“Una persona adicta que no sigue el programa”, Julio César Chávez sobre el video de Rafael Amaya

El boxeador reaccionó ante el video de Amaya con supuestos ‘delirios de persecución’ y aseguró que deberá aceptar su enfermedad para poder recuperarse

Julio César Chávez.
Julio César Chávez.
Foto: Ethan Miller / Getty Images

Tras el video de Rafael Amaya en el que se muestra desorientado, aparentemente perdido y con supuestos ‘delirios de persecución’, hace unos momentos apareció un tuit en la cuenta de Julio César Chávez en clara referencia a Amaya.

“Buenos días amigos solo diré que una persona adicta que no sigue el programa y quiere hacer su vida sin aceptar su enfermedad nunca podrá aliviarse”, compartió en su perfil.

Luego redactó que es cuestión de voluntad el querer mantenerse limpio, como lo hizo él desde hace algún tiempo.

“(…) la solución es querer. YO quise, yo solo por hoy sigo limpio y es un día a día”, concluyó en una primera publicación.

Y es que el exboxeador mexicano también enfrentó los mismos problemas por lo que fundó su clínica dedicada a ayudar a personas que viven lo mismo y donde Rafael atendió sus adicciones por varios meses.

“Otra cosa amigos, no ocupo publicidad de nadie. Lo primero es la aceptación del paciente y la familia. Que Dios nos bendiga a todos”, publicó en un segundo tuit.  

Julio César ya había manifestado hace unos días en el programa ‘El Gordo y La Flaca’ sobre el avance que había tenido el actor y sus deseos de que continuara por el mismo camino.

“Le falta seguir con las pláticas, dicen ‘si recaes no preguntes por qué, ya que es porque no vas a las juntas’. Pero anda muy bien, gracias a Dios, esperemos que siga así y le va a ir muy bien, primeramente, Dios”, dijo al medio.

Para las cámaras de ‘Ventaneando’ defendió su postura respecto a que considera que Amaya tiene mucho talento en lo que hace y si quiere ser cantante o boxeador, él lo apoyará, pero su reacción ante lo publicado por TV Notas parece haberlo decepcionado.

Sigue leyendo: Así fue captado Rafael Amaya sufriendo delirios de persecución, gritaba que lo querían secuestrar