China cuida su economía al extremo: hará pruebas anales de detección de coronavirus a extranjeros en el aeropuerto de ingreso

Las autoridades chinas argumentan que los test anales son más precisos que los nasales

China ha comenzado a tomar muestras anales de algunos residentes de algunos barrios de Pekín.
China ha comenzado a tomar muestras anales de algunos residentes de algunos barrios de Pekín.
Foto: Anthony Kwan / Getty Images

Mientras las autoridades chinas luchan por contener el aumento de las infecciones por COVID-19 antes de las celebraciones del Año Nuevo Lunar, en Pekín han comenzado a realizar pruebas anales en pacientes de algunos barrios y aeropuertos que otorgarían mayor precisión para detectar el virus.

El canal estatal de televisión CCTV informó que las pruebas se reservan para aquellos casos considerados de alto riesgo, sin embargo, este tipo de test podría realizarse de manera sorpresiva para algunas personas, según lo señala un reporte de la agencia Bloomberg. Las pruebas incluyen a los pasajeros que llegan a Pekín, residentes de los centros de cuarentena y a un grupo de más de 1000 estudiantes y profesores que podrían estar expuestos al virus.

Una prueba que genera controversia

Las pruebas anales podrían ser más precisas que las realizadas en la nariz o garganta, dijo Li Tongzeng, subdirector del departamento de enfermedades respiratorias e infecciosas del Hospital You An de Pekín, en una entrevista con la cadena de televisión oficial.

La prueba consiste en introducir en el ano del paciente un hisopo con punta de algodón que después se analiza para detectar el virus. Li afirmó que los estudios demuestran que el virus dura más tiempo en el ano o en el excremento de los pacientes que en las vías respiratorias, además una prueba anal podría ser mejor para identificar la enfermedad en casos leves o asintomáticos, según las autoridades del país.

No todos están de acuerdo con el uso de hisopos anales para detectar una enfermedad respiratoria. Yang Zhanqiu, experto en patología de la Universidad de Wuhan, declaró al Global Times que los hisopos de nariz y garganta son las pruebas más eficaces para el COVID-19. “Ha habido casos en los que el coronavirus ha dado positivo en los excrementos de un paciente, pero ninguna prueba ha sugerido que se haya transmitido a través del sistema digestivo“, dijo Yang.

China ha estado dispuesta a tomar medidas extremas para detener la propagación del COVID-19 en sus fronteras cerrando ciudades enteras o incluso provincias para contener los brotes y poniendo en cuarentena a los viajeros recién llegados durante largos periodos de tiempo. Yahoo! News reportó desde noviembre que se han registrado videos en redes sociales de pruebas forzadas y “humillantes” en los aeropuertos.

En la red social Weibo algunos pacientes aseguran haber sufrido una humillación durante la prueba. Según una encuesta de la red social el 80 por ciento de las personas no están de acuerdo con el método.

Relacionado: ¿Qué significa que el ensayo de Pfizer sobre la vacuna de COVID-19 está completo para niños de 12 a 15 años?

Para las autoridades chinas el enfoque parece ser exitoso ya que el país más poblado del mundo ha logrado evitar un número alto de casos y muertes en comparación con las cifras que presentan otros países. En Wuhan, donde se detectó el virus por primera vez hace un año, ha vuelto en gran medida a la normalidad.

Sin embargo, los casos han empezado a aumentar de nuevo y las autoridades están haciendo un intento desesperado por contener los brotes y vacunar a por lo menos 50 millones de personas antes del próximo Año Nuevo Lunar, en el que se espera que millones de personas viajarán por todo el país.

Te podrá interesar: