Hispana estuvo 19 años en la cárcel siendo inocente y ahora puede ser deportada: “Pueden hacer lo que quieran”

En cuanto cruzó la puerta de la prisión, Sandra Castañeda fue capturada por los agentes del ICE y se encuentra recluida, esperando no ser deportada

Mexicana
Mexicana
Foto: Spencer Platt / Getty Images

La alegría de salir de la cárcel tras 19 años tras las rejas, por un crimen que no cometió, se vio rápidamente ensombrecida para Sandra Castañeda, quien inmediatamente fue privada de su libertad, esta vez por agentes del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Los agentes de migración la aguardaban para detenerla en cuanto cruzó la puerta de la prisión para mujeres de Chino, California. Y posteriormente se la llevaron a un centro de detención federal donde ahora enfrenta la deportación a México, país del que salió cuando tenía 9 años.

“Estoy atrapada aquí. No tengo nada que hacer durante el día y me siento abrumada. Es como si ninguna regla aplicará para ellos [ICE]. Pueden hacer lo que quieran“, declaró la mujer en entrevista con el diario The Guardian.

La vida de Sandra dio un giro de 180 grados el 10 de mayo de 2002, cuando iba manejando un auto en el que viajaba junto a varias amigas. El paseo acabó en tragedia cuando una de sus acompañantes sacó una pistola y les disparó a dos personas, hiriendo a una y matando a otra.

Tras el tiroteo, todas las mujeres que iban en el vehículo se dieron a la fuga, menos Castañeda, quien fue detenida por las autoridades.

Pese a que la mujer nunca fue acusada de jalar del gatillo ni de planear el ataque, fue condenada a cadena perpetua con posibilidad de salir en libertad condicional después de 40 años.

Lo anterior se dio en virtud de una ley en California que dictaba que cualquier persona implicada en un delito grave que terminara en homicidio podía sufrir las mismas consecuencias que quien lo cometiera.

En julio del año pasado, una corte anuló la condena de Castañeda basándose en una nueva ley de California que eliminó esa regla que había llevado a sentencias injustas.

Colby Lenz, una defensora de los derechos de las mujeres presas, contó a Noticias Telemundo, que se encontraba afuera de la cárcel esperando a Castañeda el 27 de julio de 2021 para llevarla con su familia, cuando una camioneta repleta de agentes de ICE la interceptó y se la llevó.

Al principio los agentes federales le dijeron que le iban a permitir seguir su proceso migratorio en casa con un grillete electrónico. No obstante, luego se la llevaron a un centro de detención en Georgia, lejos de toda la gente que conocía.

Pese a que Castañeda tenía permiso para residir de manera legal en el país, las leyes migratorias permiten a las autoridades deportar a no ciudadanos que son considerados “un riesgo para la comunidad”.

Actualmente Anoop Prasad, un abogado de inmigración del Asian Law Caucus, está luchando contra la deportación de Castañeda, quien se presentará nuevamente a una audiencia ante la corte a finales de mayo.

Te puede interesar: