Fotos. Ben Affleck, novio de JLO, asistió a centro de rehabilitación en Malibú en su batalla contra el alcoholismo

A pesar de estar viviendo un idilio de amor con Jennifer Lopez, Ben Affleck no se olvida de su lucha contra el alcoholismo y fue visto entrando a un centro de rehabilitación

Fotos. Ben Affleck, novio de JLO, asistió a centro de rehabilitación en Malibú en su batalla contra el alcoholismo.
Fotos. Ben Affleck, novio de JLO, asistió a centro de rehabilitación en Malibú en su batalla contra el alcoholismo.
Foto: BACKGRID USA. / Grosby Group

Todo indica que Ben Affleck sigue poniendo de su parte para tener la mejor relación posible con Jennifer Lopez y ser un padre ejemplar para sus hijos y los de La Diva del Bronx también. Parte de eso es asistir a sus acostumbradas charlas y terapias para mantener la sobriedad. Recordemos que mientras estuvo casado con Jennifer Garner, Ben Affleck pasó por fuertes episodios de acción al alcoholismo. Por eso asistió a su centro de rehabilitación en Malibú y continúa la batalla contra el alcoholismo.

En el pasado Ben Affleck estuvo en rehabilitación por primera vez en el 2011 y después en el 2017, donde aún seguía con Jennifer Garner pero también con la productora de Saturday Night Life, Lindsay Shookus. Ahora vuelve a entrar pero todo indica que fue una visita de rutina. El actor se dirigió solo al salir de la casa de Jennifer Lopez y al llegar al centro de rehabilitación una mujer lo acompañó hasta adentro.

En en una entrevista el año pasado, Ben Affleck dijo que le tomó mucho tiempo darse cuenta y admitir que es alcohólico. También dijo que en su familia hay un largo historial de adicciones y hasta de suicidios. De hecho, también afirmó que siempre fue un bebedor sociable, pero que cuando su matrimonio comenzó a venirse abajo, tomó más y eso terminó en parte acabando con su relación con la madre de sus hijos, Jennifer Garner.

En algún punto dijo que bebía más, jugaba, tenían sexo y salía más para mitigar el dolor de muchas cosas y que eso al final terminó empeorando todo y lo hizo caer en hueco y un círculo vicioso que no podía romper. Admitió también en un momento dado que cuando vio unas imágenes de Jennifer Garner llevándolo a rehabilitación, se sintió muy mal. No deseaban que sus hijos vieran esas fotos. En algún punto tuvieron ambos que hablar con ellos de manera honesta.

Una parte importante para Ben Affleck es que su familia ha pasado por lo mismo, dijo que su papá no estuvo sobrio sino hasta que el cumplió 19 años y que esa herencia es difícil de superar. Además su hermano mayor también sufrió de alcoholismo. Su abuela se suicidó. Otra tía fue alcohólica también y otra adicta a la heroína.

Pero Ben Affleck ha sacado fuerzas y ha estado asistiendo regularmente al centro de rehabilitación en Malibú, donde le han podido brindar las herramientas necesarias para salir adelante y superar poco a poco la lucha y batalla contra el alcohol.

A pesar de su hermosa y reciente vuelta con Jennifer Lopez, Ben Affleck sigue sin abandonar la terapia y se toma muy en serio todo lo referente a su rehabilitación. Un gran ejemplo de lucha para todos.