, no se espera que sea aprobado por la Cámara de Representantes. “Ahí es donde la administración está dispuesta a ir”, dijo McConnell.

Larry Kudlow, el principal asesor económico de la Casa Blanca, aseguró el viernes en Fox Business, que el secretario Mnuchin estaba negociando un acuerdo. “Si la presidenta Pelosi quisiera un trato, creo que podríamos reunir suficientes republicanos del Senado para conseguir un trato. Pero a menos de tres semanas del final… no lo sé”, dijo Kudlow.

Aunque la administración federal ha enfatizado de manera constante que los senadores republicanos estarían en línea con los deseos de Trump, El New York Times afirma que existen signos de que podrían indicar que romperían con el presidente, temiendo las posibilidades de reelección personal y de un “baño de sangre” si los resultados de las elecciones dan a los demócratas el control sobre ambas cámaras del Congreso y la presidencia.

Además de la elección, el coronavirus está tomando fuerza. El viernes Estados Unidos superó los 8 millones de casos conocidos con nuevos puntos de COVID-19 en la mayoría del medio oeste, según un reporte de The Atlantic.

El jueves, el Departamento de Trabajo anunció un total de 886,000 solicitudes de desempleo para la semana, un aumento de 77,000 desempleados, con respecto a la semana anterior. 14 millones de personas que recibieron ayuda por la entrega del subsidio de desempleo de $600 dólares por semana de la Ley CARES, volvieron a caer en la pobreza después de que expiraron los beneficios, según un nuevo estudio del Centro de Pobreza y Política Social de la Universidad de Columbia. Durante el programa de CNBC el jueves, Mnuchin insistió en que “Necesitamos llevar el dinero al público ahora, la gente que más sufre”.

¿Qué probabilidad hay de que el proyecto republicano se convierta en ley?

McConnell planea llevar su propuesta del Senado a votación el 19 de octubre para brindar mayor asistencia de nómina. “Nuestra primera orden del día será votar de nuevo sobre la ayuda dirigida a los trabajadores americanos, incluyendo la nueva financiación del PPP”, dijo el martes, según un comunicado de prensa.

Es difícil decir lo que sucederá, y si el aumento de la presión en el período previo a las elecciones hará que la postura de cualquier parte se suavice. Actualmente hay dos ideas en juego para un proyecto de ley independiente.

El Washington Post informó que la Casa Blanca también ha instado recientemente al Congreso a reutilizar $130,000 millones de dólares en dinero no usado del programa de protección de nóminas que era parte de la Ley CARES. El dinero financiaría de nuevo a las pequeñas empresas o la industria aérea, pero esto no sería suficiente para poder financiar el programa de los cheques de estímulo para la población.

En agosto el Comité Selecto de la Cámara de Representantes sobre la Crisis del Coronavirus, detectó que más de $1,000 millones de dólares, etiquetados para la ayuda de emergencia para el coronavirus, fueron destinados a compañías que recibieron múltiples préstamos del Programa de Protección de Pago (PPP).

Los investigadores identificaron un fraude en el programa que ofreció préstamos para pequeñas empresas que cumplieran con los requisitos en donde se entregaban hasta $10 millones de dólares en préstamos de emergencia a cada una de las empresas para que paguen la nómina de los empleados y para cubrir los gastos básicos que desencadenó la crisis del coronavirus.

En caso de que una propuesta de cheque de estímulo sea aprobada antes de las elecciones, aquí te ofrecemos cuatro posibles escenarios de un calendario de aprobación de un segundo cheque de estímulo.

Te podrá interesar: