Cuáles son las causas del hígado graso y cómo se trata a través de la alimentación

El hígado graso es cada vez más común en los países occidentales

Cuáles son las causas del hígado graso y cómo se trata a través de la alimentación
El consumo de altas cantidades de alcohol puede ocasionar problemas en el hígado.
Foto: Shutterstock

El hígado graso es una concentración anómala de grasas (triglicéridos) en las células hepáticas. Es una enfermedad cada vez más común en Occidente y particularmente en Estados Unidos, donde es la forma más común de enfermedad hepática crónica.

Como indican el portal MSD Manuals, el hígado graso generalmente no presenta síntomas, y se debe no solamente a un alto consumo de grasas, sino a factores que inciden sobre el metabolismo del cuerpo.

Hígado
Además de las medicinas indicadas, la alimentación puede contribuir a mejorar la salud de tu hígado. Fuente: Shutterstock

Causas del hígado graso

La grasa se acumula en exceso en las células hepáticas cuando el cuerpo no puede eliminarlas con la velocidad suficiente. Esto ocurre cuando el metabolismo pierde ritmo y se vuelve lento al momento de excretar las grasas del cuerpo.

En esta línea, las causas más comunes del hígado graso en Estados Unidos y otros países occidentales se resumen en:

  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Embarazo.
  • Obesidad.
  • Resistencia a la insulina.
  • Concentraciones elevadas de grasas en la sangre.
  • Toxinas.
  • Algunos fármacos.
  • Trastornos metabólicos hereditarios.

Vale indicar que una dieta rica en grasas no puede generar el hígado graso por sí solo, sino que es un factor que colabora con otros para ocasionar un escenario en que la grasa no es eliminada con la rapidez necesaria.

En raras ocasiones, la grasa se acumula en el hígado en la última etapa del embarazo. Este trastorno, conocido como hígado graso del embarazo o esteatosis microvesicular, se considera comúnmente como un trastorno diferente al hígado graso.

¿Cómo tratar el hígado graso a través de nuestra alimentación?

Nuestra alimentación cumple un rol importante en el desarrollo del hígado graso, y a través de la dieta podemos actuar con el fin de tratar la enfermedad y sentirnos más saludables.

En este sentido, te ofrecemos una serie de pistas con las que puedes elaborar un plan de alimentación que te ayude a combatir el hígado graso.

Relega las bebidas azucaradas

Cocteles
Si tienes problemas con tu hígado, debes evitar las bebidas azucaradas. Fuente: Pexels

Los refrescos, jugos y cócteles deberían estar fuera de tu menú, y esto se debe a que los alimentos ricos en fructosa y sacarosa contribuyen a la síntesis de triglicéridos en el hígado, lo que fomenta la acumulación grasa en ese órgano.

Evita alimentos entre las comidas

Consumir meriendas entre comidas no ayuda mucho a evitar o tratar el hígado graso porque le das más trabajo a tu metabolismo ralentizado, lo que contribuye a la enfermedad.

Comer solamente 3 veces al día es lo mejor que puedes hacer, y si te quedas con hambre, dos opciones seguras son el consumo de agua y el té de manzanilla.

Incluye alimentos ricos en vitamina C

La absorción de vitamina C por medio de frutas, vegetales y legumbres se ha asociado a una menor incidencia de hígado graso. En esa línea, es recomendable que consumas papaya, kiwi, frutas rojas y piña.

El hígado graso no se combate solamente a través de la alimentación, pero es una vía efectiva por la cual atender la enfermedad y para apoyar la medicación a la que deberías estar sometido para salir rápidamente de esa afección.

También te puede interesar:

Aprende a preparar deliciosas hamburguesas de lenteja

Por qué no deben faltar en tu dieta estos 5 alimentos ricos en minerales

Sin excusa para adelgazar: 4 deliciosas recetas con espinaca de kiwilimón muy fáciles

¿Qué es la masa madre y cómo prepararla en casa?